Publicado el: 19, Sep, 2012

Peralta le pidió a los Intendentes que “cuiden la plata” y esta tarde emplaza a todos sus Ministros y funcionarios



19/09 – 15:30 – La situación financiera de la provincia ha llevado a que el gobernador Peralta tome acciones impensadas hace solo 5 meses atrás y mucho menos, antes de las elecciones de octubre. Jaqueado por propios y extraños, el mandatario, por estas horas, toma acciones drásticas que intentan despejar el camino y limpiar las dudas dentro de su gabinete: emplazó a los intendentes, a los Ministros y a los funcionarios hasta el cargo de Directores. Hoy lo hará en forma colectiva. Pretende trazar una línea “amigo-enemigo”. Aún así, todo ello, no logrará recuperar lo que necesita la provincia: fondos. (Por: Rubén Lasagno)

El gobernador Daniel Peralta sostuvo en las últimas horas “estamos tratando de ver cómo recuperamos nuestro presupuesto para poder volcarlo, después, al funcionamiento del Estado, por un lado, y devolverle a los trabajadores la previsibilidad de poder cobrar en tiempo y forma, sobre todo a los municipales, por el otro”. Indudablemente el gobierno pretende enviar un mensaje único a la gente: “no nos proveen más fondos, debemos arreglarnos con lo que nos queda y es poco”. Todos escuchan y entienden, la incógnita es cómo reaccionarán cuando no puedan cobrar los sueldos y se resienta definitivamente la cadena de pago en la provincia.

Desesperado, el gobernador pretende cerrar acuerdo de gobernabilidad con lo sectores que dependen directamente de él, es decir: los gremios estatales, los intendentes, los diputados y, obviamente, su gabinete provincial.

A los diputados y a los intendentes “los ha perdido virtualmente”, en manos del gobierno nacional que los presiona para que no cedan ante el gobernador y a su vez presionen para que, acorralado, éste deba tomar una decisión drástica: renunciar o pactar. Solo allí, aparecerá la plata que necesita Santa Cruz.

Peralta, sabiendo eso, pero careciendo de lo fundamental: los fondos, acelera acciones que ya debiera haber tomado hace tiempo y que hoy, algo sobreactuada, son percibidas por la gente como acciones de “último recurso”. La reunión que mantuvo ayer con ADOSAC, es prueba de ello. El sector docente ha sido históricamente quien más enfrentado estuvo con el actual gobernador y el principal impulsor del gran conflicto del 2007 al que luego se plegaron otros gremios estatales combativos, que se nuclearon bajo la Mesa de Unidad Sindical; sin embargo esta reunión, después de cuatro años de comunicación cortada, en cuyo transcurso el gobierno provincial ninguneó la lucha del sector y Peralta públicamente los combatió desde la trinchera política, se aproxima más a un pedido de socorro, que a un genuino acercamiento para buscar colaboración, con el fin de atravesar la coyuntura. La dirigencia sabe que habla con un gobernador herido en el flanco político, por el mismo “modelo” que él les enrostró hasta hace muy poco y no olvidan que los culpó como directos responsables de la pérdida de 400 millones de dólares en producción petrolera, aún cuando aquel conflicto fue coparticipado con la interna feroz del sindicato que lideraba Héctor Segovia y fueron los mismos petroleros lo que profundizaron aquel intenso conflicto durante el 2011.

El SOEM, en cada localidad trata de “aguantar”, llevando adelante medidas algo simbólicas, como la retención de tareas, pero elevando cada vez más las protestas, a medida que ven coartadas las posibilidades de cobrar en tiempo y forma. Ya en Caleta Olivia, los trabajadores cortaron la ruta y es lo que, aparentemente, se viene. Este sector, que es indirectamente dependiente de la provincia, también trató de ser capitalizado por Peralta, pero algunos advierten que es más un manejo político para jaquear a los intendentes, que una construcción política real para resolver el problema por el que hoy atraviesan los empleados municipales.

Esta tarde el Gobernador ordenó una reunión de todo su gabinete, Ministros y funcionarios hasta el cargo de Director, para las 15:00hs en el Cepard. Las fuentes consultadas indican que allí el mandatario los “impondrá de la situación política” y les exigirá un alineamiento expreso. De esta manera se moverán las fichas hacia un lado o hacia el otro y Peralta entiende que le quedará la visión más clara de quiénes están con él y quiénes no lo acompañarán en el difícil proceso que viene.

Aquí nos preguntamos ¿Esto le alcanza al Gobernador?, claro que no, pero, al menos, le permitirá sacarse de encima las presiones internas que hoy le están socavando su gestión y sincerar aspectos del panorama político que son inocultables. No sería extraño que a partir de hoy implemente algún sistema de “lealtades”, donde trate de erradicar las traiciones de su entorno, una manera de gobernar en soledad pero sin el peligro de que le dejen granadas sin seguro, debajo del escritorio. También se habla de “pedir esfuerzos económicos y dar señales a la sociedad”, hecho que podría representar rebajas o congelamiento de salarios, viáticos y gastos de representación.

Si acaso son mayoría los funcionarios que dan un paso al costado, Peralta tendrá dos problemas: sostener la coyuntura y buscar reemplazos entre sus propias filas y es allí donde se verá si el gobernador tiene resto para enfrentar la adversidad o se irá achicando indeclinablemente, como espera el gobierno nacional que suceda.

Para esta tarde el Ejecutivo convocó hasta el cargo de Directores, a todos los funcionarios de entes centralizados y descentralizados de la provincia. Se calcula que habrá más de 1.200 personas allí. Durante esta mañana se pasó un listado para que cada uno acredite su presencia en el Cepard, donde se han exacerbado las expectativas, sobre qué dirá el gobernador Peralta y qué les pedirá, realmente. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video