Publicado el: 26, Sep, 2012

Todas en un día


La presidenta, en EEUU las hizo todas juntas: se juntó con Irán, país al que no le habla nadie y que es acusado de ordenar el atentado a la AMIA. Para no dejar nada fuera del dislate, lo hizo el mismo día que el pueblo judío celebra el Yom Kipur o día del perdón. Sin perder tiempo acordó con el país terrorista, más o menos como si a un asesino la policía le encargara que haga su propia investigación sobre la muerte que produjo, la presidenta, aceptó “la colaboración” de Irán para “esclarecer” el atentado que ellos mismos propiciaron, financiaron y ejecutaron con mano de obra propia y local. Un dislate más. Habría que explicarle a CFK (y a D`Elía), que Iran es el sospechoso, no la víctima.
Ante los alumnos de la Universidad de Gerogentown la presidenta mintió, cuando dijo que atendía al periodismo. Los propios periodistas acreditados en Casa Rosada se encargaron de emitir un comunicado que ya llegó a los principales medios del país del norte.
Como si todo lo anterior no fuera suficiente, ante la pregunta de un estudiante, sobre la dictadura venezolana, la presidenta sacó su mejor cara de “buenos amigos” y defendió a capa y espada al indefendible Chávez y cuando fue puesta entre la espada y la pared, sobre el tema de la institucionalidad, ya que Chávez fue un golpista, luego golpeado, salió a gambetear la pregunta directa, con mohínes, frases escapistas y pretendidas ganialidades que hacían muy evidente su incomodidad ante el auditorio.
¿Nadie le dijo a Cristina que no estaba en Argentina?

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video