Publicado el: 1, Oct, 2012

No hay fecha para el pago de sueldos en la provincia y el factor social enrarece la política



01/10 – 10:15 – Como era de esperar, el estado provincial aún no ha definido cuándo pagará los haberes del sector activo. Esto implica también, el envío de fondos a los municipios para hacer frente a los gastos de personal y funcionamiento. Río Gallegos y El Calafate pagan los haberes al personal y otros Intendentes lograron la promesa de ayuda nacional. Los diputados del oficialismo ya han manifestado su negativa a dar ayuda legislativa al gobernador para endeudarse y la última reunión del Ministro de Economía en Diputados, no aclaró nada y dejó muchas más dudas aún, que las que existían.

La regularidad que tenía Santa Cruz en el pago de haberes del sector administrativo central, se perdió. Generalmente operaba el día 28 de cada mes, luego la crisis lo arrastró a los primeros días y hoy el gobierno provincial no ha dado fecha aún para el cobro del sector activo.

El enfrentamiento con la Nación, ha dejado a Santa Cruz sin los fondos necesarios para hacer frente al déficit interno del “modelo” y a los municipios sin recursos. Cuando a principio de año se comenzaron a generar fisuras en el arco político provincial, específicamente se polarizaban los intendentes y el gobernador Peralta, dijimos que la situación de las municipalidades iba a ser más complejas aún, dado que mensualmente las mismas dependen de las transferencias del gobierno provincial, para poder administrar sus déficit.

Hoy la plata no llega y Peralta les dice que es porque Nación no envía los aportes mensuales para déficit. Los intendentes creen que en realidad se trata de una venganza política del gobernador, en virtud del alineamiento que tienen la mayor parte de las intendencias con el gobierno nacional. Cualquiera sea el motivo, lo cierto es que los empleados municipales reciben el costo de la situación de crisis política que se genera dentro del propios partido del gobierno.

Solo dos municipios pueden pagar los salarios a su personal: Río Gallegos y El Calafate. En ambos casos, si bien se reconocen mejor índices recaudatorios, es notoria la asistencia del estado nacional. La misma situación viven comunas como las de Río Turbio, Caleta Olivia, Las Heras y San Julián. Sin embargo, exceptuando las dos primeras, los otros intendentes deben enfrentar ciertos condicionamientos que no hacen sustentable esta dependencia en el tiempo. De hecho, el Intendente de Caleta Olivia, José Córdoba, que no ahorró calificativos en contra de Peralta, tiene una profunda urgencia por resolver el problema financiero, dado que de ello depende que esta semana se inicien los conflictos sociales en zona norte, con corte de rutas incluido, lo que afectará en forma directa a la producción y al movimiento económico de la zona.

La última reunión que mantuvieron los diputados con el Ministro de Economía Ariel Ivovich, no fue para nada esclarecedora y por el contrario, a juzgar por lo que trascendió de los videos que se pudieron observar, la posición del gobierno es bastante débil y los diputados no recibieron las respuestas necesarias para otorgar un voto favorable a la actual administración.

Por estas horas son muchas las versiones que rondan la casa de gobierno. La situación de crisis genera incertidumbre y todo se potencia ante rumores que van desde el atraso indefinido de los salarios, pasando por su recorte o topes, hasta la renuncia del propio Ministro y cambios en el gabinete provincial.

A esta hora se hace necesario que el gobernador, deje de pelear mediáticamente con los intendentes y los diputados y centre su atención en informarle a la gente, cuándo podrá pagar los sueldos del mes que pasó y qué recursos se activarán para enfrentar el desfinanciamiento que se profundizará en los próximos meses. Por su parte los diputados, tienen la obligación de expedirse, por sí o por no, sobre los últimos proyectos recaudatorios que envió el Ejecutivo a la Cámara. Sin embargo, la situación parece estancarse en una pelea política donde todos miden fuerzas y la única variable es el empleado público, los proveedores y en general, el 90% de la población que vive, directa e indirectamente de la dinámica del Estado y de los recursos que éste pueda mover. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video