Unidos o separados: cada uno habla y tira para su lado. El Congreso del PJ funcionó sin el Presidente

    26
    26
    Compartir


    02/10 – 12:00 – Santa Cruz sigue debatiéndose en medio de la pelea que tiene el partido gobernante. El Gobernador actúa por un lado, los intendentes y la mayoría de los diputados por otro. Peralta recorre los pueblos como en campaña y es ninguneado por los Intendentes disidentes. Oscar Sandoval lo desafió a una rinoscopía en un hospital público y el Congreso del PJ fue un fracaso, al punto que ni el propio Peralta, presidente del Partido, se hizo presente. (Por: Rubén Lasagno)

    Una nota anterior sobre la situación política provincial la titulamos “Santa Cruz es un cabaret”, bien podríamos seguir la zaga y en este caso llamarlo “Cabaret II”, porque a juzgar por la forma en que se administra la política y como se comportan los actores, hay una sensación de desmanejo y falta de autoridad absoluta en Santa Cruz.

    Luego de las fuerte declaraciones públicas de Peralta, donde desafió a su arco opositor interno (intendentes y diputados) a realizarse una rinoscopia en un hospital público, las contrarrespuestas de los “ex compañeros” no se hicieron esperar.

    El diputado Oscar Sandoval, ex intendente de Los Antiguos, le salió al cruce invitándolo a que lo acompañe a un hospital para que, ambos, se hagan una rinoscopía, en tanto el Intendente de Caleta Olivia, José Córdoba, localidad a la que hoy viaja Peralta, le enrostró recuerdos etílicos y asoció ello, con los discursos exaltados del mandatario.

    Mientras Peralta viaja a Caleta Olivia para reunirse con uniones vecinales, hablar con sus partidarios y de alguna manera “hacer presencia” en territorio hostil, su Vicegobernador, Fernando Cotillo, viajó a Los Antiguos, para reunirse con la oposición interna de Peralta, de la cual Cotillo forma parte. La excusa, difundida públicamente por el propio Cotillo, es que se reunirán para “explicarle a la población, cuál es el programa “de ellos”, para salir de la crisis y poder apuntalar el financiamiento público de la provincia”. Lo grave es que también, públicamente, Cotillo dijo que desconocía la agenda de Peralta en zona norte y sin duda que tampoco Peralta conoce lo que va a hacer Cotillo a la cordillera.

    Los Intendentes esperan que la provincia le envíe el dinero para pagar los salarios, mientras municipios como Río Gallegos, El Calafate y ahora también Caleta Olivia y Río Turbio, buscan cortarse solos e independizarse del gobierno provincial, buscando ayuda en la mesa de Julio de Vido, haciendo un “per saltum” a la institucionalidad y la propia constitución provincial. Raúl Cantín, intendente de esta capital, ya anunció el pago de haberes y marca una constante diferencia con la administración central, siendo el tío de Lázaro Báez, uno de los jefes comunales que más elogió Peralta en sus primeros meses de gestión y ahora, uno de los que más lo cuestiona.

    Otra gran parodia fue el Congreso del PJ realizado en el Cepard. El mismo fue convocado por su presiente, el propio gobernador, quien, finalmente, fue el gran ausente. De esta manera, quienes no estuvieron de acuerdo con la convocatoria, pudieron atacar con argumentos sólidos a los que buscaron polarizar el espectro político partidario del PJ en Santa Cruz.

    Asistieron 54 de los 96 miembros y tuvieron que esperar dos horas para lograr quórum. Muchos congresales no concurrieron y solo se hicieron presentes 4 intendentes y cuatro diputados, con el Vicepresidente del PJ Juan Carlos Batarev.

    Allí se firmó un documento fijando como fecha el 31 de marzo de 2013 para la realización de las partidarias en Santa Cruz, en coincidencia con las nacionales y en las cuales, según dijo, se volvería a presentar el propio Peralta. En otra parte del documento, se dio un apoyo expreso al gobernador, punto de inflexión por el cual muchos congresales y partidario del PJ provincial no asistieron al cónclave: no respaldar explícitamente al mandatario provincial.

    En tanto, el clima político de Santa Cruz sigue enrareciéndose, el gobernador suma millas en sus recorridas provinciales, como en los mejores tiempos de campaña, sin embargo, esto también debilita su ejecutividad, porque los gremios le están pidiendo mayor afectación a la tarea de buscar recursos y diagramar políticas de financiamiento, que a consolidar su posición política interna dentro del partido, que Peralta trata de sostener para no perecer en manos de sus opositores que son muchos y de la misma tropa.

    El panorama general de la provincia no es bueno y en el horizonte no aparece nada que haga presumir que en los próximos meses la cosa puede mejorar. Es indudable que el gobierno nacional retrasa ciertas ayudas “naturales”, como la renta de YPF, por ejemplo, que en los cálculos iniciales a esta altura del año deberían estar produciendo fondos importantes para la provincia y ni hablar del nuevo status energético, con las nuevas variables incluidas por la nación en la construcción y usufructo de las represas Condor Cliff-La Barrancosa, donde el propio Secretario de la Producción de la provincia, reconoció que Santa Cruz tendrá mínima injerencia en los beneficios acordados y que luego de los 20 años iniciales, las obra pasarán directamente a ser administradas por la nación.

    En tanto, los gremios siguen esperando acciones políticas que les aseguren a sus afiliados el cobro de los haberes de acá a fin de año y una planificación más estable (presupuestariamente hablando) para el 2013. En este marco, la mayoría de ellos han dicho que “acompañan al gobernador” en la búsqueda de alternativas, pero que de ninguna manera eso significa un alineamiento político con él. Los sindicatos, especialmente aquellos nucleados bajo la Mesa de Unidad Sindical, consideran que Peralta es partícipe necesario de todo lo ocurrido hasta ahora en la provincia y si bien le reconocen logros como las paritarias y otros beneficios logrados para el trabajador, no lo exculpan por la actual situación y advierten que su actual discurso proviene de un acorralamiento interno, que sufre de manos de su propio partido, pero todos recuerdan que era el propio Peralta quien el 29 de diciembre de 2011, firmó los dos proyectos (Emergencia económica y reformulación del sistema previsional) que fueron resistidos por la gente, en la vereda y las calles de la Legislatura y a los cuales hoy, el propio gobernador, se opone. (Agencia OPI Santa Cruz)

    26 Comentarios

    Dejar una respuesta