Echaron a Despouy de la AGN. Es el kirchnerismo, estúpido

    29
    2
    Compartir


    04/10 – 17:30 – Como correspondía, teniendo en cuenta cómo actúa el gobierno sobre los estamentos de control que amenazan sus encubrimientos y luego de conocer que Leandro Despouy, ventiló las irregularidades de los trenes, un mes antes del accidente ferroviario de 11, era un hecho concreto que las horas al frente de la AGN estaban contadas. Sin embargo, el 100% de su sobreviviencia, era voluntad del Radicalismo. Sus pares dejaron vencer los tiempos y ahora que lo sacaron del medio, se enojan. ¿Qué hay detrás de la inacción del radicalismo para sostener a Despouy en el cargo? (Por: Rubén Lasagno)

    La Comisión Mixta Revisora de Cuentas del Congreso, desplazó en forma unánime al radical Leandro Despouy de la presidencia de la Auditoría General de la Nación (AGN). El funcionario, debía ser ratificado por el Radicalismo, ya que su mandato venció en el 2010.

    Precisamente, fue este el argumento utilizado por el diputado del FPV Fabián Ríos, para indicar que Despouy no había sido ratificado, a pesar del tiempo transcurrido y que por lo tanto la presidencia estaba vacante, ya que el radicalismo no procedió a formalizar el trámite de desginación de un nuevo presidente.

    El radical Gerardo Morales, dice La Nación, reaccionó indignado y acusó al oficialismo de “querer quedarse con todo” y advirtió que podrían “demorar” la nueva designación.

    El correntino Ríos le confirmó al diario que “de ninguna manera eso será así“, que el presidente sustituto será el radical Horacio Pernasetti y que la designación del nuevo presidente de la AGN “será automática una vez que el partido radical lo designe”.

    Indignados, los radicales presentes se fueron antes de que terminara la reunión. En la sala también estaban los auditores Javier Fernpandez, Vilma Castillo, Oscar Lamberto y Alejandro Nieva.

    Una vez más (y van…) estamos ante la disyuntiva de pensar si los radicales son tondos, distraídos o fácilmente engañables, o si en realidad no son cómplices.

    Era clarísimo que Despouy se había constituído en una piedra en el zapato del gobierno nacional, por su desempeño frente al órgano de contralor y especialmente desde que deschavó las serias irregularidades de los trenes, un mes antes del accidente de 11.

    Estaba claro que el gobierno pedía su cabeza y que soñaban con sacárselo del medio.

    Dicho esto y si el Radicalismo lo sabía, se supone que conociendo al gobierno, no debería haber dejado vencer los plazos ni esperar dos años para ratificar en su cargo al funcionario. Si no lo hizo, entonces ¿De qué se enoja Gerardo Morales? Y luego habría que preguntarse ¿Recién se entera Morales que el kirchnerismo “quiere quedarse con todo”?.

    Repetimos, el camino entre el engaño y la estupidez, puede ser corto y con límites difusos, pero el de la complicidad es más largo y mucho más visible y en este caso, teniendo en cuenta la calidad de los actores y el íntimo conocimiento que tienen de cómo actúa el gobierno, no deja margen a pensar que los Radicales hayan actuado por incrédulos.

    El kirchnerismo hizo lo suyo, ahora será el Radicalismo quien deba explicar porqué Leandro Despouy no está más en el cargo que cumplía como efectivo contralor del Estado. (Agencia OPI Santa Cruz)

    2 Comentarios

    Dejar una respuesta