Publicado el: 9, Oct, 2012

Diputados decidirán de qué lado están. Varios proyectos para recaudar y dudas sobre si lo aprobarán



09/10 – La crisis política en Santa Cruz tiene como rehenes al pueblo. La fricción entre el gobernador Peralta y la Presidenta Cristina Fernández, lleva a que los diputados provinciales a rechazar todo tipo de iniciativa para recaudar, sosteniendo que “no se puede endeudar la provincia”. Ahora en Comisiones hay proyectos que no implican endeudamiento, pero sí gravan la minería, el juego y las petroleras ¿Qué dirán en esta oportunidad?. El diputado Contreras víctima de su propio travestismo político?.

En el juego de las presiones entre la provincia y la nación, comenzamos a transitar por otro capítulo con final abierto. Los diputados se encuentran analizando en Comisiones y con tratamiento el día jueves, algunos proyectos enviados por el Poder Ejecutivo, para recaudar fondos con el fin de sostener el déficit de la CPS y CSS, como así también generar los fondos suficientes para el pago de los sueldos a la administración pública provincial.

Diputados le ha dicho que no al endeudamiento de la provincia en 200 millones de dólares y por ese motivo tienen en sus manos, producido también desde el gobierno, un paquete de medidas que incluyen: gravar a las cooperativas con el Ingreso Bruto, exentos hasta el momento; gravar a los casinos con el 15% sobre Ingresos Brutos, que actualmente paga el 5% y un impuesto al derecho real de propiedad inmobiliaria minera, por el cual se propone incluir en la Ley 3251 de Código Fiscal, como impuesto a la riqueza.

Incómodos

El problema que se les presenta a los diputados es de difícil resolución, al menos, claro, para explicarlo ante la opinión pública. La jugada de fuerza que hace el Gobernador es clara: al decirles que no al endeudamiento, les pone por delante una serie de compromisos alternativos para recaudar. Si acaso los disputados no lo aprueban y a su vez tampoco presentan otros proyectos propios, quedarán claramente expuestos como impulsores de acciones para impedir la gobernabilidad y de allí en más, el gobierno provincial adoptará otras medidas o contraatacará a través de la propia opinión pública o de los gremios.

La cobertura de los diputados a las empresas mineras, ha llegado al punto de negarle al Ejecutivo la recaudación por medio de la aplicación de un impuesto a la transferencia minera, es decir, cobrarle a una empresa cuando vende el yacimiento a otra, algo tan lógico como cobrarle a las partes en cualquier compraventa de bienes muebles o inmuebles, tal como nos sucede a cualquier ciudadano.

Nadie sabe aún, cuáles van a ser los argumentos de los legisladores, para justificar “no recaudar”, ya que la toma del empréstito fue rechazado para no endeuda a Santa Cruz. El final de esta historia comienza a delinearse en la próxima sesión de la Cámara de Diputados y luego de la última manifestación de apoyo que tuvo el gobernador Peralta, no son pocos los diputados que comenzaron a transitar el camino de la duda.

¿Y ahora Contreras?

El diputado Rubén Contreras fue uno de las patas de apoyo que siempre tuvo Peralta en la Cámara. Por esas cosas de la política, hoy Contreras representa un ariete en la máquina de impedir que posee el gobierno, asociado con los legisladores que responden a La Cámpora.

La contrariedad (para el propio legislador) es que en el 2010, Contreras presentó un proyecto denominado “Control Ambiental de Pozos Inactivos” para cobrarle a las petroleras un impuesto especial por los pozos que mantienen fuera de servicio, de manera que o los pongan en producción o los cierren definitivamente. En aquel momento, el legislador de Caleta Olivia tenía claro que la provincia debía buscar fuentes de financiamientos propias y allí estaba encaminado su esfuerzo.

En el 2011 el proyecto fue despachado dos veces y no ha logrado llegar al recinto. Este proyecto de Contreras le representaría a Santa Cruz unos 250 millones de pesos al año, algo más de 20 millones de pesos por mes, lo cual vendría a solventar – por ejemplo – el déficit de las Cajas, algo que aún preocupa y mucho a los sindicatos.

En los fundamentos del proyecto que el propio Contreras escribió, señala: “Esto significa dinero para la provincia y también es trabajo para la gente, porque a partir que se sancione este proyecto de ley las operadoras van a tener que comenzar a tapar los pozos que no están activos, algunos de los cuales que se encuentran abiertos desde 1960 aproximadamente”.

Dado el tiempo transcurrido y en virtud de no haber ingreso al recinto para su tratamiento, se están por vencer los plazos reglamentarios de la Cámara, con lo cual, si el proyecto no se trata, se perderá.

Si una herramienta de este tipo se pierde en estas circunstancias, no será por un olvido ni por una irresponsabilidad legislativa, será por la intencionalidad de los diputados de socavar al gobierno provincial, impidiéndole cualquier tipo de financiamiento posible. Habrá que ver cómo defiende Contreras este proyecto, si lo hace con la misma vehemencia de un tiempo atrás y si ahora, que se encuentra de acuerdo con la mayoría de los compañeros de la bancada oficialista, logra que el mismo se haga realidad, lo cual dejaría claramente establecido si su ánimo es de ayudar o de impedir; algo tan simple como que le pregunten a cada diputado, de qué lado está: si de la provincia o del gobierno nacional. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video