Publicado el: 13, Oct, 2012

¿quién nos metió al cepo?


“Se va a terminar con este cepo democrático que es el Grupo Clarín y que envenena a la opinión pública”, lo dijo Cristina y lo repite Boudu, casi como frase de cabecera en sus reapariciones mediáticas, luego de cicconegate. Y no es menor la idea que transmite el vicepresidente; se trata de toda una definición en materia de libertades en el país.
Argentina se viene transformando en un verdadero cepo democrático para sus ciudadanos, a instancias de un gobierno nacional que justifica el cercenamiento de las libertades personales o individuales, como el derecho de transitar, entrar o salir libremente del país, con medidas restrictivas que no expresan (todavía) taxativa y literalmente que hay que pedirle permiso para todo, al gobierno, pero que vamos en camino de eso, solo con ver cómo la AFIP remienda día a día sus resoluciones, que no están tomadas en el marco de un plan desarrollado para hacer más eficiente los controles, sino para impedir al ciudadano medio la disponibilidad de su plata, su tiempo y su trabajo.
El cepo democrático, en realidad, no lo pone Clarín; es una muy acertada calificación para lo que hace CFK con el país, tratando de decidir por todos nosotros qué nos conviene y qué no, mandando a la gente a comer con 6 pesos y diciéndoles a todos que la inflación no es tal y que la inseguridad es una campaña del monopolio.
En realidad, quien envenena a la opinión pública, es el propio oficialismo y esta ficción de un mundo virtual que ya nadie compra, la va a pagar el kirchnerismo en el 2013 y demolerá las pretensiones abusivas de re-elegirse a la mandataria, en el marco de un país cansado de esta payasada dialéctica que ha obrado como recurso de marketing para que Clarín venda casi el triple de diarios de lo que vendió históricamente.
Por suerte, la voluntad final no estará ni en Clarín, ni en el gobierno, estará en la mano de la gente cuando tenga que emitir su voto.

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video