El PJ y el FPV se aprestan a conmemorar un nuevo aniversario de la muerte de Kirchner

    66
    34
    Compartir


    15/10 – 18:00 – En un clima político enrarecido, sin referentes políticos claros, con el Gobernador enfrentado al 90% del FPV y con una participación exigua del PJ que no quiere romper con el gobierno central, se aproximan dos fechas “de fe” para el peronismo local: el 17 de octubre y el 27 de octubre. El día de la lealtad y el de la muerte de Néstor Kirchner. Dos homenajes que encuentran al partido santacruceño ni unido ni organizado; en medio de traiciones jurarán por la lealtad y ya sin líderes, le agradecerán al ex presidente lo poco (o mucho) que consiguieron, cuando lo servían en vida.(Por: Rubén Lasagno)

    El 27 (de octubre) vamos a ir muchos por separados, a recordar al compañero Néstor. El Peronismo está dividido porque él ya no está y acá no queda nadie con huevos para representarlo”. Esta aseveración la hizo hace un mes atrás E.G, un viejo concurrente a la “mesa del odio” del bar céntrico de Río Gallegos, donde reclaman “referentes peronistas, para que no se muera el peronismo en Santa Cruz”. Estos que claman así, son los “notables” que día a día discuten, sin resolver nada, pero que a veces cimientan la base de la propia división que hoy tiene el partido en la provincia.

    Con este cuadro político, impensable en otras épocas, el PJ y el FPV se aproximan a dos fechas claves: el 17 de octubre, día de la lealtad y el 27 de octubre, donde muchos rendirán un homenaje a Néstor Kirchner en el día de su muerte.

    El Gobernador Peralta, distanciado expresamente del Frente para la Victoria, navega en un mar de incertidumbre sobre su destino político inmediato y futuro. Con un apoyo que enmudeció a muchos y no convenció a otros, Peralta hizo una entrada triunfal en Río Gallegos hace algunos días, acompañado de una caravana multitudinaria que fue una demostración de fuerza hacia los sectores internos que lo combaten.

    Luego del fallido Congreso del PJ y de las declaraciones del gobernador que dijo, va a volver a presentarse como candidato para seguir presidiendo el partido provincial, el cual dirime la interna en marzo, el peronismo queda dividido en dos y el FPV, relegado a un sector que padece del peor enemigo que tiene la política: la falta de un conductor y/o referente.

    Con diputados devaluados, intendentes sometidos a la cartera de Planificación, acallados por las necesidades financieras de sus localidades, enfrentados al Ejecutivo provincial y La Cámpora que no ha podido construir poder en ningún lugar donde pisó, el FPVS está vacante; no hay cuadros que puedan llevar adelante una campaña de convencimiento de cara a la gente, de que el mismo partido que llevó a la ruina a Santa Cruz, lo puede levantar en los años que viene. En este juego perverso, la oposición, prácticamente encarnada en un solo partido, como la UCR, gana espacio sin proponérselo y a estas alturas ya debiera pagarle al FPV la campaña que le está haciendo el propio peronismo, para las próximas elecciones.

    El día de la lealtad, para el peronismo es una paradoja, pues en Santa Cruz se han cocinado las más visibles traiciones, entre los propios integrantes de un partido que no encuentra el norte en su brújula descalabrada. Las fuentes más optimistas dicen que al menos dos sectores irán a darle su homenaje a NK; otros creen que será una peregrinación interminable de grupos dispersos. Hay quienes trabajan para “unir fuerzas” y en ese ánimo está el principal organizador de este evento, el empresario Lázaro Báez.

    El constructor, que no desafina con el paisaje, participa de esta movida para congregar voluntades políticas en torno al féretro de Néstor Kirchner, bajo el lema “Por el amor que nos brindó nos juntamos para recordarlo” y pretende hacer realidad lo que la realidad de hoy no puede; sin embargo, las fuentes consultadas ven esto como muy difícil. Hay quienes piensan que Báez pretende consagrarse dentro de esta diáspora de representantes genuinos, con cierto liderazgo sobre los huesos de su mentor y amigo, mirando el horizonte del 2015 para ver si, allá a lo lejos, alguien le tira la idea de que puede ser posible una dudosa aventura política y por lo tanto, cuenta con su apoyo. Las ganas pueden estar, llevarlas a la práctica es otra cosa.

    Creer que Kirchner muerto, puede unir este dislate, es alentar una entelequia. Si el fundador del FPV estuviera vivo, ninguno de estos que hablan hoy hablaría, eso va de suyo, pero la forma personalista y autoritaria con la que se manejó Néstor, es lo que finalmente dejó lo que hay: nada. No hay cuadros, no hay dirigencia, no hay referentes y el peronismo santacruceño está compuesto por una pléyade de obsecuentes que siempre pulularon alrededor de “el dueño” y muerto éste, no quedó ningún lider, porque el mismo Kirchner se empeñó en que nadie le hiciera sombra.

    Lo poco que son algunos (políticamente hablando) y lo mucho que tienen otros (económicamente hablando) lo hicieron a expensas de Néstor Kirchner cuando vivía; entonces, habría que ver, en este cuadro de evidente desmembramiento político del oficialismo santacruceño, si en verdad se van a unir para homenajearlo por haber creado el partido que ya no los contiene, o solo para agradecerle los favores recibidos en el plano personal. (Agencia OPI Santa Cruz)

    34 Comentarios

    Dejar una respuesta