Libertad en la web: El fin del temor al populismo

    17
    19
    Compartir


    16/10 – 13:45 – ¿Qué pasaría si todos los medios latinoamericanos independientes cruzaran informaciones entre ellos para articular respuestas al populismo regional organizado desde Venezuela y Cuba? Detener el avance de los estados sobre la libertad de prensa es el deber de todos los periodistas y la web es el último bastión de la resistencia. El llamado a la acción es una sugerencia inevitable.

    (Urgente24) – El populismo y el crimen organizado constituyen una amenaza para la libertad de prensa en América, advirtió ayer en Sao Paulo la 68 Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que reclamó a los gobiernos protección para los periodistas y sus medios.

    El órgano hizo la apertura oficial de las discusiones después de tres días de reuniones previas, sin la presencia de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que canceló a última hora su participación en la instalación, lo que fue tomado como un desplante hacia la prensa de Brasil y del continente. Julio César Mesquita Neto, presidente del comité anfitrión, anotó que es la tercera vez que la SIP sesiona en Brasil y es la tercera vez que un presidente brasileño no asiste al acto de instalación.

    El primero fue el general Ernesto Geisel, durante la dictadura militar; el segundo, ya en la democracia, fue el presidente Fernando Collor de Melo, quien también había confirmado su asistencia y no acudió.

    El presidente de la SIP, Milton Coleman, de The Washington Post, señaló que en la asamblea del año pasado en Lima “el panorama que se veía era alentador”, pero diversos hechos ocurridos en los últimos meses han mostrado que las amenazas no solo persisten, sino que a veces aumentan.

    Según Coleman, en algunos lugares del continente “la libertad de prensa es desafiada por gobiernos y por la delincuencia”, y señaló a Ecuador, Argentina, Venezuela o México como ejemplos de riesgo.

    Con Coleman coincidió Mesquita Neto, quien señaló que los asesinatos de periodistas y atentados contra diarios cometidos por narcotraficantes en algunos países, como en México, son “alarmantes” y lamentó que las corrientes populistas en América Latina hayan hecho de la prensa libre su enemigo.

    El 67 por ciento de los periodistas americanos considera que la libertad de prensa como derecho constitucional está amenazada en los países del continente, según un estudio divulgado en la Asamblea de la SIP. Para el estudio ‘Libertad de prensa en las Américas’, la SIP consultó a 101 periodistas o editores de 12 países. La percepción de las amenazas a la libertad de prensa es mayor en los países de Centroamérica-México, donde el 83 por ciento considera que está coaccionada. El país donde más riesgos corre la libertad de prensa es Venezuela (82 por ciento)

    La situación denunciada por la SIP es clara: los gobiernos populistas, al igual que la mafia, perciben que la actividad periodística per se es una amenaza contra su poder y por ende, buscan limitar la actividad de los medios o, por lo menos, coptarla.

    Así es como en Ecuador Rafael Correa le gana un juicio a uno de los diarios más importantes del país, poniéndoles una mordaza de autocensura a ciertas posibles interpretaciones; o Hugo Chávez cierra RCTV en Venezuela; o mismo Cristina de Kirchner busca aplicar una ley de control de medios sólo contra un multimedio opositor y no contra los que son de su preferencia por afinidad política o societaria.

    Esa persecusión a los medios, esa intención de lograr una voz única por parte de los populismos, avanza inexorablemente e infunde el temor de volver a Latinoamérica una suerte de Cuba continental, cuya única salida es Internet.

    Y aún esta esperanza puede terminar siendo arrancada de raíz si se observa lo que hacen los Castro en Cuba con opositores y periodistas de la web como Yoani Sánchez, bloguera cubana que es perseguida por el gobierno cubano desde que su blog Generación Y se atrevió a mostrar un lado de Cuba que los medios oficiales de la isla jamás refejan.

    En Venezuela Hugo Chávez controla el principal proveedor de Internet y ha potenciado el discurso castrista en la web facilitandole a la isla una conexión más potente mediante un caño submarino.

    Otro caso que refleja estas intenciones es el de la persecución que el gobierno kirchnerista ha desatado en la Argentina contra distintos periodistas en la web, fabricándoles una causa que lo que en realidad busca es acallar a las voces opositoras independientes.

    Y esas mismas intenciones de controlar la web también se repiten en todo el mundo, con USA impulsando leyes como SOPA, PIPA o CISPA; con Europa rechazando (por el momento) el ACTA; con Rusia estudiando códigos de convivencia en Internet junto a USA; y con China, donde la censura está a la orden del día.

    Frente a la amenaza que comienza a representar los estados nacionales para la libre circulación de información e los países, el llamado a la acción es inevitable.

    El populismo latinoamericano confunde el funcionamiento orgánico de la circulación de información en la red como una obra de las corporaciones malignas que quieren destruirlo. En ese sentido, da por hecho que la corporación mediática funciona de manera coordinada buscando develar secretos de estado o criticando capciosamente al unísino sin comprender la forma caótica en la que en realidad todo se desarrolla. El ladrón ve que todos son de su condición, reza el dicho popular.

    Lo cierto es que poca o ninguna coordinación entre los medios de comunicación independientes se ha logrado articular en la web, sin aprovechar su caracter internacional y sin jugar sobre la imposibilidad de establecer mecanismos de censura tanto tecnica como legalmente, dadas las diferentes legislaciones en los países implicados.

    ¿Qué pasaría si medios venezolanos tuvieran acceso a información velada de la Argentina, que medios locales no se animan a publicar por miedo a represalias? Lo mismo al revés: ¿sería igual la opinión que los argentinos tienen sobre Hugo Chávez (y su financiación constante al aparato K) si se conocieran las formas cohercitivas que tiene el chavismo de operar, por ejemplo, en los conflictos sindicales?

    Las posibilidades que encierra la web hacen que cada voz sea una voz proyectada directamente al mundo. Así, la nacionalidad de los lectores poco importa en el conteo de visitas: la información que un medio publica sobre una nación cualquiera, repercute no sólo en su pais de origen, sino también en el país que refiere la noticia.

    Esa simple comprensión (que probablemente existe en la mayor parte de las editoriales de la región) no ha logrado ser articulada de la manera que los gobiernos presuponen. Por lo pronto, las publicaciones resultan caóticas, al estilo redes sociales, donde un simple link puede hacer estallar un escándalo o una masiva protesta.

    Sin embargo, existe aún la posibilidad de coordinar publicaciones independientes a través de la web, intercambiando informaciones entre las redacciones de los diferentes medios alternativos, sin importar su extracción política, salteando así los mecanismos de censura que intentan imponer los gobiernos, y ya no como una red tangible de medios bajo una misma bandera, sino como una formación orgánica basada en contactos personales.

    Ese es uno de los grandes desafíos que enfrenta la práctica periodística si quiere sobrevivir al avance de los estados populistas y las mafias: una cooperación internacional constante y prolongada que se sostenga e redes seculares de contactos personales albergados en la web, último bastión del periodismo independiente.

    El debate y la invitación están planteados.(U-24/OPI Santa Cruz)

    19 Comentarios

    Dejar una respuesta