La mujer de Soria lo mató por celos, lo cual adelantamos 48hs después del asesinato

    124
    5
    Compartir


    17/10 – 12:50 – Inmediatamente después del crimen de Soria, trascendieron algunas opiniones que, como en todos los casos, luego fueron sepultadas por el silencio más absoluto. En aquella oportunidad un testimonio clave fue el del Jefe del STJ de Río Negro, Dr Sodero Nievas a C5N y fuentes consultadas directamente en la capital rionegrina, nos adelantaban que, sin dudas, el crimen había sido pasional. Ayer se confirmó en juicio.

    Celos enfermizos. Ésa sería la patología de Susana Freydoz, la viuda del ex gobernador Carlos Soria, acusada de matar a su esposo de un disparo en el rostro. Así lo definió su abogado defensor, Alberto Richieri, quien intenta justificar su accionar y demostrar que la mujer es inimputable por el crimen” relata hoy el diario Río Negro, describiendo la situación más importante del juicio que por varios días se llevará a cabo en Bariloche, donde se juzga el crimen del gobernador Carlos Soria, en manos de su mujer.

    No es menor el dato, ya que 48 horas después del crimen, OPI hizo mención a un dato que había pasado desapercibido en medio de la vorágine informativa del momento, que fueron los dichos del Dr Sodeo Nievas, Presidente del STJ, quien en declaraciones a C5N dijo que el matrimonio tenía profundas desaveniencias y que, especialmente desde el inicio de la campaña política, Soria y su esposa, vivían días de acaloradas discusiones, porque, según lo datos que filtró Nievas, el gobernador ya en funciones quería impedir que Susana Freydoz se radicara en Viedma, durante su mandato y pretendía que siguiera viviendo en la quinta de General Roca, donde se produjo el desenlace fatal el primer día de este año.

    OPI en aquel momento consultó fuentes políticas y de gran acercamiento al gobernador Soria las cuales confirmaron la sospecha de que el crimen pudiera ser pasional; “salieron a la luz relaciones amorosas que habrían disparado en la pareja más de una discusión en todo este tiempo, incluso, algunos aseguran que en más de una oportunidad “volaron cosas de la casa” y que ambos (Soria y Freydoz) eran personas de carácter muy fuerte, venales y que en raptos de enojo se comportaban en forma violenta” escribíamos el día 03 de enero de este año.

    “Los testimonios en la etapa de instrucción – refiere hoy 17 de octubre, el Río Negro – fueron contundentes en identificar a Freydoz como una mujer extremadamente celosa, que perseguía a su marido y le revisaba el teléfono, incluso registraba los números para después llamar y corroborar quién era el destinatario. Mientras que él en el círculo de amigos y conocidos hacía alarde de sus aventuras extramatrimoniales”, señala el medio, en base a los primeros testimonios que se conocen.

    Luego el diario reafirma “Hay un episodio desencadenante en su esposa, que es una supuesta infidelidad que ocurre dos años antes del hecho. A partir de eso entra en esa pendiente”, confirmó ayer el abogado defensor en declaraciones a radios de Río Negro”, concluye.

    El mal menor

    Lo que está claro es que la defensa se encuentra preparando el campo para justificar el crimen por “emoción violenta” (o mal menor) y en esta línea, el día 12 de enero de 2012 en otro de nuestros artículos, señalábamos “Obviamente, tanto el Juez como la defensa de la mujer del gobernador, buscan una salida más que conveniente para este caso que pesa, verdaderamente, en las carreras públicas de los funcionarios judiciales. La salida más elegante que le buscan a la consorte asesina, es la de la inimputabilidad por emoción violenta y para eso sondean algunos vericuetos que les permitan surfear sobre la combinación de medicamentos y alcohol, para minimizar la responsabilidad y acudir a la siempre bienvenida “inconciencia de sus actos”, tan recurrente en las defensas en juicio, cada vez que lo que se busca es sacar libre de culpa y cargo, al autor de un flagrante delito como es el homicidio en primer grado, todo aún más agravado por el vínculo”, expresamos 12 días después del crimen.

    Actualmente, algunos dudan sobre cómo se va a resolver el crimen de Soria en juicio, teniendo en cuenta el peso específico que tiene desde lo político tal situación, ya que el hijo del fallecido es actual Intendente de General Roca y una promesa del FPV en Río Negro para las elecciones del 2015, donde CFK planea quedarse con el gobierno.

    Un dato no menor es que la señora Freydoz nunca estuvo detenida por homicidio a pesar del flagrante crimen que ejecutó. En primera instancia se alojó en casa de su hermana, en la ciudad de Allen (RN) y después por orden judicial fue internada en el área de Salud Mental del Hospital de Cipolleetti, acompañada las 24 horas por un agente terapéutico. Tampoco es menor el dato de que su abogado haya dicho, recientemente, que Freydoz no está en condiciones declarar en el Tribunal ya que “tiene poca información para dar, tiene un vínculo con el hecho de mucha desconexión, de mucha distancia”, expresó ayer el letrado en tono de justificación.

    Recordemos que en un primer momento, el Fiscal había disparado la teoría del “accidente doméstico” y mientras el juez natural de la causa se encontraba de vacaciones, el subrogante Juan Pablo Chirino, se rehusó a encarcelar a la viuda/homicida, manteniéndola en la casa particular de su hermana, donde asistía diariamente para saber cómo estaba de salud y se lo registró ingresando con facturas y masitas de confitería.

    Las nuevas consultas realizadas por OPI a fuentes de la provincia de Río Negro, volvieron a señalar que no existe voluntad política ni judicial de aplicar una pena por el cargo de homicidio y que, seguramente, en el juicio tendrá un valor extraordinario las declaraciones de sus hijos, las cuales se hacen a puerta cerrada y sin público y si todo sigue por los canales de análisis que parten de gente allegada al poder, Susana Freydoz lograría atenuar su pena por “emoción violenta” y otros ardides jurídicos que la alejaría de una pena por homicidio simple. A criterio de las mismas fuentes, existen muchas presiones políticas para que esto suceda, pero se les antepone la gran repercusión pública que tiene el caso y que dejaría a la justicia de esa provincia, muy expuesta a la crítica pública, si no falla con un mínimo de decoro en todo este proceso que ya está cruzado por grandes irregularidades procesales y de procedimientos. (Agencia OPI Santa Cruz)

    5 Comentarios

    Dejar una respuesta