Néstor Kirchner ya utilizó el “Per Saltum” en Santa Cruz, en 1998

    103
    15
    Compartir


    17/10 – 16:00 – La posibilidad de que el gobierno nacional utilice la Institución del “Per Saltum” en el caso de la controvertida aplicación de la Ley de Medios, no es novedad. En 1998 Néstor Kirchner, siendo Gobernador de la provincia, utilizó este instrumento para convocar a un plebiscito, a fin de reformar la Constitución. El STJ tomó la causa tramitada en Juzgados de 1º y 2º Instancias y aprobó la instancia de consulta. Todo el arco político opositor se abocó a hablar de inconstitucionalidad y olvidó hacer campaña por el No. Finalmente, Kirchner logró su objetivo, con la desaprobación expresa de Eugenio Zafaroni y “Chacho” Álvarez, hoy, identificados con el gobierno nacional.

    Un amigo de OPI nos recordó que Néstor Kirchner ya había utilizado el mecanismo de “Per Saltum” en nuestra provincia, hace unos años. Juan Cruz Sanz nos marcó así el camino hacia el recuerdo de lo que ya es un principio irrefutable en la política actual: todo lo que pasa a nivel nacional, ya pasó en Santa Cruz.

    En 1998, en pleno ejercicio del poder, Néstor Kirchner decidió hacer públicas sus intenciones de ser reelecto, para lo cual, debía reformar la Constitución provincial; sin embargo, era el propio Kirchner, junto a su esposa, por esos momentos diputada nacional, quien más se oponía a las aspiraciones reeleccionarias de Menem.

    El 7 de abril de 1998, la Cámara de Diputados de Santa Cruz aprobó la convocatoria, sobre el proyecto enviado por el Ejecutivo, con un demoledor número oficialista, 14 sobre 24 legisladores y la ausencia de la UCR y el Frepaso que constituían La Alianza. Allí se aprobó la realización de una consulta “vinculante y obligatoria” para el 17 de mayo de ese mismo año.

    El proyecto aprobado, consistía en llamar a que la ciudadanía se expresara por “Si” o por “No” sobre la reelección indefinida del gobernador, la modificación del sistema electoral para elección de diputados, donde aparece la figura del “diputado por el pueblo” (10 legisladores elegidos en forma proporcional y 14 por distritos o municipios) y como último punto, la creación del Consejo de la Magistratura para designar jueces.

    La oposición en Santa Cruz estaba formada por la Alianza, el Frente de Unidad Trabajadora, el Frente Federal Santacruceño y el Movimiento de Unidad Santacruceña. La UCR y el Frepaso hicieron una presentación de inconstitucionalidad, instancia a la cual le dio lugar el juez de Puerto Deseado, Marcos Oliva Day, fallo que fue ratificado por la Cámara de Caleta Olivia que emitió la orden para la suspensión del plebiscito.

    Sin embargo, una semana antes del 7 de abril, el Superior Tribunal de Justicia de Santa Cruz aplicó la institución del “Per Saltum”, tomó la causa, anuló las intervenciones de los Juzgados de 1º y 2º Instancia y dejó en firme la convocatoria, que fue apelada ante la Corte Suprema de Justicia, pero que no prosperó por errores de forma. Uno de los opositores a la consulta que impulsaba Néstor Kirchner era el jurista Eugenio Zafaronni, quien en el diario Crítica de entonces expresó “Llamar a una consulta para reformar la Constitución es utilizar los mecanismos de la democracia plebiscitaria a fin de establecer una relación tramposa entre el líder y el electorado, a la manera del nazismo”.

    La oposición provincial, en tanto, preocupada y ocupada por lograr la inconstitucionalidad de la convocatoria K, omitió hacer lo que debía: llevar adelante una campaña por el No. El gobernador fue acusado publicamente de manipular a su antojo los poderes del Estado y de las más radicales arbitrariedades. En ese momento, Néstor Kirchner concitaba la mayor cantidad de votos en Santa Cruz y el plebiscito se llevó a cabo con el apoyo a todos y cada uno de los puntos que establecía la consulta, a medida de las necesidades del entonces gobernador.

    Desde entonces, se creó la figura del “diputado por el pueblo”, un sistema que le ayudó al FPVS a tener a todos los Intendentes bajo su estricta dependencia y asegurar en la Cámara de Diputados, las manos necesaria para aprobar cualquier cosa que enviara el poder Ejecutivo. Este es el origen del “Per Saltum”, que hoy vuelve a la agenda nacional. No es novedad, lo que intenta hacer hoy Cristina Fernández, ya lo hizo su marido en Santa Cruz. (Agencia OPI Santa Cruz).

    15 Comentarios

    Dejar una respuesta