Mihanovich, en “interventor” que puso gobierno en Caleta y la flacidez del discurso

    36
    10
    Compartir


    05/11 – 12:35 – Cuando el gobernador Peralta decidió nombrar como “Interventor” de la gerencia de Servicios Públicos Sociedad del Estado (SPSE) a Esteban Mihanovich, lo que menos hizo fue mirar la capacidad de quien iba a ser el encargado de resolver problemas que vienen de larga data en Caleta Olivia. El flamante “funcionario” se hizo cargo y como corresponde, comenzó a discursear sobre cuestiones por demás obvias y que toda la población de zona norte conoce. El gran problema es que no dijo cómo y cuándo lo van a resolver. Y tampoco dijo lo fundamental: que no hay fondos para la gran inversión que se necesita hacer. (Por: Rubén Lasagno)

    El gobernador Peralta no suele ser muy afortunado en la elección de los funcionarios que acompañan su gestión, de ello hay sobradas muestras; sin embargo, la nominación de Esteban Mihanovich para presidir la gerencia de Servicios Públicos de Caleta Olivia, tiene ribetes de gran comicidad. No se puede establecer si lo hizo forzado por la interna, obligado por la falta de candidatos para el puesto o, lo más grave, porque considera que es el hombre apropiado para el puesto.

    La ubicación del ex Concejal en la gerencia zona norte de SPSE, le augura al gobernador grandes problemas en el corto tiempo, al menos iguales o mayores que los actuales. En este sentido rescatamos las primeras declaraciones que hizo Mihanovich a quien se lo conoce como “un gran hablador”, pero de escasa o nula ejecutividad.

    El sitio Voces y Apuntes, remarca que el interventor dijo estar “convencido que en Caleta Olivia se pueden hacer muchas cosas, pese a la contingencia; señaló que se hace necesario un ingreso de entre 50 y 60 personas para lograr cubrir la ciudad de la mejor manera y que hay que tener en cuenta que actualmente un empleados de la empresa Provincial se tiene que multiplicar por tres. También aclaró que es consciente que no se pueden hacer los distraídos con algunas cuestiones, pero que la responsabilidad es de todos”.

    Hasta aquí Mihanovich no le aportó, a la gente que espera soluciones, ninguna solución. Dijo algo que “debe ser”, lo cual todos en Caleta Olivia han escuchado hasta el hartazgo, pero que desde hace años continúa sin resolverse, precisamente, porque todos han hablado y nadie ejecutó las obras. La necesidad de 50 o 60 personas “para cubrir la ciudad de mejor manera” lo sabe hasta el último ciudadano que camina por las calles de Caleta, entre el fluido de materia fecal. Pero todos saben que ese incremento de personal nunca fue posible y que la actual situación financiera de la provincia, ahora, lo hace imposible.

    Según Esteban Mihanovic la mejor manera de actuar es conocer la realidad y esto “te lo marca estando en el lugar” (dijo), ante la consulta sobre su nombramiento como interventor que espera sea por un mes. “Acá hay problemas estructurales como el del agua pero estoy convencido que se pueden hacer muchas cosas y readecuar las herramientas necesarias para brindar un mejor servicios para la localidad. Y en esas cuestiones no nos podemos hacer los distraídos“.

    Sería bueno que el Interventor “se leyera” asimismo y el Gobernador Peralta advirtiera “la sanata” que armó este novel funcionario, en medio de una comunidad que ya no necesita de “habladores y prometedores”, de “diagnosticadores y pronosticadores” ni de “evaluadores”, de la situación, sino de ejecutores mudos, de funcionarios pragmáticos, con principios, con conocimiento, muy buen presupuesto e intenciones de resolver definitivamente los graves problemas sanitarios de la ciudad, que es puerta de ingreso a Santa Cruz.

    El pobre Mihanovich cayó en lugares comunes como decir que para conocer la realidad hay que estar en el lugar (¿?) o en la innecesaria sanata de hilvanar una frase obvia que no dice absolutamente nada como: “estoy convencido que se pueden hacer muchas cosas y readecuar las herramientas necesarias para brindar un mejor servicios para la localidad. Y en esas cuestiones no nos podemos hacer los distraídos”

    Mihanovich en su primeras declaraciones, en el nuevo cargo, también hizo mención a las reuniones que mantuvo con el personal, “A mi no se me cae ningún anillo para conversar con nadie, para ir resolviendo los problemas no solamente de Servicios Públicos. No podemos estar distrayéndonos dos segundos si hay problemas de agua, de cloacas si algún colegio necesita mayor cantidad de agua como así también el hospital”.

    Evidentemente Mihanovich debe creer que su función en Caleta está por encima de cualquier mortal, porque al manifestar que “no se le va a caer ningún anillo”, nos está diciendo que va a ponerse “a la misma altura” de quien trabaja, lo que infiere que él se siente varios escalones más arriba, cuando en realidad (en teoría) el gobernador lo mandó ahí para resolver un problema y no para jugar de gran Ejecutivo. Bueno sería que Mihanovich entienda que para que se le caiga un anillo, primero debe tenerlo puesto en el dedo.

    Lo que viene después, sobre que “no se puede seguir distrayendo ni dos segundos, bla bla bla…”, es una sanata que no construye ni agrega nada. Es un discurso que gira en sí mismo, como un tornillo cuando está falseada su rosca. La perfecta falacia.

    Luego, tratando de congraciarse con los trabajadores para no tener problemas de entrada, dijo “Destaco la labor de los pocos trabajadores que hay en Servicios Públicos porque una persona de esta empresa se tiene que multiplicar por tres. Aquellos que critican sería bueno que vengan a hacer una pasantía”. Justamente se lo viene a recordar a las pocas personas que sufren desde hace años, los viejos problemas de personal y logística, por lo cual vienen reclamando.

    Está claro que Mihanovich no leyó los diarios en los últimos años, no viajó nunca a Caleta Olivia, no conversó con los vecinos y ni siquiera se interesó por repasar las noticias de zona norte en Internet, porque expresó: “hemos detectado 200 pérdidas domiciliarias y de red de agua, y creo que cuando termine la intervención las pérdidas se tienen que solucionar y aquellos que no involucren inversión importante también se tendrían que solucionar“.

    Tal vez el nuevo gerente temporario crea que los problemas comenzaron ayer, pero las más de 200 pérdidas domiciliarias que “hemos detectado” (agregaría mi padre: dijo un mosquito) ocurren desde hace años; se han elaborado reclamos, se han hecho trabajos de ocasión y nunca se pudo resolver el problema en forma definitiva porque hace falta una enorme inversión para sustituir la red vieja y obsoleta.

    Pero si tomamos al pie de la letra lo manifestado por el ex concejal, que no hace de la seguridad en sus palabras un mensaje muy esperanzador, dice que “cree” (no lo afirma) que cuando termine su intervención, las pérdidas “se tienen que solucionar” (usa potencial, tiene más dudas que seguridad) y después, arma mal la última frase, el periodista la transcribe en forma errónea o bien Mihanovich habla como escribe, porque alude (SIC) “aquellos que no involucren inversión importante también se tendrían que solucionar”.

    Analicemos: habla de las pérdidas en las cañerías que “cree” que se van a solucionar y aquellas que no requieran gran inversión también. Lo lógico es entender que si se resuelven las pérdidas que requieren mayor inversión, las que requieran menos esfuerzo, están incluídas por un principio lógico: si hay fondo para lo más complejo, esto incluye lo menos trascendente.

    ¿O habrá querido decir que lo que no demande gran inversión es lo único que va a ser solucionado al final de su intervención?, con lo cual debemos entender que lo grande, lo oneroso, lo que requiere una gran inversión y disposición de fondos, lo verdaderamente importante para Caleta Olivia, por lo cual se supone llegó allí; eso quedará igual?

    Si esto es así, significa que Mihanovich llegó para hacer puro gatopardismo, cambiar para que nada cambie, porque la única forma de resolver los problemas de Caleta es de una sola forma: con inversión, mucha plata y de esto, Mihanovich no habló y dudo que lo lleve con él.

    Todo un gran contrasentido y una gran sanata de un funcionario inventado por el gobierno para no abordar el problema como debe hacerse: con plata y capacidad técnica, a fin de resolver definitivamente el problema sanitario de Caleta Olivia, una ciudad que crece y no está adaptada en infraestructura ni servicios.

    La última pregunta que nos hacemos es ¿Hasta cuándo la gente de Caleta va a seguir aguantando esta camada de funcionarios ineptos e inútiles, que llevaron a la gerencia de SPSE de zona norte, todos estos años, a no poder resolver los graves problemas que enfrenta la ciudad?. Es una duda que, seguramente, en el corto tiempo quedará despejada por la propia sociedad que cada vez, tiene menos capacidad de tolerancia. (Agencia OPI Santa Cruz)

    10 Comentarios

    Dejar una respuesta