Los diputados aprobarán sin dudar la Renegociación con YPF y queda más expuesta su obediencia debida

    20
    6
    Compartir


    08/11 – 09:30 – La UCR de Santa Cruz ya adelantó que votará negativamente el contrato de renegociación de áreas petroleras con YPF, por entender, como se desprende de la documentación y los dichos del Ministro de Economía, que es un acuerdo ampliamente desventajoso para la provincia e hipoteca a Santa Cruz. El oficialismo, en cambio, que le reprueba todo a Peralta, está esperando sentarse en la banca para levantar la mano y decir que sí a todo lo que ordena la presidenta.

    Sin crítica propia, sin autonomía para decidir y para pensar, los diputados oficialistas de la Cámara de Diputados de la provincia, se preparan para dar el sí, hoy en la anteúltima sesión del año.

    Correspondiendo a una orden directa de la nación, los diputados aprobarán sin inmutarse el contrato de extensión de áreas petroleras con YPF, a pesar de las desventajas que tiene su confección, en el cual por solo 200 millones de dólares al contado, pagados en cuotas y 40 en obras de infraestructura, menos el descuento de 60 millones de dólares para integrar las acciones devaluadas de la petrolera estatal, los legisladores peronistas van a hipotecar por 25 años los recursos naturales de la provincia, tal como lo expresó el propio diputado Héctor Roquel de la UCR, partido que votará en disidencia.

    La posición de los diputados es muy incómoda, pues, al tiempo que vienen rechazándole todos los proyectos al Ejecutivo, inclusive le ponen palos en la rueda para que Peralta pueda adelantar por 10 días las regalías a cobrar de manos de las operadoras, el acuerdo petrolero saldrá sin objeciones ni discusión de ningún tipo. Si bien los legisladores oficialistas se reunieron con el Ministro de Economía Ariel Ivovich, esta “reunión informativa”, tuvo solo efectos de placebo, constituyó una medida inocua, solo para la apariencia de que se genera debate, sin posibilidad de cambiar el rumbo de lo que ya está ordenado desde el gobierno de Cristina Fernández: el Acuerdo con YPF se aprueba hoy, si o si.

    Precisamente, la decisión de los diputados hace más evidente el cumplimiento de la orden presidencial y devalúa enormemente (más aún) la calidad de esta Cámara, que avalará la confiscación del recurso petrolero de la provincia, por parte del Estado nacional, con los argumentos de siempre, donde prometen grandes inversiones, ocupación plena y el derrame de enormes beneficios para las localidades del interior, que ya sabemos (a instancias de la experiencia que vivimos por años), jamás se cumple o se hace en términos irrelevantes.

    De esta manera, lo estiman operadores petroleros, Santa Cruz firma un contrato varias veces peor que el firmado con Pan American Energy y solo por no poder oponerse a los designios del kirchnerismo. El gobernador Peralta tiene la obligación de ceder en todo este proceso, sin siquiera adoptar la mínima oposición a favor de los intereses provinciales, porque su gobernabilidad enclenque, podría sufrir otro colapso y esta vez irreversible.

    Gremios: el pedal corto de la bicicleta

    Ayer el gobernador estuvo reunido con los gremios de la Mesa de Unidad Sindical y les dijo de manera absolutamente sincera que él no puede discutir salarios hasta marzo del 2013, lo que de alguna forma puso blanco sobre negro, sobre la situación financiera provincial, que no desentona con lo que se viene observando a nivel económico en estos últimos meses.

    Los gremios aceptaron con condicionamientos la propuesta del gobernador y seguramente, más allá de reclamos puntuales, ubicarán a marzo como el límite de las negociaciones salariales. Sin embargo, el gobierno pretende que “en marzo se comience a hablar”, con la idea de que al menos las paritarias prolongarán varios meses más, esas negociaciones y así el gobierno ganará algún tiempo, hasta llegar a mediado de año. El problema es que si entre marzo y abril, los gremios no ven la concreción de un aumento salarial por parte del gobierno, en el corto plazo comenzarán los conflictos en la provincia de Santa Cruz.

    Ahora, que necesariamente el gobierno provincial, precisa ganar tiempo y tomar el suficiente oxigeno para pasar los meses de fin de año, promete que la situación cambiará a partir del nuevo estatus de YPF; sin embargo esa teoría, Peralta la derramó cuando se hablaba de la reversión de las áreas, luego cuando la empresa se estatizó y ahora que Santa Cruz le regala la riqueza por 25 años. En ninguno de los casos ese beneficio se ha visto coronado, porque YPF no consigue inversores externos y este acuerdo con nuestra provincia es una carta necesaria con la que debe contar, para generar una base de confianza ante la banca exterior, ya que nadie quiere poner un peso en la petrolera que no tiene patrimonio, por cuanto, los recursos, constitucionalmente son de cada provincia, por lo tanto, si estos acuerdos no están firmados, YPF es un sello de goma. Obviamente, la falta de un socio tiene otro origen: la desconfianza. Nadie quiere hacerse socio de quien traicionó y estafó a su socio anterior.

    Es en este marco y no en otro, que Peralta logra “cierto aire” financiero, ya que la propuesta de Julio De Vido fue “si nos das una mano en esto, nosotros te ayudamos un poco más”. Obligado por las circunstancias, el gobernador se transforma en la cara visible de una entrega desventajosa del petróleo provincial, ante la promesa de que, al menos por unos meses, la nación le permitirá encontrar mecanismos que le aseguren un tránsito más tranquilo hacia el inicio del año próximo.

    Peralta confía que en el 2013, año eleccionario, el gobierno nacional no lo presione tanto, debido a que tiene la gran necesidad de bajar el índice de conflictividad porque necesita proceder al armado político para pelear las elecciones legislativas. Es por eso que el gobernador cree, a estas alturas, que si pasa lo que resta del 2012, el 2013 será más aliviado, previendo que YPF “algo va a aportar”. Sin embargo los gremios no piensan lo mismo.

    Ya han sido variables de ajuste de esta pelea interna del FPV que les anuló toda posibilidad de aumento salarial durante el año en curso. Los tuvo como espectador de una guerra ajena cuyos costos lo pagó el trabajador, ya que por esta interna, Peralta adujo, en todo momento, que no tenía plata por los recortes de nación. El tiempo de seguir utilizando “la bicicleta”, por parte del gobierno provincial, para postergar un importante aumento salarial y seguir pateando el problema para adelante, comienza a recorrer su último tramo en marzo de 2013; y en eso coinciden todos los gremios estatales, ante la fuerte pérdida del poder adquisitivo que han tenido los salarios y el retraso que han sufrido, ante la imparable inflación que los deprecia día a día. (Agencia OPI Santa Cruz)

    6 Comentarios

    Dejar una respuesta