Publicado el: 12, Nov, 2012

En El Calafate, piden que las Fuerzas Nacionales actúen para combatir el delito



12/11 – 11:15 – Desde hace un tiempo El Calafate viene sufriendo una ola indiscriminada de asaltos y hechos de violencias que van desde el robo a un transeúnte, hasta el dinero y valores depositados en las cajas de los más lujosos hoteles de la villa turística. Comercios, kioscos, casas de fin de semana, residentes y transeúntes son blanco de ladrones, en su mayoría proveniente de otros lugares del país. La policía no acierta a dar seguridad. Las autoridades de la ciudad, ahora, piden intervención de las Fuerzas Nacionales.

Luego de una reunión que mantuvieron el Intendente Javier Belloni, el diputado por el Pueblo, Miguel Guanes, el diputado provincial Jorge Arabel, autoridades policiales y vecinos de El Calafate, decidieron pedirle al gobernador Daniel Peralta, que solicite la colaboración del gobierno nacional, para que se disponga el despliegue de Fuerzas Nacionales en la zona, especialmente Gendarmería y Prefectura Naval (dos Fuerzas que tienen operatividad en ese lugar) para que colaboren en tareas de prevención del delito, pero que se haga extensivo a todo el territorio de Santa Cruz.

A tal fin, el diputado Guanes espera ingresar un proyecto en la Legislatura en este sentido, explicándole al Ejecutivo el punto de vista de las autoridades locales que argumentan la solicitud y apoyándose en un pedido de la población, quienes ya enviaron una nota al gobernador, donde le señalaron que el gran crecimiento poblacional que tuvo (y tiene) El Calafate, no fue acompañado de las inversiones correspondientes en materia de infraestructura y seguridad.

Las fuentes consultadas, indican que este pedido chocará, seguramente, con el estado de ánimo político que impera en Santa Cruz, desde que se partiera el oficialismo, más aún teniendo en cuenta que tanto Belloni como los diputados de El Calafate, se han mostrado absolutamente contrarios a las políticas de Peralta. Si embargo, el gobernador deberá asumir un compromiso ante la gente de esa localidad, dado que desde hace un año a esta parte el nivel de inseguridad se ha incrementado en más de un 50%.

También se ha incrementado el nivel de violencia que los criminales aplican a sus actos. Actualmente, la población se queja de no poder transitar tranquilamente en ciertos horarios y determinados lugares de El Calafate, sin estar expuestos al robo. Los negocios de atención al cliente con kioscos, drugstorre, confiterías, etc, que no están ubicados en zona bien iluminada y con un flujo de clientes relativamente importante, optaron por cerrar en horario nocturno. Las casas de fin de semana, también de los residentes y hasta turístas, han sido robados en los hoteles de categoría que hay en la ciudad. Todo esto es aumentado por la falta de actividad en temporada baja y la escasa presencia policial que se percibe en la villa.

La inseguridad es un hecho acuciante en El Calafate y acusan a la policía de no realizar una tarea acorde a la magnitud del delito, mientras que los jefes de la comisaría local argumentan que no tienen los medios ni el personal para aumentar el servicio. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video