Apropiación de fondos de terceros

    16
    17
    Compartir


    15/11 – 12:00 – No por uso y costumbre la retención indebida de haberes va a derivar en un acto legal. El caso del municipio de Caleta Olivia que sufrió el ataque compulsivo en sus cuentas por parte del Banco Santa Cruz, quien se cobró por mano propia las cuotas de los préstamos a empleados, saca a la superficie un tema tan sensible como nocivo. (Por Héctor Barabino para OPI Santa Cruz)

    Apropiarse del dinero de terceros es una práctica duramente penalizada por la legislación tributaria, pero que sin embargo en Santa Cruz es una constante en los municipios y organismos provinciales, con la excusa de “la crisis económica”.

    Esta conducta de los funcionarios está ahogando financieramente a sindicatos y mutuales, y lo que es más grave dañando irreversiblemente el sistema de seguridad social.

    Las víctimas son siempre las mismas, los trabajadores. Curiosamente, quienes ponen el dinero de sus bolsillos.

    Por más que se indigne el intendente José Córdoba, con la decisión del Banco Santa Cruz, y mas allá de las motivaciones de la entidad que no es un ONG de beneficencia, la medida evita un perjuicio mayor.

    Si el Banco no tomaba el importe de las cuotas pendientes, tenía la obligación de informar al Central la morosidad de los aproximadamente 1400 préstamos que ya acumulaban 60 días de incumplimiento por escamoteo del empleador.

    El jefe comunal puso el grito en el cielo: “Se trata de préstamos personales que son debitados sin autorización previa de la municipalidad por lo que planteamos la salida de la municipalidad del Banco Santa Cruz y que el agente financiero sea el banco de la Nación y la opción de un banco privado alternativo”, dijo.

    Córdoba pidió a los concejales que aprueben una resolución que le permita al municipio desvincularse del Banco Santa Cruz pero los ediles deberán reparar en la constitución que en su artículo 51 establece “el Banco de la Provincia será agente financiero del Estado, La Provincia y los Municipios serán prestatarios de sus servicios sin preferencias ni privilegios”.

    El concejal Radical Juan Acuña Kunz dio en el blanco y planteó una alternativa razonable pero inviable en estos tiempos: que el municipio libere a sus empleados para que directamente con el banco.

    Difícilmente el municipio vaya a resignar la comodidad de echar mano a fondos de terceros para cubrir su déficit; ni el banco vaya a privarse del beneficio del descuento por planilla, única garantía de cobro efectivo en una cartera cautiva. (Agencia OPI Santa Cruz)

    17 Comentarios

    Dejar una respuesta