En esta capital no hay una semana en la que no se corte la luz y desde Truncado mienten al país

    26
    5
    Compartir


    15/11 – 11:00 – Al declararse a Pico Truncado Capital nacional del Hidrógeno, la diputada nacional Ana María Ianni, que participó del acto, demostró que jamás vivió en Santa Cruz y que ni siquiera se ha tomado el trabajo de permanecer al menos una semana en Río Gallegos. “Es un orgullo ver cómo nuestra provincia sigue aportando a la matriz energética”. Cuando decía eso, tres barrios de Gallegos, estaban sin luz. (Por: Rubén Lasagno)

    Si hay tierras de paradojas en nuestro país, esa es Santa Cruz. Parece el mundo del revés. Un lugar donde no debiera faltar la energía, demuestra que no puede sostener el fluido eléctrico de sus generadores, al menos una semana sin que en ese tiempo, en algún momento y por razones de las más variadas, se corte la luz en una parte de la ciudad capital.

    No importa si es de día o de noche, si es durante la semana, un sábado o un domingo; Río Gallegos es una ciudad condenada a los permanentes cortes de luz. Llamativamente, una de las primeras notas que hicimos en OPI, allí por noviembre de 2004, fue referida, precisamente, a los permanentes cortes de luz que castigaban al ciudadano de esta capital y en ese entonces el Gobernador Sergio Acevedo se deshacía en explicaciones por Canal 9 y prometía que la inversión a efectuar, llevaría a “la matriz energética” a un nivel nunca conocido y aseguraba que la compra de dos turbinas General Electric, iban a ser la solución total y definitiva al menos por 10 o 15 años más.

    Desde el mismo momento en que funcionaron las turbinas, la luz se siguió cortando como siempre. El reemplazo de las viejas turbinas rusas que compró Néstor Kirchner las cuales eran costosas y obsoletas, tampoco funcionó. Y se siguió gastando plata. Se inventaron mil excusas y se habló hasta por los codos del “Interconectado” y el gran problema que resolvería la electrificación de la línea de 500 y 132. Los yacimientos mineros tuvieron antes que nosotros los nuevos tendidos de energía, como Huevos Verdes, por ejemplo. Los pueblos del interior, en su mayoría siguieron suministrándose luz con viejos motores diesel y la ineptitud de la empresa Servicios Públicos Sociedad del Estado, que ha licuado el 6 por mil pagado por el resto del país, sin que se pueda saber a ciencia cierta qué, dónde y cómo se utilizó y a dónde (o qué bolsillos) fueron a parar esos fondos.

    Cuando hay viento, porque se tocan los cables, cuando llueve porque se mojan componentes de alguna subestación, cuando está calmo porque un pájaro produce un corto, si es invierno por la nieve y en verano porque se recalientan y así sucesivamente, la empresa SPSE, que es una gran feria de amigos, no logra ser útil a los fines que está propuesta: brindar un servicio de energía eficiente a Santa Cruz. Ni siquiera puede sostener la demanda de Río Gallegos.

    Hace dos días atrás a Pico Truncado se la declaró “La capital nacional de Hidrógeno” y se hizo un acto con la presencia de la diputada nacional Ana María Ianni (El Calafate), por invitación de los Senadores María Ester Labado y Pablo González.

    En esa oportunidad la legisladora que parece desconocer la realidad de Santa Cruz, dijo entre sus frases más destacadas “Es un orgullo ver cómo nuestra provincia sigue aportando a la matriz energética” y prosiguió afirmando “Es destacable el protagonismo de la Provincia de Santa Cruz en la matriz energética nacional, protagonismo que va en ascenso con proyectos como el de las represas “Néstor Kirchner” y “Jorge Cepernic”, y como éste, con una planta de hidrógeno que aportará energías renovables no sólo a la provincia sino también al país y al exterior”. Mientras la diputada esbozaba este imaginario mundo de luz, tres barrios de esta capital, quedaban sin energía por más de una hora.

    En Río Gallegos no se puede planificar un evento, una fiesta, una cena y ni siquiera trabajar, sin tener como amenaza latente la de quedar a obscuras en cualquier momento o perder todo el trabajo logrado, con total impunidad. Equipos, computadoras y electrodomésticos se queman a diario por los picos de tensión, ya que Servicios Públicos así como corta la luz, en los momentos en que la repone, manda niveles increíbles, con voltajes medidos muy por encima de los valores normales (220V), lo cual afecta bienes de las personas, de los cuales nadie se hace cargo.

    Para el gobierno esta cuestión es normal. Nadie sale a dar explicaciones y el Ejecutivo no busca responsables dentro de la empresa que funciona como una isla autónoma en la administración provincial. Cada uno hace lo que quiere y los platos rotos de esa anarquía institucional la paga el consumidor. Concejales y diputados están para cosas mucho más importantes, que exigir el cumplimiento del servicio por el cual la gente paga facturas ciertamente increíbles.

    En este marco, una diputada nacional que por su actividad se ve que se alejó mucho de Santa Cruz y los padecimientos que tenemos con la falta de luz, se siente orgullosa por ver cómo la provincia “sigue aportando a la matriz energética”.

    Toda una definición de lo que nos pasa a los Argentinos en todos los órdenes. No se puede agregar nada más. (Agencia OPI Santa Cruz)

    5 Comentarios

    Dejar una respuesta