En Trelew una banda criminal que dejó el libertad una jueza, tiene implicado a dirigente de la UOCRA

    39
    2
    Compartir


    19/11 – 16:30 – Una banda de delincuentes que robó varios domicilios en Trelew, a turistas y comercios, curiosamente fue dejada en libertad por la jueza Ivana González. La operación que se dio en llamar “Pandora” tiene 900 Cds grabados con llamadas telefónicas, al ser conocida, reveló vinculaciones del crimen con dirigentes gremiales.
    (OPI Chubut) – Desde el año 2010 se lleva a cabo en Trelew la denominada “Operación Pandora”, donde una grupo importante de personas están siendo investigadas por robos en domicilios, a turistas y comercios, como así también intentos de homicidios. De acuerdo a lo que publica el diario Jornada, uno de los integrantes de la banda, el dirigente de la UOCRA Diego «Pocas Pilas» Huenelaf, conocía de antemano cómo se iba a definir el juicio y además, planeaba matar a un compañero de la banda, con quien mantenía diferencias.

    Tal como lo refiere el diario unas 200 personas han intervenido en la investigación, hay más de 900 Cds de escuchas y 165 mil cruces de llamadas, en lo que el medio no duda en calificar como el mayor escándalo judicial de la provincia donde hay 7 prófugos y la jueza Ivana González dejó en libertad a la mayoría de los responsables.

    A partir de las escuchas telefónicas a las que tuvo acceso Jornada, el medio pudo establecer que existen pruebas contundentes para actuar judicialmente en contra de los responsables y habla de filtración y encubrimiento, cuando menciona que Diego «Pocas Pilas» Huenelaf sabía de antemano, detalles del juicio por el robo de un vecino de Trelew, ya que aparece en los cruces telefónicos con otro integrante de la banda diciéndole que “tiene todo arreglado” y que el juicio por el asalto y amenaza de muerte se va a postergar porque “se va a internar”. Efectivamente, dice el diario, el dirigente de la UOCRA se internó un día antes del juicio, el cual se postergó.

    Diego «Pocas Pilas» Huenelaf fue víctima de su propia medicina, dice Jornada. Al parecer, uno de los integrantes de la organización ingresó en su domicilio y le robó artículos malhabidos. Quiso vengarse. Y con otro cómplice pergeñó asesinarlo. Escuchar el diálogo causa temor y terror, califica el articulista. Planeaban primero emborracharlo y después asesinarlo, meter el cuerpo en el baúl de un auto y tirarlo en algún baldío. Pero esa estrategia no le gustaba mucho al sindicalista por lo cual sugirió que lo maten en otro lado. La escucha con la que cuenta la justicia es clarísima y demuestra la impunidad con la que se movían los integrantes de la banda desbaratada y también su sangre fría, señala Jornada. (Agencia OPI Chubut)

    2 Comentarios

    Dejar una respuesta