Publicado el: 14, Feb, 2013

En el día de San Valentín, se casó la novia con el asesino de su hermana



14/02 – 17:30 – Un hecho por sí curioso y fuera de lo común sucedió hoy en Pico Truncado, aunque la boda se debió posponer por temas legales. Víctor Cingolani, condenado a 13 años de prisión por matar a Johana Casas, se casó con Edith, su hermana. No hubo arroz, hubo piedras, tomates y violencia a la salida del Registro Civil.

Finalmente se llevó a cabo la ceremonia de boda entre Edith Casas y Víctor Singolani, este último cumpliendo una condena de 13 años por matar a la hermana de su hoy esposa, la melliza Johana.

La boda se hizo bajo estrictas medidas de seguridad y ante un gran número de medios provinciales y nacionales, teniendo el hecho repercusión internacional por las características del casamiento y las personas que lo llevaron a cabo.

Edith llegó primero y luego lo hizo Cingilani, sin esposas y cubierto para evitar que fuera conocido. La policía formó un escudo sobre su cabeza, pero no pudieron contener las piedras y la fruta que llovía sobre el acusado de la muerte de Johana, tirada por vecinos y familiares de la chica. Sin embargo es importante aclarar que a la boda no asistieron los padres y hermanos de la novia y solo lo hicieron familiares de Cingolani. El novio custodiado, debió salir apresurado por puertas traseras de la vivienda, ante el asedio de la prensa y quienes repudiaban el casamiento.

Horas antes, el condenado por haber matado a su ex novia de dos disparos de 9 mm en la cabeza, dio algunas entrevistas donde trató de lavar su imagen, negó que fuera el asesino y dijo que esperan tener hijos con Edith.

La familia de la chica cree, no solo que Cingolani es el asesino, sino – a esta altura – desconfían de que su hija Edith no haya sido cómplice en el asesinato de si hermana Johana, de acuerdo a lo que gritaban los vecinos enfurecidos que se agolparon en la reja del Registro Civil de Pico Truncado. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video