Maduro, verde y sin pajaritos

Maduro, verde y sin pajaritos

45
1
Compartir

El venezolano Nicolás Maduro le ganó a su contendiente político por 244.935 votos. Sobre 14 millones de electores en Venezuela, es nada. 50,66% sobre 49,30%, es una diferencia irrisoria que ahora Capriles piensa discutir en la justicia, dado que se reafirma la teoría del fraude. La preocupación de Maduro es si con ese escaso porcentaje de votantes a su favor va a poder mantener el poder político por mucho tiempo. Chávez le había sacado 10 puntos a su competidor, pero su edecán solo pudo mantener unas centésimas sobre el 50%, dejando claramente establecido que ganó solo por el “efecto Chávez” y por algunas malas artes que empleó desde el poder que detenta en un Estado que gobiernan hace más de 10 años.
El triunfo de Maduro, pinta un horizonte negro, no solo para Venezuela, sino para el propio nuevo presidente, pues el mismo es conciente que no cuenta con el poder suficiente que dan los números holgados, para hacer y deshacer en política y justicia, como lo hacía su antecesor. Con tres devaluaciones, una inflación galopante, niveles de pobreza cada vez mayor y un gasto público en alza, Maduro podría deteriorarse en poco tiempo y hacerse evidente la pérdida del poder político. En Venezuela ya se habla de que la elección de Capriles fue la ideal, porque el Régimen será el que produzca su propia caída y de esa forma, el opositor, que mantuvo y hasta trepó en las preferencias públicas, podrá volver con mayor respaldo en las urnas. Se calcula que los 9 puntos menos que tuvo Maduro, los perdió con el manoseo y utilización que hizo con la muerte del ex presidente y luego, con las payasescas apariciones en público, tratando de reencarnar a Chávez en cuanto objeto tuviera a su mano, desde una camisa roja hasta el pajarito. La última palabra no está dicha y Venezuela aún se debate entre la duda de seguir al populismo de la última década o encaminarse a un cambio.

1 Comentario

Dejar una respuesta