Publicado el: 26, Abr, 2013

Renunció la cúpula de Barrick Gold en la región



26/04 – 09:00 – En medio de rumores sobre poner fin al proyecto Pascua-Lama, tres ejecutivos de la minera canadiense abandonaron sus cargos. Desde la firma sostienen que de todas formas avanzarán con el plan de inversión

(Infobae) – La decisión de la Corte de Apelaciones de Copiapó ordenara suspender los trabajos del proyecto Pascua-Lama en el lado chileno, al comprobarse que causaban daños ambientales, la principal compañía de oro del mundo, Barrick Gold Corp, sufrió el primer cimbronazo: tres ejecutivos de alto rango en Sudamérica dejaron sus cargos.

Se trata del presidente de la minera para la región, Guillermo Calo, el gerente general de Barrick Chile, Robert Mayne-Nichols, y del vicepresidente de asuntos corporativos de Barrick Sudamérica, Rodrigo Jiménez, quienes renunciaron en medio del complejo escenario que enfrenta la firma en el país.

Sin embargo, la compañía dijo el jueves que busca retomar la construcción en Chile del suspendido proyecto Pascua-Lama, tras realizar una serie de cambios en gerencias clave.

“El objetivo prioritario de Pascua-Lama es retomar las actividades de construcción con la aprobación de las autoridades chilenas”, dijo Barrick en un comunicado.

Una corte chilena acogió previamente este mes un recurso judicial de comunidades indígenas que acusaba a Barrick de graves irregularidades en el desarrollo del proyecto, vinculadas a la destrucción de glaciares y a la contaminación de recursos hídricos.

“La compañía ya está dando todos los pasos posibles para demostrar sus compromisos, que incluyen la actualización de estudios de ingeniería, elaboración de planes de cumplimiento y el nombramiento de un nuevo equipo gerencial”, agregó Barrick.

Los cambios gerenciales ocurren luego de que la minera admitió hace unos días que podría suspender el desarrollo de Pascua-Lama, su mayor proyecto nuevo, tras el reciente fallo de la corte chilena.

En Pascua-Lama, que se extiende en la frontera de Chile y Argentina, en la Cordillera de los Andes, ya se han invertido 4.800 millones de dólares, casi la mitad de lo previsto hasta ahora y se espera que produzca de 800.000 a 850.000 onzas de oro al año en sus primeros cinco años.

Por ello, la minera reafirmó que “cumplirá con todos los requerimientos ambientales y regulatorios establecidos en la aprobación ambiental del proyecto (en Chile)”. (Infobae/OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video