La demanda penal de Báez contra Fariña

La demanda penal de Báez contra Fariña

43
0
Compartir


16/05 – 10:30 – El empresario demandó penalmente al esposo de Karina Jelinek por “injurias reiteradas”. Los alcances del escrito que incluye solicitud de testimoniales a Jorge Rial, Luis Ventura, entre otros, publicado en el diario del empresario de la construcción.

El martes, Báez presentó en el Juzgado Federal de esta capital un escrito mediante el cual se puso a entera disposición de la Justicia, en el marco de las denuncias radicadas por Mariana Zuvic, actual titular del ARI en Santa Cruz.

Dicha denuncia constituye la causa Nº 33.613/3 en los estrados mencionados, a cargo de la Dra. Patricia Kloster.

En esa presentación, Báez designó para su defensa en la causa la asistencia letrada del Dr. Juan Pablo Gregori, quien presentó un escrito que expresa la total predisposición del empresario para dar todas las explicaciones y fundamentos que la Justicia le exija.

“Como persona de bien que soy, vengo de la manera más enérgica a rechazar esas afirmaciones originarias cuya falsedad, por cierto, ya han reconocido públicamente los propios Fariña y Elaskar, y a pesar de lo cual la denunciante las ha utilizado”, manifestó en su exposición.

Días atrás, el fiscal Federal Guillermo Marijuán presentó un dictamen al juez federal Sebastián Cassanello, en el que pidió que se investigue, además, a los financistas Leonardo Fariña y Federico Elaskar -quienes ya estaban siendo investigados en la causa-, pero también al marido de la actriz Ileana Calabró, Fabián Rossi, y al contador Daniel Pérez Gadín.

En su dictamen, Marijuán se ocupó de criticar la actuación de dos colegas suyos, Carlos Gonella y Omar Orsi, por lo que él considera una demora en la investigación a Baéz, y le sugirió al juez Cassanello que dicte el “secreto de sumario” para avanzar en la investigación.

En este marco, Báez demanda a Fariña por sus expresiones mendaces y lesivas con las que realizó falsas imputaciones de delitos de acción pública, “proferidas en el contexto de sendas entrevistas llevadas a cabo en fechas no determinadas y aparentemente obtenidas mediante una celada, que fueron grabadas subrepticiamente frente al periodista Jorge Lanata” el 14 de abril.

En cuanto a la presentación de los hechos, el escrito sostiene que “en el contexto de una supuesta investigación periodística que prometía informar sobre una igualmente supuesta “red de lavado (de dinero) del Estado”, Jorge Lanata dedicó prácticamente toda la emisión de su programa “Periodismo Para Todos” del día domingo 14 de abril del corriente año a la figura del señor Lázaro Báez”.

Vale mencionar que dichas aseveraciones fueron dadas en el marco de una nota de la que el propio Lanata dijo que “el empresario ‘K’ Lázaro Báez, amigo personal de Néstor y Cristina, el mayor proveedor de obra pública de Santa Cruz, sacó del país 55 millones de euros en un período de seis meses, a través de maniobras financieras que enviaron la plata a cuentas en Suiza de empresas radicadas en paraísos fiscales. Uno de los responsables de esas maniobras, aseguró que Néstor Kirchner estaba al tanto de los hechos”.

La cantidad de textuales que se incluyen de aquel programa es vasta, aunque a continuación reproduciremos algunas:
“Preguntado por Lanata “¿Lázaro era socio de Néstor?”, Fariña responde: “Sí”. Lanata le pregunta entonces: “Y vos tenés idea en qué porcentaje?”, y Fariña le responde: “La verdad que en todo”. “Lázaro”, naturalmente, es mi mandante y “Néstor”, el fallecido ex presidente de la Nación Néstor Kirchner”.

Y otra del periodista que dice: “A Leo Fariña lo conocés porque es el marido de Karina Jelinek. Es la persona que ‘vehiculizaba’ la plata hacia el exterior. Es él quien dice que el negocio era de Lázaro y de Néstor. Fariña es un enigmático contador que se convirtió en una figura de la farándula a través de su casamiento con Karina Jelinek”.

La demanda de Báez también incluye aquella frase de Fariña, en la que le dice a Lanata que estaba dispuesto a revelar una supuesta “estructura de lavado de dinero del Estado”, a cambio de que el medio que lo entrevistara lo presentara como un empresario y financista serio y responsable. “¿Querés que te ratifique o rectifique información? … y vos, aunque sea, lo que te pido es dame un perfil medianamente bueno, ¿lo hacemos así?”, dijo Fariña.

Pero las declaraciones de Fariña que motivan esta querella son, entre otras, haber aseverado que Báez tenía una importante cantidad de dinero no declarada impo-sitivamente con expresiones como las siguientes:

“¿De qué me sirve tener 6.000 palos en el sótano como tiene el jefe?”
Hablando de la diferencia que a su criterio existe entre el empresario Cristóbal López y el mandante, Fariña sostuvo que el dinero de Báez no respondería a operaciones debidamente documentadas y registradas: “El tema es que Lázaro, la (fortuna) que tiene es negra”, había dicho además, sin olvidarnos de que “yo manejé la fortuna personal de un tipo de 5.000 millones de dólares. Conozco todos los negocios” o “yo hice un plan… soy prolijo… No podés tener 190 kilos de billetes no declarados y en un mes meterlos en el circuito. Es literalmente imposible. Yo armé un programa” y “Yo armo un plan. Mi plan era de un año y medio, dieciocho meses…Vos no podés agarrar 160 palos verdes y meterlos en un circuito en un día… ” (debiendo interpretarse en el contexto en que decía esas frases, que ese tal “programa” o “plan” era supuestamente “para legitimar dinero de mi mandante de origen ilícito”).

Pero el mediático también había ido contra la empresa Austral Construcciones, firma de Báez, advirtiendo que la compañía “el año que más ganó fue en 2010; perdón, en el año 2009 figura una ganancia de 16 millones de pesos que es mentira, porque la empresa va a pérdida en realidad” y que “técnicamente ellos pierden plata por la empresa. La ganan por otro lado, la ganan con la negra”.

Además, Fariña aseguró ante Lanata haber sido amenazado por allegados a Báez y que éste habría tenido responsabilidad en la muerte de Vittorio Gotti, en el marco de un supuesto plan para adquirir la empresa de la que este último era titular
“En este sentido, preguntado por Lanata, Fariña dijo: “La primera vez que yo me encontré con vos recibí una llamada amenazante, no te voy a mentir”, dijo el sujeto que luego se desdijo públicamente agregando que temió por su vida y que, por esa razón, estuvo un mes sin salir de su hogar: “Al primero que quisieron sacar del medio es a mí… Yo estuve un mes sin salir de mi casa… un mes, tuve miedo”.

Lanata le pregunta entonces “¿Pero qué pensás, que te iban a limpiar estos tipos?”, a lo que Fariña respondió afirmativamente.

Lanata insiste entonces con la pregunta “¿Vos pensás que estos tipos son capaces de limpiar a alguien?”, y Fariña le respondió de la siguiente manera: “Sí. Te digo una sola frase. Averiguá cómo se compró Gotti… Averiguá qué le pasó al viejo Gotti (por Vittorio Gotti). Averiguá eso y decime si no son capaces de limpiar”.

En este punto vale mencionar que cuando Báez rompe el silencio el 19 de abril, una de las pocas veces que salió de lo que le habían preparado sus letrados para que dijera ante la prensa, fue para advertir cuán dolorosas le habían resultado estas últimas apreciaciones. “Fue alguien muy caro a mis sentimientos”, lamentó entonces sobre lo que se dijo de Gotti.

La vinculación que Fariña hizo respecto a las figuras del empresario y el fallecido ex presidente Néstor Kirchner, también constituyen la demanda de Báez.

“Que existirían irregularidades y connivencia con el poder político en la adjudicación de obras públicas a empresas ligadas al señor Báez, atribuyéndole incluso una suerte de sociedad oculta con el ex presidente Néstor Kirchner: “Una obra que adjudican en 100 palos y en realidad vale 60; los otros cuarenta, para acá (tocándose el bolsillo)”. El periodista le pregunta si mi mandante era socio del ex presidente Néstor Kirchner y Fariña responde: “Sí”. Acto seguido, Lanata le pregunta en qué porcentaje y Fariña responde: “La verdad que en todo”. Sin embargo, luego Lanata le pregunta si mi mandante es “testaferro” o “socio” de Kirchner y Fariña dice: “En la política no hay testaferros, hay operadores”.

Más adelante, el escrito presenta lo que titula como “la desmentida de los hechos” que el farandulero hizo ante el periodista Jorge Rial, marcando esto como “la mejor” prueba de las falsedades que Fariña echó a rodar frente a Jorge Lanata.

Por otra parte, el encuadre jurídico es claro: “Calumnias reiteradas (artículos 109 y 55 del Código Penal) imputables a Leonardo Fariña en calidad de autor respecto al señor Lázaro Báez, particular damnificado por las conductas típicas, antijurídicas y culpables del querellado”, dice el escrito.

De las imputaciones hacia Báez

“Resulta irrefutable que Fariña imputó a mi mandante los delitos de evasión fiscal agravada por el monto (artículo 2° ‘A’ de la Ley 24.769), legitimación de activos de origen ilícito agravada por habitualidad (artículo 303, 2 ‘A’ del Código Penal), elaboración de balances falsos (artículo 330, inc. 2° CP), amenazas coactivas (artículo 149 bis 2) , homicidio (Art. 79, CP), fraude en perjuicio de una Administración Pública (Art. 174, inc. 5° CP) y negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública (Art. 265 CP)”, agrega el texto.

Asimismo, “la falsa imputación de evasión fiscal agravada surge de las manifestaciones de Fariña en el sentido de que mi mandante tendría una fortuna que sería de 5.000 o 6.000 millones de dólares, que la tendría en un “sótano” y que se trata de dinero “negro”, que es la expresión popular que define al dinero no declarado imposi-tivamente (ver II.2.1)”; en tanto que “la falsa imputación de lavado de activos surge de los dichos de Fariña, señalando la existencia de un supuesto plan o programa presuntamente elaborado por él mismo para “meter en el circuito 190 kilos de billetes no declarados (cf. II.2.2.)”.

Además, “la falsa imputación del delito de elaboración de balance falso aparece cuando sostiene que la empresa Austral Construcciones S.A. declaró en el año 2009 una ganancia de 16 millones que sería falsa, porque, según Fariña, dicha empresa “va a pérdida” (cf. II.2.3.)”; la falsa imputación de amenazas coactivas “aparece cuando Fariña comenta que, luego de un primer encuentro con Lanata, recibió una llamada de ese tipo y que él fue el primero a quien “quisieron sacar del medio”, motivo por el cual habría permanecido “un mes sin salir de (su) casa” temiendo por su vida”, y la de “homicidio se desprende cuando ante la pregunta de Lanata acerca de si mi mandante y/o sus allegados eran “capaces de limpiar a alguien”, Fariña contesta afirmativamente sugiriendo de modo bastante elocuente que eso fue lo que pasó en el caso del “viejo Gotti”, refiriéndose a la muerte de Vittorio Gotti (cf. II.2.4.).

Finalmente, “las falsas imputaciones de fraude a la Administración Pública (Art. 174, inc. 5° del CP) y negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública (Art. 265 CP), aparecen cuando Fariña relata que “una obra que adjudican en 100 palos en realidad vale 60”, y cuando señala que mi poderdante sería una suerte de socio oculto del ex presidente Kirchner, quien lo habría favorecido en la adjudicación de obras públicas a cambio de dinero para el financiamiento de campañas políticas y otros favores (cf. II.3.5.)”.

Famosos a testimoniar

A modo de reflexión final, el escrito presentado por Gandolfi sostiene que “la historia está repleta de sujetos dispuestos a decir lo que sea con tal de hacerse de fama o dinero, y también abundan los periodistas dispuestos a apuntalar a esos mentirosos; en rigor, el apuntalamiento es recíproco, porque cada uno tiene lo que el otro le puede dar” y que, en cualquier caso, “el daño al honor del señor Báez ya está hecho y, como a cualquier ciudadano, los tribunales le deben reconocer su derecho a perseguir al maledicente que lo ha calumniado”.

Un dato no menor, es que la demanda solicita en uno de sus puntos finales el llamado a declaración testimonial a Jorge Rial, Luis Ventura, Marina Calabró y Carlos Molinari.
Vale mencionar que el empresario patagónico presentó también una querella criminal contra Federico Elaskar. La de este último recayó en el Juzgado Correccional Nº 14. (Prensa Libre/OPI Santa Cruz)

No hay comentarios

Comments are closed.