Báez recibió un extraño aporte de 254 millones de pesos

Báez recibió un extraño aporte de 254 millones de pesos

27
1
Compartir


20/05 – 10:15 – Austral Construcciones, la nave insignia del emporio de Lázaro Báez, registró un ingreso extraordinario por más de $ 254,3 millones durante 2011, a través de un misterioso fideicomiso radicado en Uruguay y de un agente fiduciario de origen holandés por una supuesta inversión en Belice que no prosperó. Así surge del balance de la compañía correspondiente a ese año, cuya copia obtuvo La Nación. (Por Hugo Alconada Mon)

Esa inyección millonaria de fondos desde dos paraísos fiscales llegó a Austral Construcciones en el momento más indicado: le permitió mantener a flote sus números y revertir un déficit que de otro modo habría trepado hasta los $ 217,8 millones, en momentos en que gestionaba distintos préstamos del Banco Nación.

El misterioso flujo de fondos arroja nuevas sombras sobre las finanzas de la compañía del ex socio del fallecido presidente Néstor Kirchner, que se suman a los problemas ya registrados en otras de sus compañías, como Badial SA, con valijas transportadas desde Uruguay; Gotti Hermanos, con facturas truchas por más de $ 400 millones, y Epsur, Kank y Costilla, y las mismas Austral Construcciones y Gotti, que generaron reportes de operaciones sospechosas (ROS), como reveló La Nación el lunes pasado.

El aporte de $ 254.399.692 figura en el balance de Austral Construcciones del período que terminó el 31 de diciembre de 2011 y que debió presentarse ante la Inspección General de Justicia (IGJ).

Ese organismo, donde se registran todas las empresas, últimamente cerró aún más sus grifos de información (de lo que se informa por separado).

En la copia de ese balance que de todos modos obtuvo La Nación, esos $ 254,3 millones se anotaron en el rubro “otros ingresos extraordinarios”, y se le adjudicó una nota explicativa que lleva el número 17.

En esa “nota 17”, a su vez, los responsables por ese balance -el presidente de la empresa, Julio Mendoza, y el contador César Gerardo Andrés- expusieron una confusa explicación sobre el origen de esos fondos multimillonarios.

“Se encuentra registrada la indemnización recibida de J+J Holding N.V. en su carácter de Agente Fiduciario del Fideicomiso de Inversiones Transnacionales Agrupadas I 2009 (FITA I 2009), fideicomiso constituido con fecha 19 de junio de 2009 por un plazo de 30 años en la ciudad de Montevideo, República Oriental del Uruguay.”

La verificación de ese primer tramo de la “nota 17” arroja múltiples inconsistencias. La primera, que ese agente fiduciario no figura registrado en Holanda, a pesar de su denominación “N. V.”, la abreviatura para “Naamloze Vennootschap”, es decir, sociedad de responsabilidad limitada.

La segunda inconsistencia también abarca a J+J Holding y al fideicomiso FITA I 2009, que se declaró como constituido en Uruguay. Allí, de acuerdo a la legislación vigente, los agentes fiduciarios y ciertos fideicomisos deben registrarse ante el Banco Central (BCU). Ante la consulta de La Nación, desde la entidad informaron que ambos “no se encuentran registrados” bajo su órbita.

La “nota 17” detalla luego por qué J+J Holding habría pagado esa supuesta indemnización multimillonaria: “Corresponde al incumplimiento por parte del citado Fideicomiso de los compromisos asumidos respecto del Proyecto de Inversión en Chapel Island, Belice, cuya participación por parte de la empresa fuera decidida y comunicada al citado fideicomiso por nota de fecha 16 de octubre de 2009 y aprobada por acta de directorio de fecha 11 de septiembre de 2009”.

Más datos incómodos

Ese segundo tramo, sin embargo, también ofrece algunas aristas singulares. La primera, que no se consignó nada sobre ese supuesto proyecto de inversión en Belice en el balance de la propia Austral Construcciones que cerró el 31 de diciembre de 2009. Allí se alude a otro fideicomiso, Northville, al que se giró $ 22,7 millones entre 2008 y 2009, pero no menciona nada sobre Chapel Island, FITA I o J+J Holding.

A eso suma la alusión misma a Belice. En ese país de América Central -sobre la frontera sur de México- es donde se creó la empresa Teegan Inc., del hijo de Lázaro, Martín Báez.

Y por allí, también, habrían pasado decenas de millones de euros que salieron de la Argentina con destino final en Suiza.

La “nota 17” señala, luego, un “acuerdo de mediación de fecha 7 de enero 2011 que fuera incumplido por el Fideicomiso”, por lo que “se sometió el diferendo al Laudo Arbitral por ante el Instituto Argentino de Negociación Conciliación y Arbitraje (Ianca), laudo que con fecha 25 de febrero de 2011 resultó favorable a nuestra empresa en contra del citado fideicomiso y de resultas del cual se fijó una indemnización por la suma de US$ 56.350.000”.

Consultados por La Nación, desde Ianca se negaron a confirmar ese supuesto laudo, aunque dieron indicios en esa línea. Indicaron que en todos los casos se firman “convenios de confidencialidad que no pueden levantarse por razones legales y un compromiso ético”.

Cerca de Báez indicaron, por su parte, que la información requerida por La Nación era “privada y confidencial”, aún cuando todos los balances de Austral Construcciones deberían presentarse ante la IGJ.

Ante la consulta específica, voceros del empresario patagónico explicaron que ese fideicomiso “fue hecho para inversiones en áreas petroleras”, lo cual a su vez contradice el destino declarado en el propio balance.

Según precisaron a continuación, esa indemnización por $ 254,3 millones se habría destinado a la explotación petrolera en la zona de Laguna Figueroa, provincia de Santa Cruz. Eso, en la “nota 17” no se consignó.

Tampoco cómo se cobró la presunta indemnización. ¿Por valijas, como el propio Báez contó que ocurrió en Badial? ¿O por transferencia bancaria? Y en ese caso, ¿el banco receptor emitió un reporte de operación sospechosa (ROS) ante el ingreso de esa fortuna desde Belize y Uruguay? En el balance no se detalla. (La Nación/OPI Santa Cruz)

1 Comentario

Dejar una respuesta