Publicado el: 15, Nov, 2013

Chubut: Postales De Guerra y Turismo


Barco chubut
15/11 – 17:00 – Hasta cuatro cortes de ruta maravillaron primero, asombraron luego y atemorizaron después a los turistas que llegaron en el crucero “Zandaam” a la provincia. Alguien olvidó decirles que no sólo serían espectadores, sino también víctimas de la ola de furia, internas salvajes, reclamos legítimos de trabajadores sin dirigentes, ajustes de cuentas de la política la que les impedía acceder de regreso al barco.

(Rawsonline/OPI Chubut)- Antes de la Odisea del Zandaam, que “con sus 237 metros de eslora es esperado en el Muelle Comandante Luis Piedrabuena, frente al microcentro madrynense, donde tomará amarras para que los viajeros puedan tomar excursiones a los principales polos atractivos de la comarca”, según decía el anuncio oficial, anoche en Rawson una pandilla de lúmpenes cobijados en las derruidas estructuras de uno de los sindicatos del Estado, revolcó a policías, le tiró piedras y huevos al titular del gremio y terminó pecho contra pecho con efectivos policiales esta mañana en la Ruta 25.

En el microcentro madrynense, también esta mañana, turistas japoneses gatillaban decenas o cientos de veces sus cámaras fotográficas, atraídos por un espectáculo que no figuraba en sus cartillas, la quema de cubiertas sobre el asfalto clauroso del verano, con banderas tan diversas que dicen “puto”, “ladrón” o “traidor” arriba o abajo del apellido del político que a usted, estimado lector, más o menos le guste.

“Hompanera no se puede quejar. Si andaba firmando telegramas de apriete con Touriñán, es lógico que si hay trabajadores estatales cerca él no pueda andar por la calle”, le comenta al cronista uno de los justificadores del clima espeso que se vive en Chubut, donde todos parecemos serenos hasta que un día cualquiera los empujones, la intolerancia y los aires de matasiete son los modos con que nos tratamos entre nosotros, tan hermanos que éramos.

Desde hace años, hay un deterioro profundo en la calidad de la dirigencia, de toda la dirigencia, incluyendo a muchos empresarios y pseudo empresarios; otros tantos sindicalistas y pseudo sindicalistas; montones de jueces, magistrados y seudo jueces y magistrados, junto a políticos que han subido a la superficie porque ya estamos rascando el fondo de la olla, según parece.

Entonces, donde había internas muy pulseadas, democráticas, ahora hay pases de facturas, ajustes de cuentas, saldos pendientes de cuentas que no se puede decir de dónde vienen, ni para dónde van.

Por esas causas, entre otras, se pueda darle un crédito en dos días a una pesquera sospechada de casi todo y empantanar por días y días una medida similar para un municipio, evitando que se paguen los sueldos al personal, es decir a trabajadores que se verán en figurillas para juntar las monedas que paren la olla a la hora de cada comida.

En medio del humo, los cortes, los piedrazos, los disparates, se dice de todo. Por ejemplo, hay un ministro que se pregunta por qué , ayer nomás, era “Gardel” y ahora le niegan hasta que pueda entonar el arroz con leche.

Es extraño lo que sucede a partir de que los votantes se expresaran por dos veces este año en Chubut. Todos dicen haber “entendido el mensaje”, pero lo que hay y se ve son rencores, enconos y la torva sensación de que vamos, eso sí todos juntitos, hasta el borde de algún precipicio vertiginoso, todos de la mano y sin paracaídas. (Rawsonline/OPI Chubut)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video