El narcotráfico debe ser considerado crimen de lesa humanidad

El narcotráfico debe ser considerado crimen de lesa humanidad

114
18
Compartir

Derribo de aviones
15/11 – 13:15 – La situación de crecimiento exponencial de la narcocriminalidad en Argentina, es proporcional a la descomposición de las instituciones, el avance de la corrupción que atraviesa al Estado en sus diferentes niveles, se apropia del empresariado y contamina a la Justicia. El fenómeno nacional es muy fuerte pero no invencible. Existe un país narco en marcha, que ya ha pasado su estado embrionario. La cura debe ser radical y contundente. Quienes se oponen, sus motivos tendrán y no siempre son cuestiones ideológicas, en gran parte de los casos se trata de connivencia o complicidad con las redes narcocriminales.(Por: Rubén Lasagno)

El narcotráfico migra donde hay campo fértil para desarrollarse ¿Qué es un campo fértil?, un país donde sea fácil entrar y corromper a las instituciones, se pueda comprar el favor político, se controle a la policía y se corrompa a la justicia con relativa facilidad.

El colombiano Pablo Escobar Gaviria, cada vez que centraba a un funcionario policial, político de turno, juez, periodista o empresario, a quien pretendía sumar a su troupe criminal, los contactaba, les pedía “el favor” (espiar para su banda, ser “sapo”, legislar a favor del Cartel de Medellín, difundir una noticia o callar, etc) , antes de comenzar a hablar ponía sobre la mesa de negociación una suma de dinero generalmente relacionada con la investidura de la víctima o las pretensiones del sujeto, especialmente estudiado con anterioridad tras una tarea de inteligencia, en la cual sus células establecían fortalezas y debilidades para negociar con ventaja o hacer que la propuesta fuera muy tentadora para el elegido. La frase que acompañaba al maletín con dinero que se ofrecía, era: “Pablo te manda a decir, tomás la plata o una bala”. Generalmente la opción, era la plata.

Por mucho menos en Argentina, funcionarios políticos, policías, jueces y empresarios corrompen sus funciones, mucho antes de que sean amenazados de muerte. Por este motivo, en los últimos 15 años hemos asistido a un crecimiento exponencial del narcotráfico en el país.

Argentina tiene grandes lunares económicos a los largo de su historia. Finanzas fluctuantes, planes económicos desastrosos, devaluaciones permanentes, alto costo de vida, índices de inflación exorbitantes, todo ello combinado con una legislación que no se aplica o se aplica mal, en materia de compra de tierras y bienes por parte de extranjeros, incumplimiento de la ley de lavado de activos, fronteras absolutamente permeables, actividad muy fuerte de contrabando de las más variadas mercaderías, cada tanto la implementación de leyes de blanqueo, crecientes índices de pobreza y una incontrolable frontera de 10 mil kilómetros sobre montaña, con una línea costera de más de 4.000kms y puertos chicos y grandes, absolutamente descontrolados en toda la costa atlántica.

Por este motivo y cientos más que podríamos mencionar, Argentina es el país-paraíso del narcotráfico. Si a esto le ponemos la falta de políticas en materia de seguridad, la ineficiencia o impericia política de gobiernos que llegan con funcionarios improvisados, donde prevalece el amiguismo a la eficiencia y el profesionalismo, la mesa está servida para que se cimiente y fomente el delito que más desestructura y desintegra a la sociedad: el narcotráfico.

Hay que tener en cuenta que los países que sufren la narocriminalidad, alientan la salida de los cárteles e inclusive hacen acuerdos por el cual los gobiernos “limpian” de antecedentes desfavorables a los narcos, para permitirles migrar hacia otros lugares del mundo. Excepto aquellos que están marcados por Interpol o buscados por la DEA, a quienes también gobiernos como los de Colombia, México y Bolivia les dan salvoconductos para salir de sus fronteras, el resto ingresan con muchísima palta en Argentina, realizan fuertes inversiones y (generalmente) comienzan a vivir una vida de ostentación, con gran tranquilidad e impunidad asegurada, pues hoy se considera a nuestro país, un “paraíso narco”, por la facilidad que hay para asentarse y la tranquilidad que pueden comprar.

Legislación especial

Indudablemente, a mi modo de ver, el delito de tráfico, producción y venta de estupefacientes, debiera ser catalogado como delito “de lesa humanidad”, teniendo en cuenta que esta definición abarca a cualquiera de los actos criminales, siguientes, cuando se cometan como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil, según el Artículo 7 del Estatuto de la Corte Penal Internacional, donde se lo puede encuadrar perfectamente al narcotráfico, en los item a) Asesinato b) Esclavitud i) Desaparición forzada de personas y fundamentalmente el K) Otros actos inhumanos de carácter similar que causen intencionalmente grandes sufrimientos o atenten gravemente contra la integridad física o la salud mental o física.

El narcotráfico, teniendo en cuenta el objetivo que tiene, que es el destruir a la sociedad como conjunto, ataca a los jóvenes, principalmente y es de ramificación universal (está en todos los países del mundo), debiera ser considerado crimen de Lesa Humanidad, lo que haría imprescriptible al delito y además, le permitiría a los países individualmente y a la comunidad internacional en su conjunto, adoptar una legislación especial para castigo específico de los delincuentes, asociarlos a penas extraordinarias y hasta recluirlos en lugares de máxima seguridad y especialmente dedicados a este tipo de crimen, tal como se los trata en EEUU, donde la dureza y la desconexión con el mundo exterior es total y en la mayoría de los casos, cuando se trata de los “capos”, eterna.

Hoy se está hablando de la “ley de derribo” como un fantasma de genocidio masivo, como si aplicar esta ley significara masacrar indiscriminadamente a todo lo que vuele por los cielos argentinos. Nada más alejado de la realidad. Este mecanismo de “último recurso” es una herramienta, pero no la única ni la más importante, que más adelante voy a explicar.

La ley de derribo, es precedida y complementada por acciones tendientes a prevenir el ingreso de la droga a un país. Y cuando las acciones políticas de los legisladores, que debieran abocarse más a estas actividades y menos al partidismo, logra desarrollar una base legal firme y diferenciada, con penas importantes y un régimen especial para tratar un crimen de Lesa Humanidad, comenzará a activarse el aparato disuasivo natural, que ya hará menos atractivo a la Argentina como destino de los grandes narcos y si a esto le sumamos una tarea concreta de detección y persecución, seguido por juzgamiento y cárcel, la “ley de derribos”, prácticamente, no será necesario aplicarla en su espíritu literal; se transformará en una herramienta más de disuasión y eventualmente, de acción, contra quienes pretendan desconocer la seriedad de la amenaza.

Resumen de acciones y penas

Una política contra la narcocriminalidad debe contar entre otros planes, con un país regionalizado, una radarización adecuada y entrelazada y coordinada, grupos de elite altamente entrenados para acciones de combate en zona de fronteras, destacamentos móviles y fijos de efectivos equipados con última tecnologías, helicópteros de última generación y debe contar con el apoyo aéreo de máquinas subsónicas y supersónicas de alta performance para el cumplimiento de estas misiones y helicópteros de desplazamiento rápidos y artillados.

Las Fuerzas deben sectorizarse y en las fronteras propiamente dichas, ubicarse Gendarmería Nacional; el segundo anillo (entre las fronteras y los centros urbanos) lo deberá cumplir una Fuerza alternativa que puede ser el propio Ejército y la Fuerza Aérea (o una conjunción de ambas), al cual debieran habilitarlos (por un periodo determinado) para tareas de control vehicular y de rutas y en los centros urbanos la policía Federal, combinadas con las policías provinciales y municipales, coordinadas, con la SI (Ex SIDE) en tareas de Inteligencia dirigidas y supervisadas por jueces federales probos y capaces.

Con un cronograma de acción coordinada de todas las Fuerza y la actividad de Gendarmería, puntualmente concentrada en áreas de fronteras, como de PNA afianzada en la costa marítima con férreo control de puerto y patrullaje las 24 horas, se reduciría en menos de un año, un 50% o más del acceso narco al país. Lo que ya está instalado adentro, deberá combatirse con Inteligencia y jueces decididos a dar batalla frontal a las drogas, aplicando penas duras y evitando las excarcelaciones.

Toda legislación al respecto deberá considerar penas de acuerdo al grado de responsabilidad en la cadena de complicidad, pero partiendo de una condena mínima de (por ejemplo) 10 o 15 años para un diller (el que la vende al menudeo) y de allí en más aumentada en múltiplos, lo cual hace que a cualquier condenado por este delito, se le haga materialmente imposible salir de la cárcel, aún cuando se le apliquen todas cláusulas morigeradoras de penas como buen comportamiento, estudios, dos por uno y cuantos conceptos haya o aparezcan en el futuro, con leyes “blandas” o que argumentando respeto a los “derechos humanos” del criminal narcotraficante, busque en realidad, devolverlo a las calles.

En EEUU hay presos que tienen condenas de 400 años y más. Estas condenas (algunas por sumatoria de delitos), en realidad, buscan que aún aplicando todos los atenuantes considerados en la Constitución o en leyes actuales y futuras, al delincuente se le haga demasiado corta la vida para, inclusive, salir de allí con el mínimo de condena cumplido que pueden ser 100 o 120 años.

El otro gran paso es aprobar una ley de extradición, que permita remitir en forma inmediata a los capos narcos a las cárceles de los países que soliciten su captura, especialmente si se trata de EEUU, países europeos o asiáticos. Este mecanismo es el más temido por los jefes de los cárteles, ya que implica, además de enfrentarse a la brutalidad de esos regímenes carcelarios para este execrable delito, la salida del territorio donde tienen sus intereses, su personal y las redes de corrupción aceitada, lo que les asegura – de alguna manera – cierta presencia y manejo del poder a través de la corrupción carcelaria y los contactos extramuros.

Tal es el grado de importancia de la extradición para los narcos, que Pablo Escobar fundó su bestial guerra contra la sociedad colombiana y el sector político de aquellas décadas (80 y 90) para impedir que el presidente de su país firmara acuerdo de extradición con Estados Unidos.

Ley de “último recurso”

Finalmente y para demistificar el mensaje equivocado que han enviado algunos interesados en que no se aplique la “ley de derribo”, digamos que la misma se construye a partir de un procedimiento protocolizado, que contiene no menos de 10 estadíos (o pasos previos), donde se incluyen: identificación y procedencia de la máquina (matrícula, propietario, nacionalidad etc), si la misma tiene pedido de captura (robada) o figura siniestrada (oficialmente fuera de circulación), alertas tempranas hacia el avión hostil, comunicaciones de distintas índoles (torre-avioneta/-controlador-avioneta/radares-avioneta), en varios idiomas y por diferentes medios con la máquina observada, se le facilitan al piloto varias opciones de aterrizaje (pistas alternativas y aeropuertos más cercanos), se le pone en conocimiento previo las leyes que está infringiendo y/o se lo invita a abandonar el espacio aéreo nacional.

Una vez agotadas estas advertencias y si (y solo si) el piloto hace silencio de radio, conserva un rumbo predeterminado del que no se aparta en ningún momento, baja la altura de vuelo (necesario para tirar bultos con drogas sobre campos, bosques o selvas), se aproxima a núcleos poblados (refugio donde estos aviadores buscan evitar el derribo), no advierte las señales visuales que se le presentan, otra maniobra que puede adoptar el piloto oficial es “pegarse” a la máquina perseguida y obligarla a que agote su combustible y si aún así, ensaya escapes para evadir el control, en ese caso y solo con la autorización previa del presidente, el avión ordenador tendrá luz verde para el derribo, pero aún así seguirá la siguiente rutina: primero: le avisa tres veces que disparará. Si no recibe respuesta, dispara una ráfaga de advertencia (por delante de la máquina desconocida), generalmente como se trata de máquinas livianas (avionetas o aviones lentos) los cazas usan sus cañones de 20 mm con munición trazante; luego, vuelven a intimarlo una vez más y esperan la reacción. Si esta no existe, el algunos casos, por decisión del piloto controlante, le suelen disparar algunos tiros a la parte neutra del fuselaje (entre la cola y la cabina) y si persiste la evasión o el desconocimiento de la advertencia, el controlante dispara directamente sobre los motores y/o (según la máquina) un misil aire-aire destruye completamente al avión, independientemente del porte que tenga.

Como se verá, no es un mecanismo inmediato y sin protocolizar, ni es una decisión acalorada de un piloto que una mañana se levanta con ganas de derribar todo lo que vuele delante del él. Se podrá estar o no de acuerdo con esta metodología, pero así como en un control de rutas se detiene un vehículo y se lo revisa, en el aire existen mecanismo previos más limitados para ejercer el control y se depende, exclusivamente, de la buena voluntad del piloto observado, para que la tarea pueda ser llevada a cabo sin inconvenientes o bien utilizando el último recurso, que es el abatimiento de la máquina.

No obstante y a pesar de la dureza con que se han descrito estos mecanismos de detección, combate y castigo de la narcocriminalidad, el poder que tienen estos delincuentes y el grado de infiltración que logran, hace que la lucha se entable sin cuartel y 24 horas al día. No puede haber tregua, porque las ramificaciones del tráfico de drogas muta, se esparce, se mimetiza, corroe y desgasta.

El principal objetivo de la política anti-narcótico, es promover a nivel mundial que Argentina dejo de ser un país seguro para los patrones de la droga. Probablemente no se vaya a erradicar totalmente el flagelo, pero, cuando los cárteles entiendan y comprendan que es difícil entrar y que una vez adentro es difícil salir, solos y sin estridencias, abandonarán esta meta y migrarán hacia otras latitudes.

Para todo esto que hemos resumido de forma irrespetuosa, se necesita: voluntad política, decisión judicial, honestidad profesional y verdaderas ganas de terminar con el narcotráfico. Un operativo como el descrito implica una disponibilidad de fondos más o menos de unos 3 mil millones de dólares. Si el gobierno eliminara focos de corrupción política como fútbol para todos, los inconmensurables gastos de propaganda oficial y algunos sobreprecios (ni siquiera todos) en los que incurre la administración central, podría costear mañana mismo un operativo de estas características y aún mucho más ambicioso.

La pregunta que debemos hacernos es ¿Quiere el gobierno, los jueces y los legisladores, cambiar este paradigma y encaminar al país hacia un territorio libre de narcocriminalidad?. (Agencia OPI Santa Cruz)

18 Comentarios

  1. TODO ESTO DEL NARCOTRAFICO,YA ESTABA BATICINADO,PERO LOS AMBICIOSOS Y FALTA DE DESHUMANIDAD NO PRESTARO ATENCION,CUANDO MUCHA GENTE ,INCLUSO CHARLAS INTERNACIONALES A LAS QUE HE ESCUCHADO ,DECIAN QUE LOS PAISES EUROPEOS,NORTE AMERICA Y MAS ESTABAN TRATANDO DE SEMBRAR EN TODA AMERICA DEL SUR LA DROGA,ARMAS Y TODO LO QUE GENERARA CAOS PARA ELLOS APROVECHAR ESA OPORTUNIDAD Y ADUEÑARSE DE TODO ,COMO EMPIEZAN? DESUNIENDO Y DESTRUYENDO FLIAS ENTERAS CON ALCHOL,DROGAS,ARMAS,MIREN LOS MAS INTELIGENTES Y PROFECIONALES COMO ESTA TODA AMERICA DEL SUR Y VEAN SI NO ES CIERTO,Y ARGENTINA QUE ERA LA QUE LA FLIA PREDOMINABA EN GENERAL HOY CUANTAS HAY,LA MAYORIA DE LA JUVENTUD ATOLONDRADA,SIN PENSAR EN SU FUTURO,CON CEREBROS LAVADOS O MUERTOS POR LA DROGA, POR ESTOS DESGRACIADOS,TRATEMOS POR FAVOR DE PENSAR MENOS EN LOS BOLSILLOS Y SALVEMONOS,SON NUESTROS HIJOS,NIETOS Y LAS PADRES DESTROZADOS POR ESTA SITUACION

  2. ya que van a modificar la legislación podrian poner tambien como “crimen de lesa humanidad” tambien a los actos de corrupción de los funcionarios “NACIONALES, PROVINCIALES Y MUNICIPALES” así por lo menos alguno se asusta un poco y roban menos.

  3. Felicito al autor. Es el artículo mas criterios que he leído sobre este tema que hoy está en boca de todos pero nadie aporta una simple idea. Quiero destacar que nuestro gobernador Daniel Scioli salió a hablar porque se le vino la noche. No ha hecho nada en todos estos años es una vergüenza, vivimos entre los narcos y los asesinos.
    Excelente artículo. muy claro

  4. GRANDE EL ARTICULO CHE!!!!! YO CREO QUE EL QUE HIZO LA NOTA TIENE QUE IR DE MINISTRO PORQUE LOS QUE ESTAN NO SABEN NINUN CARAJO DE ESTO BBBBBRRRRRRRRRRR EN QUE MANOS ESTAAAAMOSSSSSSSS

  5. Muy lindas y auspiciosas, las autoridades, que “rapidamente”, salieron y pusieron el grito en el cielo-con el tema Narcos & asociados…, ahora hay que ver si cumplen algo, yo en lo personal no creo que vayan a votar o promulgar una ley, para “BAJAR” sus propios aviones, o los avioncitos de algun Socio.

    Aca como de costumbre la manija la tienen los que Gobiernan- , el gran problema, es que por ejemplo- la capaña de la presidenTE* se financio- con Moneda del polvo de angel-, de Conocidos Carteles de MEXICO.., POR ESO MURIERON, LOS TRES VIVILLOS, SFORZA-& Co, nadie que dependa-$$= o este enviciado por esa mugre, va, a conspirar , con leyes que atenten-contra su puto vicio y Bol$illo./ aparte si los KKK, desde abal medina a maximo, sean consumidores- Obvio, y la exitosa mire’ para otro lado, uno por hijo , y el otro por recomendacion de Slim…, nunca se va a Acabar….

  6. Asi como OPI publico la nota que ivolucra a los Zacarias , muchos buenos vecinos ya han pasado por varias Comisarias y hasta en el Juzgado de Instruccion Penal 1 de Rio Gallegos a hacer denuncias en contra de dealers de Gallegos ..y ??????? Que saquen una ley los pibes de la Legislatura para que obliguen a la Justicia a difundir el numero de causas que reciben condenas por narcotrafico … Ojo que la Justicia Provincial tambien es competente , no le echen la culpa a la Justicia Federal …

  7. TAL CUAL APOYO LA MOCION DEL QUE DIJO QUE SE CANDIDATEARA PARA MINISTRO DE SEGURIDAD DE LA NACION. LOS LADRONES QUE ESTAN Y ESTUVIERON NO SABEN NADA. ESTMOS EN UN PAIS QUE ES TODA U NA GRAN COCINA DONDE NOS COCINAN A TODOS TODOS LOS DIAS BBBAAAH

  8. totalmente de acuerdo que el narcotrafico sea declarado crimen de lesa humanidad..como tambien estoy de acuerdo que las grandes estafas al estado sean calificadas de la con la misma pena.tal es el caso.de la estafa a los jubilados por la administracion de las A.F.J.P. y el el robo de los bienes de PAPEL PRENSA..estamos de acuerdo todos??

  9. Por favor, se esta pensando en la ley derribo, me parece que estan equivocados , si no tenemos presupuesto para participar ni para los ejercicios militares con otros paises, menos van a tener para misiles aire-aire. Acuerdense que esta gente no son ningunos improvisados que podemos salir derribados . Me parece que la radarizacion seria mas viable , de esta manera se estaria bajo control los despegues y arribos , en este ultimo lugar realizar los cercos inteligentes para apresarlos

  10. QUE ENTREN EN LOS COMPRENDIDOS COMO DELITO DE LESA HUMANIDAD, AQUELLOS POLITICOS VENDEPATRIAS QUE HACEN NEGOCIOS CON LOS NARCOS, HACIENDO DESPROTEGER LAS FRONTERAS POR DONDE ENTRA LA DROGA A DIESTRA Y SINIESTRA.

Dejar una respuesta