Publicado el: 19, Nov, 2013

Buzzi en reversa con el tema minero; de impulsor a detractor para frenar antipatías


El Gobernador de Chubut Martín Buzzi junto a Cristina Kirchner - Foto archivo: web
19/11 – 11:30 – Desde este espacio, y a partir del mismo momento en que asumió Martín Buzzi, dijimos que la ofensiva minera desatada en Chubut, le iba a traer consecuencias electoralmente nefastas al gobierno, por cuanto, esta provincia, es básicamente antimegaminera. La política lobbysta del gobernador a favor de las empresas y del gobierno nacional siguió y el último 27 de octubre, se conoció el resultado en las urnas. Ahora, Buzzi pone reversa y ensaya una autocrítica, pero ya nadie le cree. (Por: Giuliano Ventura para OPI Chubut)

Finalmente, en forma clara y textual, el gobernador de la provincia, Martín Buzzi, reconoció que “la minería no cuenta con licencia social en Chubut” y por ese motivo, reivindicó la necesidad de apartarse de políticas que incentiven al sector minero y recalcó que la minería “no está en la agenda de su gobierno”.

Esta confesión de Buzzi y el giro de 180 grados en la cuestión minera, es la muestra más concreta de que todos nuestros pronósticos en materia política, luego de su ajustado triunfo ante Mario das Neves en el 2011, eran acertados.

Desde este espacio vivimos diciendo una y otra vez que era antisocial y antipolítico para un gobierno provincial recién asumido y además, por un margen muy pequeño de diferencia, blandir impunemente la confiscación del medioambiente que tanto cuida la población chubutense, a través del desarrollo megaminero nada menos que en una de las regiones donde nació el famoso “No a la mina”, con movimiento de vecinos autoconvocados en Esquel, que ante la política desarrollista de la minería, por parte de Buzzi, logró que se instalara en todo Chubut y llegara hasta la costa, con realización de piquetes, marchas en Rawson, en Comodoro y manifestaciones públicas de todo tipo, incluso algunas que terminaron con represión.

Sin embargo, el gobierno siguió en la suya y respondiendo a órdenes del Estado nacional, persistió, tratando de suprimir leyes que impedían el uso de cianuro, uno de los escollos más férreos, que impedían el desarrollo minero en esta parte de la Patagonia.

La resistencia social era evidente, pero Buzzi, impulsado por la soberbia del poder y el respaldo de un gobierno nacional que impone sin miramientos, siguió adelante desconociendo su propia sociedad y la sensibilidad que tiene un tema como éste, en un puñado de habitantes, que en total, no conforman ni siquiera una barriada de Buenos Aires. La lectura política fue absolutamente errónea.

A pesar de que el gobernador dijo públicamente que no fue el tema minero, uno de los factores que lo contradijo en las urnas, esta acción puntual de anunciar que saca de su agenda política el tema minero, es una ratificación de que todo lo expresado aquí, era absolutamente acertado y que las fuentes consultadas para elaborar la prognosis fueron exactas al momento de elaborar el análisis.

Se hace indisimulable para Buzzi, de que la minería ha sido (y es) uno de los principales temas que lo llevó a sufrir una derrota incontrastable en las urnas en el mes de octubre, con irremediable impacto en el 2015, que le encargó al propio subsecretario de Medios y Comunicación Pública de la Provincia, Sergio Fernández Novoa, que se encargue de propalar en todos los rincones de Chubut que “la minería no forma parte de la agenda del gobierno provincial”.

“La línea política de este Gobierno la marca claramente el gobernador Martín Buzzi. Y, en este sentido, la minería no es una cuestión que forme parte de los temas a desarrollar en el futuro próximo”, dijo el funcionario y agregó “no está en los planes el financiamiento de ninguna cuestión relacionada a la minería” agregando que “la minería no está en la agenda, por cuanto la licencia social no está dada. No hay razón objetiva para pensar en financiar la actividad”.

Para blindarse de críticas y posible enojos internos de funcionarios políticos que nunca estuvieron de acuerdo dentro de su gobierno, de seguir en esta línea lobbysta a favor de la minería y que en más de una oportunidad le hicieron saber a Buzzi, el costo político que ello le acarrearía, Novoa aclaró “La decisión del gobernador es esta, y todo aquello que no esté en sintonía con esa línea política forma parte de opiniones y puntos de vista de funcionarios, pero no expresan de ninguna manera la voluntad actual del Gobierno Provincial en relación con esta cuestión”.

Lamentablemente para Buzzi, el daño autoinfligido está hecho. Hoy, dentro de su administración existen sectores muy descontentos con esta ofensiva innecesariamente agresiva que marcó el gobierno en relación con este tema y muchos no le perdonan la orden que impartió a su gabinete y a los diputados, de llevar el tema minero a cada rincón de Chubut para convencer “hasta al último indio” (SIC de un Ministro) de que aquí “hay que desarrollar la minería porque sino nos hundimos”. Ahora, esos mismos, ven como cambia el mensaje y piensan cómo encararán las promesas que hicieron y los proyectos que difundieron en virtud de las directivas impartidas por Buzzi.

El mal está hecho y el porcentaje de votos impensado que recogió Mario Das Neves, significa que los sectores que inicialmente lo habían apoyado a Buzzi, en octubre lo castigaron y es muy probable que todo lo que haga de aquí en más para revertir el daño ocasionado a su política social, no alcance para detener el derrumbe del FPV en Chubut en el 2015. (Agencia OPI Chubut)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. capipe dice:

    Estaba a favor de la megaminería, mando a cagar a palos a los que se manifestaran en contra, quiso coimear a diestra y siniestra,les prometió la “licencia social”al Gobierno nacional ya a la empresas minera….¿Y ahora? Los indios estan empomando las astas de las lanzas con plumas y brea….

Publicidad

OPI Video