Publicado el: 6, Ene, 2014

Axel Kicillof duplicó la cantidad de funcionarios propios y va por el control de Anses y AFIP


El Ministro de Economia de la Nación Axel Kicillof - Foto: Prensa
06/01 – 11:40 – El ministro de Economía quiere sumar poder: en Hacienda cubrió numerosos puestos con gente de su confianza y apunta a lo mismo en los entes de recaudación y seguridad social. Las distribuidoras de energía también están en su mira. Por: Carlos Arbía Desde el Ministerio de Economía

Parte de la gestión de Axel Kicillof en los próximos días estará centrada en cubrir puestos en el Palacio de Hacienda y en otros organismos del Estado (por ahora vacantes), para acrecentar el poder que ganó desde que quedó al frente del Ministerio de Economía, el 20 de noviembre del año pasado.

Un funcionario de Gobierno que sigue muy de cerca los movimientos de Kicillof comentó entre sus colaboradores que “desde que asumió en su nuevo puesto, Axel pasó de tener 70 a 140 funcionarios en áreas claves, en particular en las relacionadas con la política económica”.

Dirigentes políticos y empresarios creen que, en el intento de radicalizar el modelo, Kicillof seguirá sumando poder y más cajas de recaudación: aseguran que apunta a las distribuidoras de energía eléctrica (Edenor y Edesur) y a organismos como la ANSES y la AFIP.

En el caso del ente de seguridad social trascendió que hay una fuerte interna entre Kicillof y el Director Ejecutivo del organismo, el economista Diego Bossio, por el manejo del plan de viviendas. La pelea es por unos 300.000 millones de pesos que tiene la Anses en activos financieros depositados en el Fondo de Garantía y Sustentabilidad (FGS).

En tanto, en la AFIP, luego del mal momento de Ricardo Echegaray con su accidentado viaje a Brasil, aumentaron los rumores sobre un cambio de mando. En diciembre, el tándem Kicillof – Capitanich le sacó al actual titular del ente el manejo de la Dirección Nacional de Aduanas al nombrar allí como directora a la ex interventora del Indec, Beatriz Paglieri, quien reemplazó a María Siomara Ayeran, una funcionaria de la total confianza de Echegaray. El ente recaudará este año una suma cercana al billón de pesos.

Kicillof comenzó a sumar poder en abril de 2012, luego de la estatización de YPF y con la aprobación de la “Ley de Soberanía Hicrocarburífera”, que le otorgó plenos poderes para manejar la política energética.

Prueba de ello es que el funcionario ha logrado nombrar en el Estado a muchos de sus compañeros del Colegio Nacional Buenos Aires, de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA y del Centro de Estudios Para el Desarrollo Argentino (CENDA) que fundó en 2006 junto a sus amigos Augusto Costa y Cecilia Nahón; el consejo de redacción estaba constituido por los economistas Nicolás Arceo, Mariana González y Javier Rodríguez, a quienes Kicillof designó en puestos claves en el Gobierno, junto a un grupo de economistas cuyas edades van de los 32 a los 42 años.

El ministro prácticamente copó el Ministerio de Economía, el Banco Central, el Banco Nación, la Casa de la Moneda, las empresas de energía del Estado como YPF, CAMMESA y ENARSA y nombró a mucha gente en los directorios de empresas privadas y bancos donde la Anses tiene participación accionaria. Además figura como director por el Estado de las empresas que más facturan en la Argentina como YPF y Siderar, del Grupo Techint.

Kicillof y La Cámpora ya controlan la caja de varias empresas del Estado: en YPF nombró al economista Nicolás Arceo, quien es director y monitorea el área de finanzas de la compañía para controlar los movimientos del CEO Miguel Galuccio y su CFO, el ex Merrill Lynch Daniel González.

El ingeniero entrerriano es considerado por Kicillof como uno de los funcionarios más brillantes del gobierno nacional. Por eso no se debe descartar que en el futuro Galuccio conduzca una especie de ministerio de Energía y Minas -ideado por Kicillof- muy similar al de Brasil, que controla toda la política energética y también la minera. Esta sería también una forma de sacarle más funciones al Ministerio de Planificación Federal.

En CAMMESA (Cámara del Mercado Mayorista Eléctrico), Kicillof nombró al joven abogado camporista Juan Manuel Abud; en ENARSA, a Juan José Carbajales, otro abogado de la agrupación kirchnerista; en el Banco Nación designó en el directorio a la camporista Cecilia Fernández Bugna; en tanto que en la Casa de la Moneda colocó a Esteban Kiper como vicepresidente.

En tanto, en el Ministerio de Economía (Mecon) nombró como viceministro al joven Emanuel Álvarez Aguis y como subsecretaria de Mejora de la Competitividad a Mariana González; como secretario de Finanzas designó al ex director del BCRA, Pablo López, que fue alumno de Kicillof en su cátedra de la UBA.

El que hasta el momento mantuvo su puesto y no pertenece a La Cámpora es el secretario de Hacienda, el ex cavallista Juan Carlos Pezoa, encargado de seguir la recaudación y los gastos a nivel nacional.

El ministro de Economía aún debe cubrir puestos claves en la subsecretaría de Financiamiento y en la Dirección de Crédito Público. La gran duda es qué ocurrirá con la Unidad de Reestructuración de Deuda a cargo del ex ministro y ahora embajador en el Comunidad Europea Hernán Lorenzino, porque la misma todavía no tiene presupuesto asignado.

En el Banco Central de la República Argentina, Kicillof nombró a Germán Feldman para ocupar una de las diez sillas en el directorio. Sin embargo su intención es designar a otro director, ya que con los nuevos nombramientos todavía falta cubrir un puesto.

El titular de la cartera de Hacienda ya les aclaró a las nuevas autoridades del BCRA que en la medida que lo crea necesario asistirá a las reuniones del directorio, como lo hacía en los tiempos de Mercedes Marcó del Pont.

Desde que asumió como ministro, el poder de Kicillof se extendió a la secretaría de Comercio Interior y Exterior, donde colocó a su amigo Augusto Costa en lugar de Guillermo Moreno. En el Ministerio de Agricultura ubicó como secretario de Emergencia Agropecuaria al economista camporista Javier Rodríguez (experto en temas del campo y a favor de la desojización), con la intención de que monitoree al ministro Carlos Casamiquela; en esta función, el hombre de confianza de Kicillof maneja una caja $500 millones. (Infobae)

Dejar un comentario



Mostrando 2 Comentarios
Publica tu comentario
  1. =Zingaro= dice:

    =¿que hace un Maoista- leninista, manejando , practicamente- la vida de todo un pais, desde una fuerza que se dice” peronista”…//*

    ¿ que hace un LADRON como boudu-,queadandose con el sistema informatico futuro de ARBA?…

    ¿QUE HACEMOS, con delincuentes seriales- como echegaray, que no conforme con avasallarnos a todos los GILES que laburamos, nos amenaza con una ley de “pongui-pongui”, a todo argentino que posea de Ranchito a tapera, siguiendo por los ya famosos bienes “personales”…, mientras a la exitosa le esconden los patines, para que no vuelva a travesiar”, y se termine de quebarar el CEREBRITO…
    Pobres Argentinos en manos de *LADRONES SERIALES”.., nO VALEN UNA PUTEADA, pero roban para 10 generaciones.

    • Mare dice:

      Los llamados peronistas nacionales y populares vienen saqueando el país hace unos cuantos años,lamentablemente y la gente los sigue votando….no tendremos el gobierno que merecemos? mas vale que en el 2015 pensemos bien quién es honesto y puede limpiar con la justicia a toda esta manga de vivillos que destruyeron y siguen destruyendo este hermoso país

Publicidad

OPI Video