Ante el silencio del Gobierno, se endurecen los docentes

Ante el silencio del Gobierno, se endurecen los docentes

70
0
Compartir

Aulas vacias. Medidas de fuerza de ADOSAC, amenazan nuevamente las clases en Santa Cruz.
17/02 – 09:40 – A dos semanas del arranque de clases en casi todo el país, los sindicatos esperan el llamado de la Casa Rosada. Piden cobrar el aumento en el primer semestre y una revisión si se dispara la inflación.

A apenas 16 días del comienzo de clases en la enorme mayoría de las jurisdicciones escolares del país, la administración de Cristina Kirchner se llamó a un insólito silencio en la paritaria nacional de los docentes. Los gremios esperaron en vano toda la semana pasada que se los volviera a llamar para discutir su suba salarial. Anoche, tampoco tenían señal alguna de cuándo se los podría convocar. “Tienen que llamarnos sí o sí a comienzos de esta semana, más tiempo no queda”, explicó a Clarín Stella Maldonado, secretaria general de CTERA.

Ante la falta de señales de la Casa Rosada, los gremios empezaron a endurecer sus posiciones y a prepararse para ir al paro. El Comité Ejecutivo de CTERA, el gremio que nuclea a más maestros del país, acaba de declararse en estado de “sesión permanente”. Como no está facultada para convocar a medidas de fuerza en caso de que la paritaria fracase, la conducción del sindicato realizaría la semana próxima un congreso de delegados de todo el país.

Unión Docentes Argentinos (UDA), otro de los gremios que participa de la paritaria nacional, ya convocó a un congreso de delegados para el próximo viernes en la Ciudad de Buenos Aires. Lo mismo hizo el gremio de los docentes privados (SADOP), que convocó a un congreso nacional para el martes 25. AMET, el sindicato de los docentes de escuelas técnicas, también realizará su congreso en los próximos días.

Lo que se discutirá en esos congresos es básicamente si se acepta o no la propuesta salarial del Gobierno (en caso de que la haya) y si es inicia, o no, el ciclo lectivo 2014 en las 24 jurisdicciones educativas. Stella Maldonado, de CTERA, informó ayer que hasta ahora en ninguna provincia se decidió no comenzar las clases.

Es que en todos los distritos están a la espera de lo que se resuelva en la paritaria federal, que fija el incremento para el maestro de grado inicial de grado sin antigüedad. El porcentaje de suba que se aplica en ese piso salarial es replicado habitualmente por las provincias.

El viernes 7, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el ministro de Economía, Alex Kicillof, le ofrecieron a los gremios docentes una suba del 23,5% en tres tramos y les pidieron que el acuerdo fuera por lo menos por un año.

Los sindicatos rechazaron la propuesta, a la que calificaron de “inaceptable”. Si se considera que el mínimo de los maestros es de $3.416, lo que les propuso la Casa Rosada fue un aumento de $ 802 para los próximos 12 meses.

Aunque se niegan a revelar qué porcentaje de suba pretenden, en CTERA ya adelantaron que podrían estar dispuestos a firmar por un año como pretende el Gobierno. Eso sí, pusieron algunas condiciones: “El aumento debería regir desde el 1° de febrero, toda la suba debería aplicarse en el primer semestre y debería haber una cláusula que permita monitorear más adelante si la inflación superó, o no, la suba acordada”, detalló a Clarín Stella Maldonado.

La paritaria docente se vence a fines de febrero y entra en vigencia el 1° de marzo, con lo que CTERA pretende empezar a cobrar la suba desde un mes antes.

Los gremios docentes nucleados en la CGT oficialista venían reclamando que el sueldo inicial de un maestro suba de los actuales $3.416 a $5.500, es decir un incremento del 61%, y que el acuerdo sea por sólo seis meses. El Gobierno ya les rechazó ambos pedidos.

La posición de esos sindicatos tampoco es inflexible. “Vamos a trabajar para que haya acuerdo”, apuntó Sergio Romero, secretario general de UDA. “ Queremos que haya acuerdo porque queremos preservar la institucionalidad de la paritaria”, agregó.

El fantasma entre los gremios es que el Gobierno, por tercer año consecutivo, vuelva a fijar la suba salarial de los docentes por decreto. Por eso, los sindicatos docentes alineados en la CGT que lidera Antonio Caló también estarían dispuestos a bajar sus pretensiones. “Si mejoran un poco la oferta de 23,5% y permiten reabrir la paritaria más adelante con alguna cláusula de monitoreo podríamos llegar a algún acuerdo”, confió un sindicalista.

Por la cantidad de trabajadores a los que beneficia, la paritaria de los maestros es la más grande. Hay en todo el país 954.000 docentes. Un gremio clave como la UOM tiene cuatro veces menos afiliados.

Por eso, y por ser la primera de importancia del año, la Casa Rosada se juega a fijar en esta negociación la pauta salarial de 2014 para todos los gremios. (Clarín)

No hay comentarios

Dejar una respuesta