Publicado el: 21, Mar, 2014

Perdonar es humano, olvidar es cómodo y poco divino


La Diputada del FPVS Stella García - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
21/03 – 12:30 – El reciente hecho ocurrido con motivo de la conmemoración del año del estado Papal de Francisco/Bergoglio, la propuesta de parte de una diputada K y las declaraciones posteriores del Obispo de Río Gallegos, han motivado algunas reflexiones sobre esto de perdonar, que es muy altruista y lo cómodo que resulta, a veces, obviar ciertos sermones (ya que estamos en el ámbito eclesiástico) a las ovejas descarriadas del rebaño oficialista. (Por: Rubén Lasagno)

La diputada provincial Stella García, quien propuso el homenaje al Papa Francisco, después de haberlo denigrado públicamente hace 2 años, encendió una duda sobre cómo actuaría el Obispo ante tamaño desplante y quedó claro que Mons Miguel Ángel D`Aníbale, más allá del bien y del mal, decidió (como él dijo) mirar para adelante y no caer en el prejuzgamiento, porque entiende que si el Papa le perdonó a Néstor y a Cristina, los ataques innobles que le hicieron siendo Cardenal, no encuentra razón para no tomar la misma actitud con sus congéneres locales y porque, además, encuentra que esa en la única manera de construir.

Como Obispo, primero y como ciudadano después, lo respetamos y le reconocemos a Monseñor D`Anibale, todo el derecho de hacer su justa interpretación de los hechos y aplicar el temperamento que crea necesario, pero como parte de una sociedad cansada de los hipócritas y acomodaticios que se amoldan a las circunstancias políticas y al devenir del interés social por sus acciones, por miedo a perder votos o para no dejar escapar alguna posibilidad en las próximas urnas, reaccionamos distinto y vemos que, también, tanto perdón y disculpas concedidas, oculta una cómoda posición social y política que lo exime al prelado de comprometerse más allá de su investidura.

Si no pesa que el matrimonio presidencial haya ninguneado a Bergoglio, haya cambiado el hábito por el Tedeum en la Catedral, si no pesa haberle colgado el sayo de colaboracionista con la dictadura, haber tenido una posición displicente ante su nombramiento, no haberlo reconocido plenamente durante días, hasta que tuvieron que postrarse ante el hecho de-facto; si no pesa que personajes absolutamente despreciables como Hebbe de Bonafini hayan cagado (literalmente) en el altar de la Catedral Metropolitana, en una protesta contra Macri, como si protestar fuera condición necesaria para avasallar cualquier derecho o profanar símbolos de la Iglesia; si alguien puede olvidar los maltratos a los que fue sometido el Obispo Juan Carlos Romanín en Santa Cruz, solo por haberse puesto en el lugar que le correspondía, con el pueblo, con la gente que reclamaba o la que fue atropellada por Varizat; por lo cual lo hicieron víctima de las más deleznables operaciones de prensa desde los medios de Rudy Ulloa Igor (entre otros, también desde los de Báez), marido de la diputada que organizó la festividad para el Papa, la misma que lo maltrató en el 2012; en fin, si nada de esto pesa y ni siquiera merece una reprimenda moral por parte del Obispo, será difícil concederle al prelado, la capacidad de construir una sociedad más justa, basándose solo en el olvido de los errores y el perdón de los pecados. Y hasta diría que D`Aníbale la justificó a García, cuando por Fm News precisó “quiero aclarar que la diputada me llamó el día antes para decirme que no iba a estar presente en el homenaje porque tuvo un problema familiar y no por otro motivo como se dice por ahí”.

Creo que D`Anibale, debiera haber adoptado una postura más terrenal y considerado conveniente explicarle a la diputada, que tan bien demostró su oportunismo político, que piense antes de atacar, que analice antes de denigrar, que use criterio propio antes de arrastrar por el piso con sus difamaciones, sea a un cura o a un particular, porque tampoco la investidura nos hace a los hombres  menos o más impermeables de las ofensas y como tal, tampoco nos debe convertir en “perdonadores seriales”, todo en nombre de la actitud kantiana de Francisco, que tendrá sus motivos y de hecho su universo contemplativo es mucho más grande que el de cualquiera de nosotros, que convivimos con cuestiones más mundanas, en una sociedad que cabe en un dedal, pero de ahí a un “perdonicidio” para evitar las críticas, es al menos una curiosa forma de “pacificar y construir” nivelando para abajo.

Y para demostrarle a D`Aníbale que tenemos razón, solo basta repasar los conceptos del Papa, durante la última reunión que mantuvo en El Vaticano hace dos días con la presidenta, cuando dijo “¿Qué hacen los hipócritas? Se disfrazan, se disfrazan de buenos: ponen caras, rezan mirando el cielo, dejándose ver, se sienten más justos que los demás, despreciándolos” y remató “El hipócrita no necesita al Señor, se salva por sí mismo, eso piensa, y se disfraza de santo”.

El Obispo de Santa Cruz debe convenir con nosotros que más claro que esto, imposible. Es más que obvio que Francisco no construye “olvidando o sepultando” el pasado y por el contrario, lo hace resurgir y pontifica sobre él para corregir a los díscolos.

Se puede ser sin dejar de hacer

Yo recuerdo a Romanín que se reunía y conversaba con el Gobernador Peralta y los ministros, pero no dejaba de atender a los sindicatos y a los marchantes que reclamaban salarios y mejores condiciones laborales. Era un abierto defensor del diálogo, pero no por eso, dejaba de aplicarle correctivos enfoques al sector político y a los voceros del autoritarismo como Roque Ocampo, el propio Varizat cuando era Ministro, Bontempo que veía 400 personas en las calles, cuando había 20 mil o les recordaba al gobierno nacional que había abandonado a Santa Cruz, cuando aún estaba Néstor omnipresente en esta provincia.

Claro está que Romanín era Romanín y el actual Obispo tiene la libertad de ejercer su ministerio como mejor le plazca, pero entonces (lo verdadero de todo esto) es que no es tan cierto que para construir hacia el futuro no haya que mirar lo pasado y tampoco es del todo cierto, que a aquellos menesterosos de la política, oportunistas sin par, “panqueques” ideológicos o simples hipócritas de turno, se les tenga que olvidar las ofensas sin ninguna mención a sus dislates, porque en realidad no son arrepentidos de nada, son gigoló `s del poder que no dudarán, en cualquier otro momento, volver a convertir en carroña las flores que el prelado les ofrece y no dudarán en volver a cambiar su rumbo, por interés en la coyuntura; son zorros que pueden mudar el pelo, pero jamás olvidarán las mañas.

Aplaudo que Monseñor D`Anibale tenga el don de unir las voces, canalizar las inquietudes, independientemente de quienes la propongan y promover la construcción del diálogo y la convivencia, mirando para adelante. No dudo que ese sea el ánimo de todo sacerdote que honestamente vista sus hábitos, pero debe haber un momento para el perdón y siempre un rincón para la crítica reflexiva y la observación de las actitudes. No hacer esto es mezclar la Biblia con el calefón y si queremos construir una sociedad lejos del paradigma discepoliano, tenemos que diferenciar unos de otros y desde la autoridad pastoral (tal vez la más respetada actualmente), reconvenir a quienes fueron zorros por mucho tiempo y espontáneamente se han transformados en mansas ovejitas, por cuestiones de egoísmos propios o partidarios. No hacerlo, es ocultar la mugre bajo la alfombra, desviar la atención de lo importante, silenciar los reproches hacia quienes han hecho mal, usando la posición de privilegio que les da el poder y equipararlos con quienes han abonado el camino de la justicia y se han portado correctamente.

No es lo mismo dejar pasar la actitud de un ciudadano común, que perdonar en forma irrestricta las actitudes, dichos y acciones de un funcionario que tiene la obligación per se de mostrar medianeidad y equidad en sus actos, reserva y respeto por las investiduras y honestidad intelectual mientras dura su mandato.

El Obispo, quizás con total inocencia, encontró a la iniciativa de la diputada García como una propuesta atractiva y de “construcción”, sin embargo no todos tenemos esa visión, conociendo de dónde proviene tanta necesidad de homenajear al Papa. También se podría pensar en la falta de iniciativa del Obispo, quien en realidad tendría que haber sido él mismo, el impulsor de este acto y no cedérselo a un sector político con claros intereses en aggionar las acciones del gobierno con la figura del Papa y particularmente de la Iglesia, hacia la que nunca miraron, al menos hacia la Iglesia de los curas villeros, de la que protesta y cuestiona.

Hasta donde sabemos, la única Iglesia que el kirchnerismo respeta y quiere, es a la que encabezan el cura “Lito” de El Calafate y Juan Carlos Molina. La Iglesia, que estos curas representan, nunca levantaron su voz contra las grandes injusticias en Santa Cruz y desde la propia diócesis de Río Gallegos se dijo, en su momento, que la salida de Romanín fue una maniobra alentada y producida desde sectores políticos locales y nacionales con la colaboración de algunos curas de la provincia que, es obvio, tampoco quieren “vivir mirando el pasado”. Como sea, el discurso de Monseñor D`Aníbale deja ese gusto a conciliación y reverencia; no sabemos cuál de estas dos condiciones predomina sobre la otra. De cualquier forma, es fácil determinar en esta provincia cuál es la Iglesia que se constituye en voz de los que no la tienen, a la que pertenecen curas como Luis Bicego, Zubeldía o Lapadula  y cuál la que trata de no ofender al poder. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Mostrando 4 Comentarios
Publica tu comentario
  1. Carlos dice:

    Con todo respeto aca le dejo un Link al Sr. Obispo de nuestra ciudad para que le quede claro que opina el PAPA FRANCISCO sobre los corruptos.
    http://www.infobae.com/2013/11/08/1522223-papa-francisco-la-corrupcion-es-como-la-droga

  2. capipe dice:

    Muy acertado este artículo.Algunos Obispos pasarán a la historia en SCruz, con Maggliano al frente, este posiblemente sea uno más, en cuanto a los hipócritas hay quienes comulgan siendo judias o judios, ya lo dijo el Rey Enrique IV “Paris bien vale una misa…” son todos estos que “comen ostias y cagan diablos…”

  3. Carlos dice:

    Sr. Obispo la corrupcion mata! la plata de la corrupcion son los recursos que faltan en hospitales, salas de emergencia, lugares para chicos que no deberian morir en las calles por la droga, chicos que mueren de desnutricion,etc., etc.
    Sr. Obispo, gente como esta no tiene autoridad moral para convocar a nada, hace mas de 20 años que nos vienen robando.
    COMEN SANTOS Y DEFECAN MALDADES!!

  4. Ana Maria dice:

    Sr. Obispo Miguel A. D’Annibale una pena la tibieza con la que actua, por favor no olvide Apocalipsis 3:15-16 “Yo conozco tus obras, que ni eres frio ni caliente. Ojala fueses frio o caliente! Pero por cuanto eres tibio y no frio ni caliente te vomitare de mi boca”.

Publicidad

OPI Video