Publicado el: 25, Mar, 2014

Anuncian que el avión cayó al mar y no hay sobrevivientes


Se realiza la busqueda del  avión de Malaysia Airlines desaparecido - Foto:
25/03 – 10:40 – El premier de Malasia dijo que en base a información satelital, el Boeing se estrelló en el Océano Indico. Pero no dio precisiones. Aún no encontraron restos de la nave, que llevaba 239 personas.

Dolor y más dolor, mezclado con reclamos e insultos. Los familiares de los pasajeros del vuelo de Malaysia Airlines se fueron enterando de la peor manera de la única versión oficial que entregaron las autoridades malasias desde la madrugada en el que el avión desapareció. Algunos recibieron un mensaje de texto en sus celulares, a otros los convocaron a hoteles para contarles y el resto recibió la noticia en vivo, cuando el premier Najib Razak dijo en conferencia de prensa que el avión había caído al agua y que no había sobrevivientes.

“Con profunda tristeza y dolor debo informarles que, según estos nuevos datos, que el vuelo MH370 terminó en el sur del Océano Indico”, declaró Razak frente a los periodistas. El jefe de gobierno afirmó que un nuevo análisis de datos de satélites situaba la última posición del avión mar adentro, frente a las costas de Australia, lejos de cualquier pista de aterrizaje.

La notificación les llegó a muchos de los familiares en un SMS. Sorprendidos por la falta de contención en ese delicado momento, los familiares de los pasajeros del vuelo, mucho de ellos chinos, reunidos en un hotel de Beijing rompieron a llorar, algunos desmayaron y debieron ser sacados del lugar en camilla (ver aparte).

“Malaysia Airlines lamenta profundamente que tengan que asumir más allá de toda duda razonable que el MH370 se ha perdido y que ninguno de los que estaban a bordo ha sobrevivido. Como escucharán decir en las próximas horas al primer ministro de Malasia, todos debemos ahora aceptar que todas las pruebas sugieren que el avión se cayó en la zona sur del Océano Índico”, indicaba el mensaje de texto de la compañía aérea.

A pesar de dar por cerrado de manera abrupta cualquier otra posibilidad, la aerolínea precisó que la búsqueda continuará. “Buscamos respuestas a preguntas que quedan pendientes y llevaremos a los familiares de los pasajeros del vuelo a la zona en que se está realizando la búsqueda”, agregaron.

El sábado 8 de marzo, poco antes de la una de la mañana, el vuelo MH370, que partió de Kuala Lumpur hacia Beijing, desapareció con 239 personas, más de la mitad de ellos, ciudadanos chinos.

A medio camino entre Malasia y Vietnam, el Boeing 777 cambió de rumbo, hacia el oeste, en dirección opuesta a su ruta, y los sistemas de comunicación fueron desactivados “deliberadamente”, según las autoridades malasias. Según se determina por los hallazgos recientes, el aparato voló durante varias horas antes de agotar el combustible.

Tras analizar todos esos elementos, se establecieron dos corredores de búsqueda: uno hacia el norte, en Asia Central, y otro que se extiende desde Indonesia hasta el sur del Indico. La mayoría de los expertos apostaban por este último corredor, ya que consideraban que el avión no podía haber sobrevolado China o las repúblicas centroasiáticas sin haber sido detectado por varios de los múltiples radares que vigilan esa convulsionada zona.

Hace unos pocos días las imágenes de satélites australianos, chinos y franceses registraron objetos flotando que derivaban entre la punta suroeste de Australia y la Antártida. El domingo, las autoridades australianas habían afirmado que uno de los aviones desplegados en las labores de búsqueda del Boeing 777 había localizado un pallet y varios cinturones o correas en el Indico. Ayer, un avión australiano que participa también en la búsqueda, avistó dos objetos flotando en el sur del Indico, y un buque había ido en su búsqueda, pero todavía no los había recogido. El Pentágono ordenó ayer el envío de un sonar que puede detectar señales a una profundidad de hasta 6.000 metros, para buscar las dos cajas negras del avión. Una de ellas tiene información del vuelo y otra de lo que pasó en la cabina. Las dos son imprescindibles para saber lo que allí ocurrió (ver aparte).

Si los restos encontrados resultan ser del Boeing, la búsqueda podría ser más complicada que la del vuelo de Air France que cayó al Atlántico en 2009, ya que la zona del Indico donde están rastreando está a miles de kilómetros de la costa australiana y suele haber mucho oleaje y vientos fuertes. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video