Publicado el: 27, Mar, 2014

El oficialismo dio media sanción en el Senado al acuerdo con Repsol


El Senado de la Nación - Foto:
27/03 – 09:20 – Sólo contó con el apoyo del MPN. El PRO y la mayoría del PJ Federal se abstuvieron. En contra, la UCR y UNEN.

Por: Ignacio Ortelli
Pese al rechazo del grueso del arco político opositor, el kirchnerismo logró anoche aprobar en el Senado el acuerdo con Repsol, que contempla el resarcimiento por la expropiación del 51% de las acciones de YPF. Poco antes de la una de la mañana, el oficialismo reunió 42 votos para darle media sanción al proyecto, con el apoyo de sus fieles aliados y del opositor Movimiento Popular Neuquino. Hubo 18 votos en contra y 8 abstenciones.

El MPN abrió el debate a través del gremialista petrolero Guillermo Pereyra, quien defendió el convenio al afirmar que “abre las puertas a inversiones” y significa “un paso importantísimo rumbo al autoabastecimiento energético” del país. Para justificar su voto afirmativo -y el de su compañera de bloque Lucila Crexell- y despejar dudas por su presunta funcionalidad a los K, recordó que en 2013 se opuso a las “condiciones desventajosas” que el Gobierno aceptó en el acuerdo con Chevron por el yacimiento Vaca Muerta.

Luego fue el turno de Aníbal Fernández, quien como miembro informante del FPV salió al cruce de los cuestionamientos que realizó la oposición en torno al monto de la indemnización. “En ningún caso Repsol podrá recibir más de 5.000 millones de dólares” que estipula el acuerdo, aseguró. Para legisladores de la UCR y el FAP-UNEN, la cifra, con los intereses hasta 2033, superará ampliamente los US$ 10 mil millones.

El monto de la indemnización fue uno de los ejes en los que basó sus principales cuestionamientos el titular del Comité Nacional de la UCR, Ernesto Sanz. Tras la intervención de Aníbal Fernández, afirmó que “hay un sobreprecio por mala praxis” y adelantó que “con coherencia y convicción la UCR no convalida” el acuerdo. También, apuntó directamente contra Cristina: “Quienes hoy gobiernan, en los 90 apoyaron la privatización porque le convenía a Santa Cruz, pese a que perjudicaba al país”. Las críticas del líder radical culminaron con un golpe por elevación hacia Pereyra. “Soy el primero de la oposición en hablar”, soltó, con ironía, en clara disconformidad con la postura adoptada por el neuquino. Desde la UCR, también hubo críticas al accionar del Tribunal de Tasación. El jefe del bloque, Gerardo Morales, advirtió que la tasación fue “un dibujo” y que se paga “por una empresa vaciada el precio de una recuperada”.

En un sentido similar se pronunció Fernando “Pino” Solanas (FAP-UNEN), quien denunció que el Gobierno “le está regalando dinero a Repsol” y que “se va a terminar pagando este pacto durante 4 o 5 períodos presidenciables”. También desde el bloque de centroizquierda, Rubén Giustiniani, advirtió irregularidades en el proceso de negociación. “Sólo la urgencia de un Gobierno necesitado de préstamos internacionales explican esta negociación y el pago discrecional a una empresa que vació de reservas el país”, indicó.

Desde el interbloque del Peronismo Federal, cuyos integrantes finalmente acordaron abstenerse (a excepción de Carlos Verna, que votó afirmativamente), la puntana Liliana Negre de Alonso remarcó que en la indemnización “no se contemplaron los pasivos ambientales que están en los informes oficiales de las provincias argentinas afectadas”. También adelantó su abstención el PRO, que se había opuesto en 2012 a la expropiación. “Siempre dijimos que había que pagar, porque si no era una confiscación. Pero votar afirmativamente es convalidar un proceso que fue mal hecho”, argumentó Diego Santilli.
Ahora, el texto deberá ser convalidado en Diputados antes del 1 de mayo, fecha tope fijada por el Gobierno con Repsol. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video