Publicado el: 7, Abr, 2014

Del “No a La Mina”, al grupo de vecinos Pro Mineros


No a la mina en Esquel Chubut - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
07/04 – 16:00 – La comunidad cordillerana de Esquel al noroeste de la provincia del Chubut, protagonista en el 2003 del plebiscito popular que impidió la explotación minera a cielo abierto, hoy posee un grupo de vecinos que plantean reabrir el debate y apuntar a la diversificación de las actividades económicas para generar mayores fuentes de trabajo para una ciudad con una diezmada actividad turística. (Pablo Riffo para OPI Santa Cruz)

La encargada de mostrar “la otra cara” de los proyectos mineros es Natalia Williams, una vecina de Esquel quien manifestó que su agrupación apunta básicamente al trabajo.

La dirigente reclamó que en Esquel “se le están cerrando las puertas por mitos y temores por todo lo malo que puede ser”, y que “en vez de sentarse a negociar se genera una discordia por el que piensa distinto a uno”.

Para Williams “la mega minería en su denominación no es existente al menos para el proyecto que se pretende”, quien en su momento votó a favor del No a la Mina hace más de diez años pero que hoy asegura que “voté que no, porque no tuve información del proyecto”.

Hoy la propuesta sería diferente a la que generó el movimiento social más importante de aquella localidad. Hoy se habla de “minería sustentable que dependiendo de cómo se trabaje pueda generar otra industria”.

“El proyecto cambió, la metodología de trabajo es otra” manifestó Natalia en declaraciones a La Cien Punto Uno de Comodoro Rivadavia, quien aseguró que “acá todo lo que vos llames turismo siempre está puntualizado en determinados sectores que no tienen la misma necesidad que tiene la gente de barrio”.

“Es como cuando te visitan y tiras todo sobre la mesa y al otro día te morís de hambre para mostrar que todo está bien” graficó Williams, “yo lo veo así, pasó lo del hanta virus en el lago y la temporada se murió”.

“Me apuestan a un Esquel turístico donde un empleado labura para esa gente al precio que se les antoja pagarle ¿por qué nos condicionan en qué debemos trabajar?” se preguntaba esta mañana la dirigente pro minería.

El proyecto

Natalia describió que el proyecto de minería “se pasó de una minería a cielo abierto a una que ahora es subterránea, se trabaja con otro tipo de calidad y de cuidados, no es que te metes en una cueva donde se derrumba todo y mueren 30 personas”.

Ante la polémica por el uso de cianuro en la actividad, Williams relativizó el hecho haciendo referencia que “siempre se usó el cianuro como se usó en la industria plástica” donde incluso ironizó cuando dijo que “nadie sale con el No a la botellita de plástico”.

Explicó que desde la agrupación que integra, “exigimos a parte de las empresas que nos expliquen, mandamos mail y nos juntamos tal o cual día la cantidad de veces que era necesario” mostrando la preocupación por interiorizarse sobre la nueva propuesta.

La agrupación pro minera actualmente tiene unos 20 referentes y 5 voceros diferenciando “los que no tenemos dependencia con la empresa somos 4”.
Y es que Natalia Williams, según comentaba hoy Humberto Kadomoto, trabajó en la minera que luego la despidió aludiendo la imposibilidad de poder invertir.

El referente de “No a la Mina” dijo además a través de la misma emisora, que la solicitada publicada por el grupo pro minero tenía un costo de diez mil pesos que evidentemente pagó la empresa según sus declaraciones.

La nota de la polémica

Kadomoto comentó que el día de hoy se entregaría ante la legislatura una nota donde solicitaba una regulación más estricta a la ley 5001 que prohíbe la actividad minera en la provincia. La iniciativa cuenta, según el dirigente, con alrededor de 13.000 firmas.

Williams también dio su aporte sobre la solicitud, calificó de “mentirosa” la nota y que “prohíbe todo ¿Qué hacemos con un Aluar o los proyectos como Cerro Solo en Paso del Sapo? la meseta está siendo castigada por un grupito que vive muy bien acá” y agregó que “hay que informar desde ya en las escuelas, hay desconocimiento en Esquel con lo que se quiso impedir en el 2003, hoy es un proyecto distintito”.

Más allá de que aún el apoyo del NO a la actividad minera es contundente es cierto que hoy existe un pequeño grupos de vecinos que han tomado en sus manos el desafío de reabrir el debate. La clara necesidad de fuentes laborales en la cordillera y la posibilidad de diversificar la industria impulsa nuevamente esta posibilidad en la ciudad de Esquel. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video