Publicado el: 15, Abr, 2014

Venezuela: las dudas que persisten tras la liberación de Nairobi Pinto


la periodista Nairobi Pinto, jefa de corresponsales del canal de noticias Globovisión - Foto: Web
15/04 – 10:10 – La no exigencia de un pago de rescate y el trato amable que recibió la víctima no son comunes en los secuestros; no queda claro cuál fue el móvil de su desaparición.

La aparición en Cúa de la periodista Nairobi Rosalinda Pinto González, luego de una semana sin pistas de su paradero, ha suscitado numerosas interrogantes sobre el propósito real y la identidad de sus captores. Expertos en secuestros que fueron consultados en forma individual coincidieron en que el gobierno está comprometido a aportar, cuanto antes, respuestas precisas y detalladas sobre un caso investigado por una comisión especial de la policía judicial, y que llamó la atención de medios nacionales e internacionales, en un ambiente de conflicto político que vive el país.

1. ¿Puede considerarse un secuestro?

La actual ley antiextorsión y secuestro permite calificar el caso de Nairobi Pinto como un secuestro, coinciden los comisarios Miguel Dao, exdirector del Cicpc; Sergio González, exjefe de Antiextorsión y Secuestros del Cicpc; Luis Godoy, exjefe de Homicidios del Cicpc y exdirector de Polibaruta, y el consultor Fermín Mármol García, quienes explicaron que existen dos categorías de secuestros: el extorsivo -que intenta un beneficio económico-; y el político. En el caso de Pinto estaría descartado el secuestro extorsivo pues hasta el domingo su familia negó que los captores hubieran hecho alguna exigencia a cambio de la libertad de la periodista.

2. ¿Qué tipo de secuestro es?

Todo apunta a un secuestro con fines políticos, coincidieron el comisario González y el criminólogo Mármol. La idea de los secuestradores fue lograr un amedrentamiento, afirmó González, exjefe de antiextorsión y secuestros del Cicpc.

3. ¿En qué se diferencia este secuestro de otros conocidos por ustedes?

González y Mármol indicaron que el secuestrador trata de sacar algún beneficio de su cautivo y si cree que se equivocó lo mata o lo deja en libertad antes de 72 horas. Esto no ocurrió con Pinto. Agregaron que a los cautivos generalmente no les leen las noticias ni les dan tres comidas al día (como dijo Pinto que sucedió). La experiencia indica que muchas de las personas que son víctimas de secuestro se muestran nerviosas y asustadas luego de su liberación. Además casi siempre tienen la capacidad de describir sus sitios de cautiverio. La mayoría de las víctimas de plagios pierde peso y no presenta buen aspecto físico. Pinto gozaba de buena salud, no tenía ojeras ni lesiones visibles.

4. ¿Qué tratamiento ameritaba el caso?

El tratamiento recibido por Pinto solo se ha visto en secuestros de alto perfil, en los que se solicitan sumas elevadas de dinero por la liberación de la víctima, indicaron los expertos.

Así ocurrió con los banqueros Jorge Azpúrua y Germán García Velutini, pero la periodista no es una persona que posea bienes de fortuna.

5. ¿Un secuestro por error?

Dao y Godoy advirtieron que los secuestradores pudieron cometer un error de cálculo en cuanto al efecto que tendría la desaparición de la jefa de Corresponsalías de Globovisión, el domingo 6 de abril. Ante esta circunstancia los plagiarios pudieron optar por el silencio hasta que creyeron dadas las condiciones para la liberación.

6. ¿Quiénes y por qué secuestraron a Nairobi Pinto?

Los expertos coincidieron al señalar que la propia víctima, de 32 años de edad, debe contribuir a aclarar las dudas que se tejen sobre su caso apenas salga de la conmoción natural para las personas que han estado en cautiverio. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video