Publicado el: 29, Abr, 2014

Rodeada de gobernadores, Cristina prorrogó las deudas provinciales


La Presidenta de la Nación junto a Daniel Scioli - Foto: Presidencia de la Nación
29/04 – 09:10 – El desahogo financiero asciende a $ 1800 millones; 17 gobernadores acudieron a la Casa Rosada para firmar la refinanciación; la Presidenta anunció líneas de crédito a la producción y le habló a la militancia.

Por Mariana Verón
El Gobierno habilitó ayer un nuevo desahogo financiero para las provincias con una prórroga en la reestructuración de las deudas que mantienen con el Estado nacional, a cambio de la revisión trimestral de sus cuentas públicas.

En un acto en la Casa Rosada transmitido por cadena nacional, Cristina Kirchner se rodeó de 17 gobernadores a quienes les posibilitó un ahorro de 1800 millones de pesos para las arcas provinciales.

En momentos en los que el kirchnerismo intenta mantener cohesionado su espacio político de cara a las elecciones presidenciales de 2015, el gesto presidencial buscó mantener alineados a los mandatarios y garantizarles ayuda financiera. Incluso la jefa del Estado se comprometió a que a partir de mejorar las finanzas públicas las provincias podrán acceder a créditos internacionales.

El Gobierno ratificó así una política de seducción hacia los mandatarios que ya había iniciado en diciembre pasado, cuando lanzó el programa que incluía una quita total de 10.000 millones de pesos por un total de 65.000 millones de deuda. El esquema incluía una revisión de las cuentas provinciales para poder acceder al beneficio por otros tres meses más, requisito que todos mantuvieron con la firma, ayer y ante la Presidenta, de una nueva prórroga.

Dispuesto a volcar recursos, entre los anuncios, el Gobierno sumó el lanzamiento de una línea de créditos por más de 10.000 millones de pesos para el financiamiento de proyectos productivos con innovación tecnológica que incluye a pequeñas y grandes empresas y que sirvió de disparador de una nueva crítica presidencial a los bancos.

“Esto tiene que ver con el aumento de los precios. Cuando se presta para el consumo y no para la producción”, fustigó la jefa del Estado durante su discurso, mientras desgranaba los datos de los préstamos que había dado el sistema financiero privado. Según describió, crecieron un 545 por ciento para el consumo y 221 por ciento para la producción.

Como una continuidad del acto que el domingo congregó a la militancia oficialista en el Mercado Central, Cristina Kirchner reiteró su deseo de “empoderar a la sociedad con información” y se valió de datos estadísticos para desmentir a “aquellos que dicen que estamos peor que en 2003”. “No voy a permitir la mentira bordeando el escándalo y la ridiculez”, se quejó, y sostuvo que la economía “es fácil de entender” para que no “le metan el perro” a la sociedad.

En su seguidilla de anuncios, la Presidenta presentó la apertura de medio millón de toneladas de trigo para la exportación y el pago de compensaciones a aquellos productores pequeños con la devolución de parte de las retenciones. Se llevó incluso un cuadro explicativo sobre cómo habían aplicado los distintos gobiernos desde la década de 1970 en adelante las alícuotas a la exportación y consideró que su gestión había mantenido “previsibilidad” en ese impuesto tras la pelea por la resolución 125.

Con lápiz y papel

Como parte de una campaña electoral que ya se lanzó, la Presidenta pidió “no escuchar tanto a los dirigentes” de la oposición y criticó las promesas del resto de los candidatos. “Es importante explicar estas cosas con lápiz y papel sobre la realidad”, planteó. No dijo una palabra de la falta de cifras oficiales sobre pobreza e indigencia que sorpresivamente el Gobierno dejó de difundir la semana pasada.

La interna política dentro del oficialismo volvió a congregar ayer a la mayoría de los precandidatos, como Daniel Scioli, Sergio Urribarri y Juan Manuel Urtubey después de la presencia de la mayoría de los sectores del oficialismo anteayer en el Mercado Central. Hubo empresarios, como José Urtubey y Daniel Funes de Rioja, de la UIA, y el secretario general de la CGT alineada a la Casa Rosada, Antonio Caló.

El alivio financiero para las provincias llevó como contrapartida la presentación por parte de los gobernadores de sus balances de gestión. “Queremos unificar la información para gestionar de manera más eficiente”, definió la Presidenta al control sobre las administraciones provinciales que había despertado recelo entre los mandatarios. Pero ayer ninguno de los que habían firmado en diciembre se quedó afuera y los mismos 17 volvieron a la Casa Rosada para renovar los convenios.

La Presidenta volvió a jugar con su retiro después de que la semana pasada hablara por primera vez del fin de su mandato. “Espero que el que me siga pueda hacer las cosas mucho mejor”, insinuó. Minutos más tarde, se fue a los patios internos de la Casa Rosada a hablarle a la militancia. Pidió dejar atrás el famoso “Vamos por todo”, que, dijo, lo usaron en su contra. “Nunca menos me gusta mucho más”, les anunció. Con el eje en revivir políticamente en momentos en que se debaten las nuevas candidaturas, Cristina Kirchner les pidió a los jóvenes que se organicen doctrinariamente. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video