Publicado el: 7, May, 2014

Por qué la justicia decidió investigar al empresario kirchnerista Cristóbal López


Cristobal Lopez junto a los Kirchner - Foto: OPI Santa Cruz
07/05 – 10:10 – Cuáles son las razones por las cuales buscan información sobre los casinos del empresario.

Por Ramón Indart
Tras años de estricto silencio, finalmente la Justicia decidió avanzar sobre la evidente falta de control que hay sobre las máquinas tragamonedas del Hipódromo de Palermo y los casinos flotantes, ambos regenteados por Cristóbal López. Pero ¿cuáles son las razones para sospechar de este control?

Desde que estas máquinas aterrizaron en territorio porteño, el gran misterio pasó a ser si realmente existe un control online en tiempo real de lo que producen, similar al que desde 2003 tiene la provincia de Buenos Aires La respuesta corta es: sí, hay un control.

Pero hay una segunda pregunta, que pocos se hacen: ¿Cristóbal López tributa en base a ese control, como hacen los empresarios de la Provincia? La respuesta corta es: no, no lo hace.

La cuestión sobre la existencia o no de un control en línea puede considerarse saldada. El 14 de noviembre de 2012, el entonces legislador porteño Fernando Sánchez le pidió al Instituto de Juegos de Apuestas de la Ciudad que indicara “si Lotería Nacional SE ha instalado la terminal que posibilita el acceso on line [por parte del instituto] a la totalidad de la información relativa a las explotaciones de juego comprendidas en el convenio en cuestión”.

El 6 de diciembre, el presidente del Instituto, Néstor García Lira, le respondió: “Dichas terminales se encuentran instaladas en el noveno piso de la sede del Instituto de Juegos de Apuestas [y] posibilitan el control ‘on line-real time’ de los mencionados juegos, destacándose que el acceso a la misma es restringido”.

¿Cómo controla esto Lotería Nacional? Cristóbal López una vez habló del tema con Luis Majul, para el libro sobre “El Dueño”. Allí, explicó que las máquinas tragamonedas de Palermo ‒marca IGT‒ estaban conectadas a la casa matriz de la firma en Estados Unidos. Agregó que IGT guarda esos archivos por si se los llega a pedir la Justicia. No dio mayores detalles. El 30 de enero de 2014, mientras las sospechas se acumulaban en la prensa, HAPSA y Casino Puerto Madero emitieron una solicitada ratificando que las máquinas están controladas por un sistema online en tiempo real y que dicho control “se realiza desde Lotería Nacional Sociedad del Estado sin ninguna injerencia de los concesionarios”. Durante la entrevista para el libro “El Poder del Juego”, Esteban Corio de IGT insistió sobre el tema. “No es que el operador recibe la información, la masajea, la pisa y se la manda al Estado. No: el Estado la recibe directamente”. Las dudas sobran.

Ahora, la segunda cuestión. Si todo este control online sirve apenas para supervisar el proceso. ¿Sobre qué tributan las máquinas porteñas? Sobre las declaraciones juradas. Es decir, lo que el propio Cristóbal López dice que factura.

Aquí se encuentra el potencial fraude millonario a las arcas estatales. Todos y cada uno de los operadores consultados para “El Poder del Juego”, excepto Cristóbal López, aseguran que cada máquina ubicada en territorio porteño factura 2.000 pesos diarios. Sin embargo, tal como señaló el dirigente de UNEN Martín Lousteau, las declaraciones juradas de HAPSA hablan de cifras mucho menores. “En el Hipódromo, por ejemplo, sostienen que recaudan apenas 1.200 pesos diarios por unidad, es decir lo mismo que se consigue en Los Polvorines”, explicó Lousteau.

Lo único cierto es que no hay nada claro en torno a las máquinas de Capital Federal. Y está bien que la Justicia ponga la lupa sobre un negocio que mueve 105 mil millones de pesos por año en la Argentina. (Perfil.com)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video