Publicado el: 8, May, 2014

La Unidad del Bicentenario transfirió $ 178 millones a universidades y a Madres


Hebe Bonafini Cristina Fernández de Kirchner y Estela de Carlotto - Foto: Web
08/05 – 09:40 – Fueron derivados para el armado de stands y para tercerizar servicios; también las Abuelas recibieron fondos.

Por Iván Ruiz y Maia Jastreblansky
La Unidad del Bicentenario, la oficina creada para festejar el aniversario patrio, no sólo financió las más impactantes celebraciones durante el kirchnerismo. También universidades públicas, gobiernos provinciales, Madres de Plaza de Mayo y Abuelas recibieron fondos de la abultada caja que dispone la Casa Rosada.

La unidad, que maneja el ex productor musical Javier Grosman, transfirió fondos a estas entidades por $ 178 millones entre 2010 y 2013, de acuerdo a la información oficial a la que accedió LA NACION.

Las universidades bonaerenses fueron las grandes beneficiarias de estos giros ejecutados por Presidencia, según la información que se desprende de 21 planillas del Ministerio de Economía que analizó este medio. En especial, la Universidad de Tres de Febrero (Untref), que recibió más de $ 66 millones en los últimos cuatro años. Le sigue la Universidad de General San Martín (Unsam) con transferencias superiores a los $ 26 millones.

Lejos de los montos girados a las entidades bonaerenses, la UBA y la UTN también recibieron fondos: alrededor de dos millones de pesos cada una. La Universidad Nacional de La Plata también embolsó $1,4 millones. En total, la Unidad del Bicentenario aportó casi $ 104 millones a las universidades.

Los gobiernos provinciales fueron los otros grandes destinatarios de la caja del Bicentenario. En los presupuestos consta que en total recibieron $54 millones: $50 millones fueron durante 2010, para los stands del Paseo del Bicentenario en la 9 de Julio. Otro organismo beneficiado fue Educ.Ar, el portal educativo del ministerio de Educación, que recibió partidas por $2,8 millones.

Madres y abuelas

La Fundación Madres de Plaza de Mayo también recibió transferencias de la Unidad del Bicentenario. Fueron, en total, más de tres millones de pesos. La histórica entidad de derechos humanos recibió un primer giro, en 2010, de dos millones. En 2011, Presidencia volvió a girar un millón más.

“La primera partida fue utilizada para hacer el stand para el Bicentenario, ese pañuelo gigante que se expuso sobre la 9 de Julio”, explicó un vocero de la entidad. “Lo de 2011 no sabemos qué pasó. En ese época estando (Sergio) Schoklender en retirada… pudo haber pasado cualquier cosa”, aseguró.

Según informaron fuentes oficiales a LA NACION, Madres habría destinado el millón de pesos que la Casa Rosada le giró en 2011 a la construcción de un cuartel de Bomberos en Tecnópolis. Este medio pudo corroborar que en la esquina de Zufriategui y Constituyentes, uno de los vértices del predio que ocupa la feria de ciencia y tecnología, hay una pequeña instalación con un cochebomba inaugurada para esa misma fecha. Desde la Fundación aseguraron que no consta en sus registros la realización de la obra.

Abuelas también recibió fondos de la Casa Rosada en 2010. Fueron $1,3 millones que se utilizaron para montar el stand para festejar en el Paseo del Bicentenario. “Abuelas de Plaza de Mayo participó con un espacio de 175 m2 en la esquina de 9 de Julio e Yrigoyen. Hubo que afrontar muchos gastos para la muestra. Durante los cinco días en que funcionó el stand, se combinaron exposiciones de diseño, fotografía y texto para difundir el trabajo de nuestra asociación”, detallaron.

“Tercerizar gastos”

“Históricamente, la transferencia es un mecanismo para tercerizar gastos”, explicó a LA NACION un especialista en presupuesto. El sistema de convenios entre el Gobierno y las universidades públicas creció exponencialmente en los últimos años. Esta modalidad de ejecución permite a las distintas áreas del Estado evitarse pasos burocráticos y de control que por ley rigen en las contrataciones públicas, como las licitaciones y la contratación del personal que no puede formar parte de la planta permanente del Estado.

En Tecnópolis, la feria de ciencia y tecnología emblema del kirchnerismo, la triangulación de fondos a través de convenios con universidades nacionales fue un mecanismo que se utilizó con frecuencia. LA NACION denunció que en 2011 que un matrimonio de ex funcionarios del Ministerio de Planificación firmó un convenio con la Unsam por más de $ 13 millones para el montaje de stands. Del otro lado del mostrador, desde la esfera privada, la pareja embolsó parte de ese dinero al contratar a su propia empresa de eventos: Multideas SRL. Cuando la maniobra salió a la luz, los funcionarios involucrados fueron despedidos por su jefe, el ministro Julio De Vido, y se abrió una investigación judicial que está a cargo del juez federal Ariel Lijo.

LA NACION reveló la semana pasada que la Unidad del Bicentenario gastó en actos, festejos y ferias más de $ 710 millones. La celebración del Bicentenario, los diez años de gestión kirchnerista, la llegada de la Fragata Libertad y Tecnópolis fueron algunas de las fiestas en las que el Gobierno reivindicó sus logros de gestión y exaltó su mística.

Los fondos que la Unidad del Bicentenario giró a las universidades no pasan desapercibidos dentro de los estudios, si se los compara con su presupuesto anual. En 2012, por ejemplo, el presupuesto total de la Untref fue de $81 millones, mientras que las transferencias de la oficina de la Casa Rosada superaron los $ 28 millones. Ese número creció en 2013, con giros por $ 30 millones.

Desde la Untref explicaron a LA NACION: “Los fondos se utilizaron principalmente para la contratación de recursos humanos. También para la organización de eventos artísticos en Tecnópolis”. Indicaron que entre otras, coordinaron la visita de un artista plástico francés, una subasta de arte y trabajos de producción audiovisual que se exhibieron en la muestra de Villa Martelli.

Sin especificar

Entre los códigos que aparecen en las 21 planillas analizadas por LA NACION, se destaca un número: ‘9999’. “Ese es un código genérico que no permite saber a dónde fue transferido el dinero. Alguien lo sabe, pero en la contabilidad pública no está especificado”, afirmó un experto. Son fondos por más de $ 8 millones.

También aparecen otros rubros como “universidades sin discriminar” o “universidades nacionales sin especificar”, cuyas transferencias son de $ 2 millones por cada ítem. Según pudo conocer este medio, las universidades cobran por “gastos administrativos” un 5% extra por los convenios que celebran con el Estado. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 2 Comentarios
Publica tu comentario
  1. gorila dice:

    LINDA FOTITO NO SE SI SE ESTAN DANDO LA MANO O SE ESTAN PASANDO ALGUN SOBRESITO (LINDA YUNTA DE 3)

  2. =*ZINGARO*= dice:

    = Las- tres Monas de la costa………….=

Publicidad

OPI Video