Publicado el: 14, May, 2014

Crisis en la Industria autopartista de Tierra del Fuego. La baja en el sector automotriz enciende la luz naranja


Crisis en la Industria autopartista de Tierra del Fuego. La baja en el sector automotriz enciende la luz naranja - Foto: Gentileza Radiofueguina
14/05 – 09:45 – La desaceleración económica nacional en el sector automotriz también tiene su impacto en las fábricas fueguinas. Las bajas en las ventas de vehículos tienen su correlato en las autopartistas de la Isla Grande: trabajadores suspendidos, incorporaciones canceladas y la cuerda floja en la que caminan los contratados bajo el régimen de Personal de Planta Discontinua. La voz de la Unión Obrera Metalurgica, el gremio devenido en partido político entre el tira y afloje de la lucha por quienes los llevaron al Congreso Nacional y su posición de aliado oficialista. (Por: Pablo Riffo Torres para OPI Santa Cruz)

La primera voz en reconocer las dificultades que se viven en las autopartistas fueguinas fue el secretario de industria de la provincia, Juan Ignacio García, quien mencionó que “Tierra del Fuego viene soportando una situación bastante compleja desde hace unos años”, en referencia a que se fueron dando distintas situaciones donde no se podían sostener las licitaciones y la posibilidad de abastecer terminales, “no lo ganábamos por problemas de competividad” manifestó en comunicación con el programa La mañana del Sur de Río Grande.

“Es algo que viene repercutiendo hace tiempo en el sector” insistió García, y aclaró que en el último tiempo la situación se vio agravada “porque la producción de vehículos en la Argentina está cayendo de una manera muy significativa”.

“El volumen de producción depende de cuántos autos se fabriquen en la Argentina o en los socios del Mercosur” aclaró García, y que algunas de la empresa que producen en la isla “están sintiendo la caída de la demanda” lo que genera problemas para mantener los puestos de trabajo.

Y es que empresas de autopartes como FAMAR, cuyo cliente principal es la producción de autos en Brasil vienen sintiendo la crisis en el país vecino. Durante el 2014 han podido mantener los niveles de contrataciones, pero sin incorporar personal desde el año pasado. “Hay que esperar a ver cómo reacciona Brasil después del mundial” cuenta una fuente cercana a la compañía.

Otra autopartista, y la más complicada según declaraciones del propio García, es la perteneciente al grupo Mirgor. El secretario detalló “el problema es que hoy necesitamos volumen para mantener los puestos de trabajo”, situación que se dificulta en si porque “el sector en general se está cayendo”.

Consultado por los encuentros en el ministerio de Industria de la Nación, García remarcó que “si no hay demanda esa situación no hay manera de revertirla”, y aclaró que los plazos en la industria autopartista no es igual al del resto de la industria, “cuando uno gana un contrato se garantiza trabajo por tres o cuatro años”, pero advirtió que “la capacidad de reacción de la industria es muy poca”.

Desde la provincia, García comentó una de las medidas que lograron para las compañías consistía en una reducción en las alícuotas de tasas de Ingresos Brutos para que el autopartismo no tenga que soportar cargas tributarias como el resto de la industria. Beneficio que se utilizó, pero que el impacto sigue siendo poco significativo frente a la caída de la demanda.

En cuanto a los niveles de empleo, García manifestó que “hay una comunicación, porque hemos visto en otros conflictos” y recordó que en los últimos meses hubo necesidad de ajustar en FAMAR y en Visteon que motivaron que la problemática “por lo menos estuviera sobre la mesa” y recordó que el sector emplea “cerca de 400 personas”.

Grupo Mirgor

El grupo Mirgor, integrado por las fábricas Interclima, Iatec y Mirgor como dedicada a la fabricación de autopartes, es una de las empresas que más ha sufrido la desaceleración económica y la baja en las ventas en el país. En Mirgor puntualmente durante los meses de marzo, abril y mayo el personal fue suspendido “todos los viernes con el 75% del sueldo” cuenta una fuente cercana a la planta. Fue el acuerdo al que llegaron para poder mantener el nivel de las fuentes de empleo en la compañía, que además no solo no ha incorporado contratados sino que ha comenzado a “arreglar” a varios trabajadores que comienzan a dejar la planta “en forma voluntaria”.

En Interclima además de quedar 150 contratados sin novedades en sus destinos laborales, los problemas parecen no tener freno. La fábrica perdió el contrato de Dell como cliente lo que complica más la posibilidad de mantener los niveles de empleo del año pasado.

La UOM vs. El Movimiento Solidario Popular

Al momento de asumir su banca, el dirigente de la UOM Oscar Martínez marcó su postura como diputado cercano al gobierno nacional. Desde ese entonces su perfil bajó varios decibeles y sus colaboradores se volvieron más prudentes a la hora de brindar información certera acerca de las fábricas.

En declaraciones a la misma emisora de Río Grande, Fm Sur, el diputado Oscar Martínez reiteró que se trabaja por la “continuidad laboral de los compañeros que prestaron servicios durante el 2013” y el reclamo del compromiso de la efectivización de 500 trabajadores, y el acuerdo firmado para su ejecución durante el primer semestre de este año.

Para el referente de la Unión Obrera Metalúrgica “ha habido una caída en la demanda de Brasil y del mercado local” pero que esto “no se ha traslado a que esto todavía pudiera afectar a los compañeros producto de la discusión que se ha llevado adelante”.

A pesar de reconocer que no han existido nuevas incorporaciones, Martínez reiteró que es cierto que el sector autopartista tenía un número de contratados “muy elevado”. Insistió que trabajan buscando alternativas que traten de contener a la totalidad de los trabajadores, mientras siguen negociando las pautas del acuerdo salarial para el sector que se cierra en forma diferenciada con la carteral nacional del gremio que conduce Antonio Caló.

Lo cierto es que más allá de blanquear algunas situaciones, la pelea de la Unión Obrera Metalúrgica fueguina no ha sido fructífera. Y el problema es que el sector es muy sensible a los distintos movimientos del mercado. En Febrero de este año la devaluación del dólar había paralizado las ventas a las casas electrónicas y las incorporaciones de personal a las plantas más grandes de la isla. Hoy todo apunta a ver cómo reacciona el mercado después del mundial de fútbol de Brasil.

El enemigo más grande de los empresarios fueguinos parece estar cada vez más presente: la disminución del consumo que se suma como factor de impacto para los trabajadores de las fábricas electrónicas. Un fantasma que venía rondando los pasillos de las Cámaras Empresarias que intentan negociar con los trabajadores y reducir el impacto social de la reducción de empleo que el año pasado había superado por primera vez el nivel de los trabajadores estatales fueguinos. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video