Publicado el: 16, May, 2014

Después del duro documento, la Presidenta recibió a los obispos


Después del duro documento, la Presidenta recibió a los obispos
16/05 – 10:00 – Fue en la Quinta de Olivos. El encuentro fue definido como “cordial”. Había sido gestionado por el Gobierno.

Sorpresivamente, la presidenta Cristina Kirchner se reunió ayer con parte de la cúpula del Episcopado, encabezada por su titular, monseñor José María Arancedo, para analizar el duro documento que los obispos difundieron hace hoy justo una semana y que fue criticado por la propia mandataria y la organización kirchnerista La Cámpora. En la declaración, los prelados advertían -entre otras cosas- que el país “está enfermo de violencia” y señalaban que “la corrupción pública y privada es un verdadero cáncer social”.

Desde el Gobierno y la Iglesia apenas dejaron trascender que “se analizó cordialmente” el documento. No obstante, parece claro que a la Casa Rosada lo que más le interesaba no era debatir el texto con los obispos, sino que se realizara la reunión para exhibirla como una demostración de que sus relaciones con la Iglesia -presuntamente- están muy bien. Particularmente, tras los nuevos aires que la surcan a raíz de la elección el año pasado de Jorge Bergoglio como Papa, que se mostró muy conciliador con la Presidenta.

Fuentes de ambas partes dijeron que la reunión fue acordada entre la secretaría de Culto y la secretaría general de la Presidencia.

Pero Clarín pudo saber que la Casa Rosada buscó con especial esmero durante toda la semana que se concretara el encuentro. Incluso, que participaran varios obispos. El problema era que muchos había regresado a sus provincias tras la asamblea donde redactaron el documento, entre ellos los dos vices del Episcopado, los obispos Virginio Bressanelli (Neuquén) y Mario Cargnello (Salta).

De hecho, sorprendió la presencia en la reunión del vicario general del arzobispado de Buenos Aires -segundo del cardenal Mario Poli-, monseñor Joaquín Sucunza, que no integra la cúpula del Episcopado (es presidente de un organismo interno, el Consejo de Asuntos Económicos). La delegación eclesiástica se completó con el secretario general del Episcopado, monseñor Enrique Eguía Seguí, que sí integra la “mesa chica” episcopal y asiste habitualmente a este nivel de audiencias.

No fue la única señal del interés del Gobierno. Además, a los pocos minutos de terminada la reunión difundió las imágenes televisivas y las fotos del encuentro. Pero evitó el asedio periodístico al no revelar hasta el final la realización de la cita y tampoco precisar el lugar. Más aún, se dejó trascender que sería en la Casa Rosada, pero finalmente fue en la residencia de Olivos. Al final de las audiencias anteriores de la Presidenta con la Iglesia, al menos los obispos hacían declaraciones, pero esta vez nadie habló.

Hacia el final de su primer plenario del año, los obispos difundieron la semana pasada el documento “Felices los que Trabajan por la Paz” en el que advirtieron sobre la “creciente ola de delitos” -en cantidad y agresividad-, las diversas formas de violencia y aquellas actitudes que las fomentan.

El documento generó un importante debate político. La primera reacción fue de La Cámpora, que dijo que realmente la violencia fue grave en el ‘55 o el ‘76. Gran parte de la oposición salió en apoyo del documento de los obispos. Y lo mismo hicieron cámaras empresarias como AEA, IDEA o ACDE.

Fue, sin embargo, la Presidenta quien dio la respuesta más dura al documento eclesiástico. En un acto por los 40 años de la muerte d el padre Mujica rechazó que el país esté “enfermo de violencia” y señaló que quienes menean ese concepto buscan “reeditar viejos enfrentamientos”. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video