Publicado el: 23, May, 2014

El BCRA volvió a frenar importaciones para no perder reservas y el blue bajó a $ 11,83


Banco central de la Republica Argentina - Foto
23/05 – 11:30 – Captó gran parte de los dólares del agro para pagar compras de energía; agencias oficiales vendieron bonos y frenaron el paralelo.

Por: Javier Blanco y Florencia Donovan
Con escaso margen de maniobra, en un mercado que en los últimos días recuperó la sensibilidad que había quedado adormecida durante los meses de estabilidad cambiaria, el Banco Central (BCRA) decidió echar mano a antiguas estrategias para no marcar una baja en sus reservas y, al mismo tiempo, ponerle un freno al dólar paralelo , que ayer cerró a $ 11,83, 2,23% por debajo de anteayer.

Por un lado, confirmaron fuentes del sector financiero, la entidad que preside Juan Carlos Fábrega restringió las ventas de dólares a importadores y a empresas durante gran parte de la rueda, para así asegurarse divisas para la cancelación de deudas asumidas por el Gobierno por la importación de energía.

“Hay un comportamiento usual, dentro de lo inusual que es el mercado cambiario argentino. Y es que el día que el Banco Central necesita dólares para pagar importaciones de energía, se lleva él todos los dólares de la rueda”, explicó el operador de cambios de un banco internacional. “Lo hace para no mostrar ese día una baja grande en sus reservas”, agregó.

El BCRA compró durante la jornada US$ 120 millones e informó al cierre reservas por US$ 28.430 millones, US$ 82 millones más que el miércoles. El tipo de cambio oficial, en tanto, se ajustó levemente al alza en el circuito mayorista, para cerrar a $ 8,06, mientras que en las pizarras de venta al público se mantuvo sin cambios a 8,11 pesos.

“Desde principios de abril hasta el 9 de mayo, ingresaron US$ 3500 millones por liquidaciones de exportaciones del agro, pero las reservas aumentaron sólo US$ 1300 millones”, ilustra un informe de la consultora Quantum Finanzas, que dirige Daniel Marx. “El pago de deuda e importaciones [de combustibles y otras atrasadas] merman la capacidad del Banco Central de retener las divisas”, sostiene.

Pero además de las restricciones a las importaciones, distintos operadores señalaron que hubo en el mercado bursátil algunas órdenes grandes de ventas de bonos en dólares, que ayudaron a tranquilizar la cotización del llamado “contado con liqui” y la del billete en el circuito paralelo. Los operadores identificaron ventas de Global 17, Boden 15 y Bonar X, que adjudicaron luego a la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses). Consultadas al respecto por LA NACION, fuentes del organismo se desligaron, sin embargo, de cualquier operación.

En cualquier caso, el BCRA logró en una rueda acumular dólares en sus arcas y, además, llevar algo de tranquilidad al mercado paralelo, donde el billete había llegado a operarse por encima de los 12 pesos esta semana ante la renovada demanda de empresas y de individuos. Asimismo, el dólar de contado con liquidación, como se conoce en el jerga el tipo de cambio implícito que surge de la compraventa de bonos, terminó a 10,94 pesos.

En los bancos, el despertar del dólar blue se tradujo, no obstante, en una mayor demanda del público de divisas para atesoramiento. Según los datos que difunde la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), ayer se validaron 12.083 operaciones por un total de US$ 7,2 millones. En esta misma época del mes, el 22 de abril pasado, la AFIP había recibido unas 10.547 solicitudes por US$ 6,4 millones.

“Semejante sensibilidad del mercado implica, por un lado, que señales claras de estabilidad en el tipo de cambio permitirían que retornen las compras elevadas del Banco Central”, dice un informe de Empiria Consultores, difundido esta semana. “Por el otro lado, el episodio es una señal de los serios problemas que se enfrentarán cuando pase la abundancia de las liquidaciones del agro, en la segunda parte del año”, advierte.

Más microdevaluaciones

En tal sentido, los operadores en el mercado coinciden en que lo más probable es que el BCRA continúe en las próximas semanas con un ritmo de devaluación reducida, para así evitar mayores sobresaltos en la City. El Gobierno intentaría morigerar las expectativas de devaluación mostrando al mismo tiempo una desaceleración del nuevo índice de inflación, algo que ya parece haber hecho en los últimos meses, pese a los cuestionamientos de las consultoras privadas, muchas de las cuales vuelven a dudar de las cifras oficiales.

“Dado que las prioridades serían acumular reservas y no subir las tasas para no enfriar más la economía, no habría espacio para mantener un ritmo de devaluación elevado”, coinciden en Empiria Consultores. “Queda entonces un sendero muy estrecho, entre evitar generar tensiones financieras por mover el tipo de cambio y al mismo tiempo evitar que la inmovilidad del mismo genere una acumulación insostenible de atraso cambiario”, agregan. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video