Publicado el: 27, May, 2014

Diputado de TDF, aliado del FPV, Oscar Martínez, reconoció que los despidos son consecuencia de la política nacional


El Diputado nacional Oscar Martínez del Movimiento solidario Popular - Foto: Prensa
27/05 – 09:30 – Una revelación poco habitual entre diputados que responden al gobierno nacional, consignó un medio de Tierra del Fuego, al cual el legislador le reconoció que la crisis de la industria y por ende, los despidos de trabajadores en la isla, son productos de tres causas fundamentales, originadas en la política nacional. El diputado Oscar Martínez, no puede mediar entre la realidad y la ficción que impone el relato K.

Con motivo de los despidos en el grupo Mirgor, en Tierra del Fuego, habló el diputado nacional del Movimiento Solidario Popular Fueguino Oscar Martínez, aliado al kirchnerismo, e hizo algunas declaraciones en el sitio web La Licuadora, donde explicó que los despidos no son tales, porque se trata de contratos temporarios, una cuestión que ya hemos abordado en extenso en OPI y la cual queda en claro se trata de despidos efectivos de trabajadores, situación ésta a la que se pretende disfrazar bajo la figura de “suspensión”, pero finalmente la persona deja de trabajar y también de cobrar su salario, mientras no se restablezca el vínculo con la empresa o sea, lo vuelvan a llamar, cosa que puede no ocurrir.

En ese marco el diputado Martínez, respecto a las razones que llevaron a Tierra del Fuego a vivir esta situación de recesión y despidos masivos, le dijo a “La licuadora” “esto se debe a la situación macro económica que vive el país que no se puede dejar de ver”, una forma de sincericidio sobre la real situación de crisis que desborda al país, pero que se trata de ocultar desde “el relato”; luego prosiguió expresando “estamos complicados por el tema de las declaraciones juradas anticipadas de importación (DJAI), estamos afectados por el giro de divisas y también por la caída de la demanda que trae como consecuencia que haya menos producción, pero aun así, hay una responsabilidad social empresaria que deben cumplir y nosotros somos bastante firmes en nuestras convicciones en la búsqueda de soluciones a este problema”.

Es decir, antes de tirarle todo el fardo a las empresas, como comúnmente hace el gobierno nacional, el legislador marca tres puntos fundamentales por los cuales cree que la economía de su provincia se vino abajo: las declaraciones juradas anticipadas, el giro de divisas y la caída de la demanda. Esto, compensa cualquier otro tipo de discurso justificatorio que se haga desde el kirchnerismo, para explicarle a los trabajadores de Tierra del fuego que en realidad lo que ven no es lo que parece y lo que parece, ni por asomo es la realidad.

El problema del diputado Martínez, sin embargo, va mucho más allá de su posición como kirchnerista asociado. Es que el legislador sigue siendo (y lo es desde hace muchos años) Secretario General de la UOM (Unión Obrera Metalúrgica) de Tierra del Fuego, precisamente el sector que más castigado está, debido a las últimas decisiones políticas que han repercutido negativamente en toda la industria electrónica y de autopartes de la isla.

Esto lo pone a Martínez entre la espada y la pared. Por un lado debe salir a defender a sus afiliados, que son sometidos a los vaivenes de medidas anti populares y reprochables, tomadas por el gobierno nacional y por otro, debe abonar el discurso oficialista, que dice que no hay desocupación y sostener lo que dice diariamente Capitanich, que todo es una construcción de los medios monopólicos.

Sobre todo esto, además, Martínez carga con la última gran jugada en contra de los trabajadores del país y particularmente de su provincia, ya que allí la metalúrgica tiene los mejores sueldos y son rápidamente alcanzados por el gravamen: el diputado fueguino fue uno de los que se levantó y evitó el quórum para que no se trate en Diputados, la baja del impuesto a las Ganancias.

Este “escape” lo pone a Oscar Martínez en la disyuntiva de ser o no ser; es diputado o sindicalista, defiende al modelo o al obrero. Él quiere hacer las dos cosas, pero no puede. El sentido común indica que no se pueden defender dos posiciones eminentemente antagónicas sin colisionar con los intereses creados en uno u otro lado. Hasta una cuestión de física elemental dice que se debe estar con un polo u otro y no en los dos extremos a la vez. Como quien dice, no se puede atender de ambos lados del mostrador.

A Martínez sus compañeros lo recuerdan como gran defensor de los derechos laborales del obrero fueguino y defensor a ultranza de la industria isleña. No pocos recuerdan cuando repartía volantes en contra de los diputados que “entregaban la provincia”.

Hoy, Martínez es apuntado como facilitador de las políticas aplicadas desde el gobierno nacional, de hecho le negó a los trabajadores de Tierra del Fuego la posibilidad de discutir Ganancias en el Congreso y ha llegado a justificar la andanada de despidos en la isla, bajo cualquier excusa. Menos – claro está – la situación económica y la crisis de consumo. Pero, todo esto fue hasta hoy. Sus últimas declaraciones, seguramente, no caerán del todo simpáticas en los niveles medios y altos de la Rosada. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. LUIS dice:

    QUE SE PUEDE ESPERAR DE UN BURRO MAS QUE UNA PATADA¡A ESTE TIPO LOS VOTARON LOS MISMOS FABRIQUEROS ESTATALES……

Publicidad

OPI Video