Publicado el: 2, Jun, 2014

Regreso anticipado por el frente judicial


El Vice Presidente de la Nación Amado Boudou - Foto:
02/06 – 09:30 – El vicepresidente vuelve hoy de El Salvador, antes de lo previsto; ajustará su estrategia de defensa.

Por Gustavo Ybarra
Consciente de que tendrá que soportar la “picadora de carne”, como definió uno de sus colaboradores la cobertura mediática de la extensa espera de casi 45 días hasta el día de la indagatoria ante el juez Ariel Lijo, el vicepresidente Amado Boudou decidió adelantar para hoy su regreso a Buenos Aires, con la intención de continuar ajustando los detalles de su estrategia de defensa política y jurídica en el caso Ciccone.

La suerte quiso que la decisión de Lijo se produjera el viernes últimos, cuando Boudou tenía previsto volar a El Salvador para asistir a la ceremonia de asunción de Salvador Sánchez Cerén como presidente de ese país. Inicialmente, el regreso a la Argentina estaba previsto para mañana. Pero los tiempos se aceleraron con las noticias surgidas de los tribunales de Comodoro Py.

Como no podía ser de otra manera, la estrategia será continuar con la proclamación de inocencia en la causa que puso en marcha el viernes mismo, antes de partir a América Central, en un raid por diferentes medios de perfil oficialista.

Sin embargo, los próximos pasos que seguirá Boudou en su defensa no se definirán solamente en las oficinas de sus abogados o en su despacho de la presidencia del Senado.

“Vamos a discutir qué hacemos, pero también qué nos dejan hacer”, afirmó a LA NACION uno de los hombres de confianza del vicepresidente, en obvia alusión a que la palabra final es de la Casa Rosada.

Es que el caso Ciccone hace tiempo que se convirtió en una preocupación para Cristina Kirchner, que monitorea con atención los movimientos de su vicepresidente ante cada crisis que lo tiene como protagonista.

Fue lo que ocurrió hace algo más de dos semanas, cuando la Cámara de Casación rechazó un recurso de la defensa de Boudou para que se cerrara la causa Ciccone. El dictamen se conoció un viernes. Dos días después, la jefa del Estado le ordenó a su vicepresidente presentarse en el programa 6,7,8, de la TV Pública.

Allí dijo por primera vez lo que repitió el viernes: que no renunciará ni pedirá licencia en su cargo.

Boudou estaría arribando al país esta mañana, luego de viajar toda la noche desde San Salvador en el Tango 10 de Presidencia, y su primera tarea será analizar con la Casa Rosada cómo continuar su defensa. Una de las cuestiones que deberá resolver el Gobierno es si continuará con la línea de exposición mediática del viernes último o si dejará que el tema se enfríe, aprovechando que hay un mes y medio hasta el día de la indagatoria.

Mientras tanto, la intención será mostrar, dentro del margen que deja el caso Ciccone, a un Boudou con el mayor grado de normalidad posible, ya sea presidiendo el Senado o representando a la Presidenta en el exterior, como por ejemplo en la Bienal de Venecia del próximo fin de semana. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video