Publicado el: 3, Jun, 2014

En el peor mayo desde 2010, se patentaron 55.931 autos, 40% menos que un año atrás


Crisis en la industria: VW tiene 15.000 autos 0 km sin vender - Foto:
03/06 – 10:20 – En los primeros cinco meses, la caída es de 22,7% y se siente con más fuerza en los autos nacionales; el Gobierno pidió presentar un modelo económico.

Por José Hidalgo Pallares
En el comunicado de prensa que acompañó al informe de patentamientos de mayo, difundido ayer, el presidente de la Asociación de Concesionarios (Acara), Abel Bomrad, quiso restarle dramatismo a la situación que atraviesa el sector al resaltar que el desplome de casi 40% (39,5%) del mes pasado se dio “contra el que fue el mejor mes de la historia exceptuando los eneros, como fue mayo de 2013”.

Si bien la base de comparación interanual era, en efecto, muy alta -por lo que en el sector ya preveían que la caída sería aun más pronunciada que en los meses previos-, las ventas de autos de mayo de este año también fueron muy inferiores a las del mismo mes de 2011 (-18%) y de 2012 (-27%).

En el acumulado de enero a mayo, según el informe de Acara, se patentaron 328.709 vehículos, 22,7% menos que en los primeros cinco meses del año pasado . Si bien la caída se sintió con especial fuerza en los automóviles (-24,8%) -que concentran casi el 80% de las unidades vendidas-, también los comerciales livianos y los vehículos pesados registraron fuertes bajas (en torno al 15%) en sus patentamientos.

Si se analiza la evolución de los patentamientos según el origen de los vehículos, se observa que los fabricados en el país son los que presentan los peores resultados. En el acumulado de enero a mayo se patentaron 134.211 vehículos nacionales, 24,2% menos que en el mismo período del año pasado. En tanto, los patentamientos de autos importados bajaron 21,6%. Como consecuencia de esto, la participación de mercado de los vehículos fabricados en el país cayó de 42% a 41 por ciento.

Pedido del gobierno

Preocupado por esta situación que, junto con la caída de las exportaciones hacia Brasil, ha derivado en suspensiones en varias terminales, el Gobierno está buscando opciones para reanimar la demanda. Para las autoridades, la principal causa detrás del desplome de los patentamientos es el encarecimiento de los 0 km, cuyos precios, en promedio, subieron 30% en lo que va del año. En este contexto, el Gobierno pidió a las terminales revisar a la baja los precios de algunos de sus modelos.

Distintas empresas confirmaron a LA NACION que en las reuniones individuales que mantuvieron hace un par de semanas con la ministra de Industria, Débora Giorgi, la funcionaria les pidió que uno de sus modelos tuviera un precio rebajado. La idea es lograr un acuerdo similar al que se firmó con el sector de las motos, por el cual 39 modelos se venden a un precio 19% mayor (en promedio) al que tenían en diciembre del año pasado. Ese incremento, según los fabricantes, no cubre el aumento de costos registrado en lo que va del año.

“Se les pidió a todas las terminales una revisión de su política de precios a la baja”, dijo una fuente oficial, según la cual el Gobierno busca que cada empresa presente un modelo cuyo precio sea hasta 20% mayor al de diciembre de 2013. Varias terminales confirmaron a este diario que hubo un pedido oficial en ese sentido, mientras que otras aseguraron que en su reunión no se abordó el tema precios, sino que simplemente se presentó un estado de situación de la compañía y se conversó sobre la situación de la demanda en Brasil.

Más allá de la imposibilidad que, según varias terminales, existe para rebajar los precios de los autos, el acuerdo que persigue el Gobierno presenta una complicación estructural: la mayor parte de los autos que se producen en el país son modelos de gama media o pick ups. Por lo tanto, a diferencia de las fábricas de motos, muchas de las cuales producen modelos de baja cilindrada, pocas terminales de autos podrían ofrecer un “modelo económico”, a menos que sea importado.

Sobre la posibilidad de rever el incremento de las alícuotas de impuestos internos para los autos que el Gobierno considera de “alta gama”, no habría existido ningún ofrecimiento oficial.

Ese impuesto, que alcanza también a unos pocos modelos producidos en el país, sigue impactando de lleno en las ventas de autos de lujo, cuyos precios finales, en algunos casos, se duplicaron a raíz del aumento de las alícuotas. En el acumulado de enero a mayo los patentamientos de Audi, Jeep, Dodge, Alfa Romeo y BMW cayeron entre 70 y 80%. Al respecto, un dato es elocuente: sólo en mayo de 2013 se vendieron 200 autos BMW más que en los primeros cinco meses de este año. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video