Publicado el: 6, Jun, 2014

Adelantan la indagatoria y Boudou redobla la presión sobre el juez


El vicepresidente Boudou fue citado a indagatoria y hay expectativas por la reacción del gobierno - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
06/06 – 09:20 – Lijo hizo lugar al pedido del vicepresidente y lo citó para el lunes; Boudou dijo que irá para dar su versión de los hechos, pero al mismo tiempo ratificó que pedirá la nulidad de la convocatoria.

Por Paz Rodríguez Niell
Los tiempos se acortan y la causa penal que compromete a Amado Boudou se acelera vertiginosamente: el juez federal Ariel Lijo adelantó su indagatoria y dispuso que fuera el lunes próximo; pocas horas más tarde, el vicepresidente le respondió con un escrito durísimo.

El propio Boudou, en su primera presentación de esta semana en el caso Ciccone, había pedido declarar cuanto antes. Fue el martes. El miércoles, sus abogados presentaron otro escrito en el que dijeron que el llamado a indagatoria era nulo. Ayer, en respuesta a todo esto, Lijo fijó una nueva fecha para la citación y le adelantó al vicepresidente que, cuando lo tuviera enfrente, le iba a pedir “ratificar o rectificar el escrito presentado por sus letrados”, el de la nulidad. El motivo, explicó el juez, es que ese segundo documento no llevaba la firma del vicepresidente y que podría “existir alguna contradicción con la voluntad de declarar manifestada por él”.

A Boudou no le cayó bien que Lijo dejara por escrito que advertía idas y venidas en su estrategia de defensa. El vicepresidente sostuvo que existía una “evidente intencionalidad perjudicial” de parte del juez, en su contra, porque nunca antes Lijo había pedido que un acusado ratificara un escrito firmado por sus abogados.

Afirmó además que Lijo se amparó en esa “supuesta contradicción” cuando nunca “un incidente” -en referencia al pedido de nulidad- suspendió “medida alguna” -en referencia a la indagatoria-, y dijo que el juez adoptó esta postura “haciendo uso de una retórica engañosa”; según Boudou, usual en Lijo “a la hora de resolver”. Pero eso no fue todo: el vicepresidente acusó al juez de haber protegido a los Ciccone, de haber tomado “decisiones infundadas que mancillaron” su investidura, de haber “ensuciado su figura”, y de pretender ponerlo “en la disyuntiva entre declarar o continuar con el pedido de nulidad”. Según Boudou, su “voluntad de declarar de manera inmediata” nunca fue cuestionada por sus abogados.

En paralelo, no obstante, le pidió en el mismo escrito que le diera un trámite urgente al planteo de nulidad de la indagatoria que había presentado su defensa y que para eso habilitara “día y hora” (fórmula legal que implica trabajar en el asunto el fin de semana). De acuerdo con la ley, antes de contestar un planteo de nulidad, el juez debe pedirle opinión al fiscal de la causa; en este caso, Jorge Di Lello. Como eso llevaría varios días hábiles, con el cronograma normal jamás podría estar resuelto el pedido antes del lunes, cuando Boudou debe ir a declarar.

Di Lello y Lijo, fiscal y juez, tuvieron diferencias en esta causa. Sobre todo, porque el fiscal se opuso a que los Ciccone fueran citados como testigos. Primero, Lijo los había considerado imputados, después testigos y ahora imputados nuevamente. Según fuentes de la investigación, aparecieron cruces de llamadas que los comprometen. Di Lello había pedido la indagatoria de Boudou, pero con acusaciones más leves que las del juez; también había solicitado indagar al jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray, y escuchar como testigo al banquero Jorge Brito. Ayer, esas diferencias parecieron haber quedado atrás: “He tenido algunas discrepancias jurídicas con él, pero es coherente”, dijo el fiscal en referencia al juez. “No debería ser persona susceptible de agresiones”, agregó.

Más allá de todo, el vicepresidente deberá presentarse a declarar el lunes. Si asiste, el juez le tomará indagatoria y quedará en condiciones de procesarlo. Si Boudou no va o se niega a que se le lean los cargos en su contra, el juez debería llevarlo a declarar por la fuerza. Como Boudou tiene fueros, sería necesario para eso su juicio político.

Pero según el vicepresidente, nada de esto va a pasar: él insiste en que va a presentarse. Ayer, fuentes de su defensa agregaron que va a escuchar los cargos en su contra, aunque los considere nulos, y que va a dar su versión de los hechos. Aseguraron que pese a todo lo que Boudou afirmó, no va a recusar al juez y que tampoco tiene planes de denunciarlo ante el Consejo de la Magistratura.

El escrito de Boudou de ayer incluyó otros dos planteos: el pedido de que su declaración sea televisada “en vivo” y la propuesta de que se realice en “las instalaciones del Senado” si es que Lijo no tiene el “espacio adecuado”.

Lijo todavía no le contestó, pero los términos de la invitación difícilmente lo seduzcan para hacer una excepción a favor de Boudou. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. *zingaro* dice:

    = IGUALES CONDICIONES , QUE EL QUE SE ROBO LA GALLINA, PARA HACER EL PUCHERITO….=

Publicidad

OPI Video