Publicado el: 12, Jun, 2014

Vandenbroele pidió seguir la ruta del dinero y la pista Moneta, como Boudou


Vandenbroele pidió seguir la ruta del dinero y la pista Moneta, como Boudou
12/06 – 09:40 – El supuesto testaferro del vicepresidente le solicitó al juez Lijo que realice un peritaje para probar que el ex banquero inyectó dinero en Ciccone; no contestó preguntas.

Por Hernán Cappiello
Alejandro Vandenbroele, el misterioso monotributista acusado de ser testaferro de Amado Boudou para apropiarse de la imprenta Ciccone, pidió ayer a la Justicia lo mismo que el vicepresidente: que se realice un peritaje contable sobre los fondos de su empresa. Pretende probar que el dinero para salvar a la imprenta fue aportado por el ex banquero Raúl Moneta , para quien dijo que trabajaba. En la misma línea había trabajado la defensa de Boudou, en su indagatoria del lunes.

Vandenbroele, de traje azul, llegó a las 11 a los Tribunales Federales de Comodoro Py 2002, en un Renault Fluence negro. Subió al juzgado federal de Ariel Lijo en el tercer piso, acompañado de su abogado Germán Soria. El trámite de quien se supone que es el conocido del vicepresidente que dirigió la imprenta en su nombre para hacer negocios con el Estado tardó poco en salir.

En el juzgado, le leyeron la acusación y le exhibieron las pruebas en su contra. El asunto insumió poco más de una hora. Allí, Vandenbroele le comunicó al juez que quería contestar preguntas más adelante y ampliar su declaración, y dejó un escrito con los principales lineamientos de su defensa. El tercer piso del edificio quedó sellado para los periodistas como cuando declaró Boudou. Su abogado Soria, a la salida, aseguró que en la audiencia presentaron un texto en el que se refirieron “a otros dos escritos” anteriores, en los que pedían “medidas de prueba”.

Según el letrado, “una vez que se instruyan esas medidas de prueba, ampliará la declaración indagatoria”. La defensa de Vandenbroele viene solicitando desde 2012 una serie de medidas de prueba por considerar que son parte de su descargo. Puntualmente quiere una pericia contable sobre los fondos que ingresaron y salieron de The Old Fund, la empresa de la que Vandenbroele era presidente y que se quedó con el 70% de Ciccone, y sobre las sociedades que aportaron dinero.

La pretensión se fundamenta, según la defensa de Vandenbroele, en que la plata la puso Mayer Business Corporation, de Moneta. Esa firma, radicada en Panamá, es además dueña del 14,7% de Radio 10, las FM La Mega 98.3, Pop 101.5, Vale 97.5 y TKM 103.7, y C5N, controlados por Cristóbal López. Y, además, según los abogados, Vandenbroele afirmó que no conoce a Boudou y que fue contratado por Guillermo Reinwick, yerno de Nicolás Ciccone.

La defensa había sostenido anteriormente que las medidas toman relevancia tras el fallo del lunes de la Sala I de la Cámara Federal, que le pidió al juez Lijo que avance sobre la ruta del dinero que financió a la nueva Ciccone. También el vicepresidente Boudou pidió en su indagatoria del lunes a Lijo que avance sobre esa ruta, que coincidentemente termina en Moneta, el ex banquero menemista y luego cercano al kirchnerismo, que está en delicado estado de salud.

Boudou, de viva voz ante el juez Lijo, dijo que Moneta había puesto millones en esta empresa. Quiere probar así que Moneta puso el dinero para salvar a Ciccone para que quede en claro que no fue él quien financió el rescate de la firma para quedarse con ella, como sostiene la acusación. Moneta está reclamando en la Justicia que le devuelvan ese dinero.

La ruta del dinero es el nuevo capítulo del caso que decidió ayer reasumir el juez Lijo. Esa línea estuvo en manos del fiscal Raúl Pleé cuando estaba en la Unidad Antilavado. Luego retomó el asunto el fiscal Jorge Di Lello, tras desplazar a Pleé por diferencias ajenas a la causa. Le dio intervención a la Unidad de Información Financiera, a cargo de José Sbattella, un kirchnerista fiel acusado de perseguir a empresarios y medios críticos con investigaciones de lavado, que ya anticipó que Boudou “no está ni remotamente vinculado” al salvataje de Ciccone.

Lijo ayer retomó las riendas de la pista financiera y avanzará en tres líneas: investigar las sociedades fantasma que inyectaron dinero, citar a los apoderados de empresas extranjeras que aparecieron como accionistas de The Old Fund y averiguar si el primer negocio por el que se investiga a Vandenbroele, la refinanciación de la deuda pública formoseña, por el que cobró $ 7,5 millones, puede ser parte del primer aporte para el rescate de Ciccone.

Esta línea del juzgado se contrapone con la que propuso Boudou, que insiste en que la plata para el salvataje la aportó Moneta -lo mismo que Vandenbroele- pero con intervención del Banco Macro. De hecho, Boudou pidió que empleados del banco y de cooperativas de crédito asociadas al banquero Jorge Brito declaren. Vandenbroele también reiteró ayer que se periten documentos firmados por Reinwick, yerno de los Ciccone, en busca de probar que no actuó bajo coacción, sino que era socio en el emprendimiento para hacer funcionar la imprenta.

Las estrategias se tocan, pues el interés de Vandenbroele es también el de Boudou, su consorte en el caso. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video