Publicado el: 24, Jun, 2014

Expectativa por la declaración del socio de Boudou ante el juez Lijo


Caso Ciccone: ahora Boudou le soltó la mano a su amigo y socio
24/06 – 09:20 – Núñez Carmona deberá presentarse hoy en el juzgado; si no lo hace, pedirán su detención; está acusado de participar de la apropiación de la imprenta con el vicepresidente.

Por Hernán Cappiello
Para la Justicia, José María Núñez Carmona era el álter ego de Amado Boudou. Hacía por su socio y amigo de la infancia marplatense todo lo que al vicepresidente su cargo le impedía hacer.

Y el principal negocio por el que debe responder hoy ante la Justicia es por estar acusado de apropiarse de la empresa Ciccone con Boudou. Por eso fue citado a las 11 por el juez federal Ariel Lijo, para que preste declaración indagatoria.

El jueves debe presentarse Guido Forcieri, el jefe de gabinete de Boudou cuando era ministro de Economía.

Para el juez, Boudou y Núñez Carmona se interesaron en el negocio y lo realizaron a través de The Old Fund, la firma misteriosa que refinanció la deuda de la provincia de Formosa en 2010 y luego inyectó fondos para salvar a la imprenta.

The Old Fund estaba integrada por sociedades extranjeras, que emiten acciones al portador, lo que permitía el anonimato de sus verdaderos dueños, dijo Lijo.

“La maniobra se habría materializado con división de funciones: Boudou habría aportado su condición de funcionario público y Núñez Carmona habría realizado, como privado, aquello que Boudou no podía, justamente por su cargo”, escribió el juez Lijo al llamarlo a prestar declaración indagatoria.

“En razón de que el ministro de Economía no podía adquirir el monopolio de la producción de billetes, y que Núñez Carmona tampoco podía hacerlo debido a su pública relación con él, asignaron a Alejandro Vandenbroele ese rol”, escribió al juez, al señalar que los integrantes del trío se conocían entre ellos. Vandenbroele fue a quien su ex mujer Laura Muñoz señaló como testaferro de Boudou.

Núñez Carmona estaba para el 16 de julio, esa fecha se adelantó a la segunda semana de junio, pero se volvió a posponer a pedido del imputado, que viajó a Punta del Este en coincidencia con la renuncia de sus abogados. Hasta hace dos semanas lo defendían los mismos letrados que a su amigo Boudou. Pero el abogado Diego Pirota, del estudio de Darío Richarte, renunció porque dijo que era incompatible desplegar una estrategia con el vicepresidente y otra con su socio. Núñez Carmona se tomó seis días y designó nuevos abogados a Darío y Ramiro Rubinska, dos letrados que vienen del mundo penal económico, especialistas en temas impositivos. Lijo le dijo a Núñez Carmona que debe presentarse hoy sin más dilaciones, o de otro modo va a dictar su captura.

Núñez Carmona se presentará y es probable que sus letrados dejen en el juzgado un escrito que contiene las respuestas a las principales acusaciones que le hace el juez. Nadie apuesta que Núñez Carmona conteste preguntas. Y mucho menos que varíe la estrategia que desplegó hasta ahora en la causa, en consonancia con la de Boudou.

Reuniones

“Si se despega de Boudou para comprometerlo, corre el riesgo de hundirse a sí mismo”, dijo una fuente que interviene en el caso.

El socio de Boudou debe responder por las reuniones con Nicolás Ciccone y su yerno Guillermo Reinwick donde negociaron el salvataje de la imprenta a cambio de quedarse con el 70% de la firma. También por la reunión que el jefe de la AFIP Rafael Resnick Brenner le adjudica haber mantenido en el Ministerio de Economía para que se ocupe del salvataje de la firma.

También está acusado de haberse presentado en representación de Boudou ante la empresa Boldt SA, que alquilaba la planta de Ciccone, para exigirle que se fueran de allí o iban a tener problemas con la AFIP. De hecho, Boldt fue multada.

Las llamadas telefónicas que cruzó Núñez Carmona con los protagonistas de la causa serán eje de la indagatoria en caso de que el socio de Boudou conteste preguntas. Nadie apuesta a que lo haga. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video