Publicado el: 27, Jun, 2014

Forcieri venía a declarar a la Argentina y en una escala del viaje decidió volver


Ciccone calcografica - Foto:
27/06 – 12:30 – El ex jefe de Gabinete de Amado Boudou Guido Forcieri abortó este domingo el vuelo a Buenos Aires tras completar el primer tramo de su viaje. Llegó hasta Dallas, en Texas, pero optó por retornar a Washington y, desde allí, comunicarle a la justicia argentina que le era “imposible” presentarse a explicar su rol en el “caso Ciccone”.

Por Hugo Alconada Mon
Forcieri adquirió los pasajes en American Airlines y reservó su estadía en el hotel Four Seasons de Buenos Aires, según reconstruyó LA NACION. Lo hizo a un costo total que superó los US$ 7100, a través del sistema de reservas del Banco Mundial, donde representa en el directorio a la Argentina, Uruguay y otros países del Cono Sur.

No sólo eso. El hombre de confianza de Boudou y de su socio, José María Núñez Carmona, pero no así del actual ministro de Economía, Axel Kicillof, planeó quedarse sólo un par de días en Buenos Aires. Su plan era declarar ante el juez federal Ariel Lijo, para luego retornar ayer, jueves 26, a Nueva York, donde planeaba quedarse hasta el lunes 30.

El periplo que Forcieri reservó a través de Amex, la agencia de viaje que usa el Banco Mundial, contrasta con la versión oficial que su defensa expuso en los tribunales de Comodoro Py. Al juez Lijo le comunicó que “no tiene forma de delegar” los asuntos de la deuda soberana que, según clarificó, “debe atender de manera informal”. Y por eso terminó por pedir que se postergue su indagatoria hasta el 11 de agosto, dentro de siete semanas.

La puja con los fondos buitre, argumentó su defensa, “se ha convertido en un asunto de discusión e información diario del Sr. Forcieri con y hacia sus colegas”. Por ese motivo, se ve forzado a “readaptar constantemente su agenda de trabajo y la intensifican profundamente”. Según reconstruyó LA NACION, sin embargo, Forcieri sí encaró su viaje a la Argentina. Compró pasajes en clase ejecutiva por casi US$ 5900 -aunque con un reintegro posterior, la cuenta para el Banco Mundial se reduciría hasta los US$ 3500-, hasta que algo lo llevó a revertir su decisión a mitad de camino.

Radicado en Washington, fue en taxi hasta el Dulles, el aeropuerto internacional ubicado en el estado de Virginia, 40 kilómetros al oeste de la Casa Blanca. Para eso, también recurrió a Amex: costó 70 dólares. Ya en el Dulles, emprendió el primer tramo de su viaje. Voló por American Airlines hasta Fort Worth, en Dallas Texas, donde llegó demasiado tarde para tomar la conexión que lo llevaría hasta Buenos Aires.

Pero entonces, en vez de esperar al próximo vuelo con destino a Ezeiza, optó por comprar en el mismo aeropuerto su pasaje de retorno a Washington. Y esta vez, en lugar de volar en clase ejecutiva, optó por hacerlo en turista, a un costo de poco más de 800 dólares.

Su decisión resultó onerosa. Por un lado, perdió el dinero del pasaje hasta Ezeiza y su regreso a Estados Unidos vía Nueva York. Pero Amex también afrontó otros US$ 245 que cobró el hotel Four Seasons por la primera noche de su reserva caída. En los registros, Forcieri identificó su viaje a la Argentina como una visita de trabajo “oficial” por el Banco Mundial, sin clarificar que debía ser indagado por la justicia argentina por su presunta responsabilidad penal en el “caso Ciccone”.

Rafael Resnick Brenner, ex jefe de Gabinete de Asesores del titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, declaró ante la Justicia que Forcieri lo convocó en 2010 a su oficina para explicarle la importancia que le asignaba el Gobierno a la resurrección de la ex Ciccone.

Resnick Brenner, hoy el funcionario más alto de la AFIP en la Regional Salta, afirmó además que Forcieri le presentó a Núñez Carmona, socio de Boudou, por entonces ministro de Economía, como si fuera funcionario de Hacienda, a cargo de solucionar el asunto.

No fue el único funcionario de este gobierno que complicó a Forcieri. También el entonces titular de la Casa de Moneda, Ariel Rebello -hoy director en la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau)-, declaró ante Lijo que Forcieri le comunicó que Boudou no le daría los avales que requería para obtener los créditos que le permitirían modernizar las máquinas de la propia Casa de Moneda. Según evaluó luego Lijo, esa decisión de Boudou buscaba eliminar cualquier competidor de la ex Ciccone para imprimir billetes, aun cuando se tratara de la Casa de Moneda, la sociedad del Estado que podría monopolizar esa función.

Mediante un comunicado público que difundió a través de la oficina del vicepresidente sólo horas después de la declaración de Resnick Brenner, Forcieri negó las acusaciones y contraatacó con dardos al funcionario de la AFIP. Pero abortó su viaje a Buenos Aires para defenderse ante el juez Lijo. De Texas voló al Dulles. El taxi final que lo dejó en Washington fue algo más barato que el de ida: 65 dólares. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video