Publicado el: 1, Jul, 2014

Nicolás Ciccone pidió la “nulidad absoluta” del procesamiento del juez Ariel Lijo


Ciccone calcografica - Foto:
01/07 – 10:00 – El ex dueño y fundador de Ciccone Calcográfica pide retrotraer la situación, para dejar de ser acusado y recuperar la condición de “particular damnificado”.

El ex dueño y fundador de Ciccone Calcográfica, Nicolás Tadeo Ciccone, apeló y pidió la “nulidad absoluta” de la resolución por la que el juez Ariel Lijo lo apartó del rol de querellante, pero la defensa del vicepresidente Amado Boudou se opuso.

El planteo apunta a retrotraer la causa a principios de año, cuando después de declarar como testigo Ciccone fue aceptado como “particular damnificado”, es decir como víctima de la supuesta maniobra para despojarlo de su empresa.

Sin embargo, el propio Lijo lo apartó de ese rol y, a instancias del fiscal Jorge Di Lello, lo convirtió en “imputado”, lo llamó a prestar declaración indagatoria y el viernes pasado lo procesó junto con el vicepresidente y otros acusados.

Para Lijo está probado que Ciccone y su yerno, Guillermo Reinwick, le cedieron el 70 por ciento de las acciones de la imprenta a Boudou a cambio del levantamiento de la quiebra, la aprobación del plan de pagos de la AFIP y futuros contratos con el Estado para la impresión de billetes.

El abogado Rusconi cuestionó que cuando Ciccone declaró como testigo, bajo juramento de decir verdad, describió hechos “que lo tenían a él como una de las víctimas directas de la maniobra que se investiga”.

Ciccone tenía la obligación de decir la verdad porque declaraba como testigo, pero luego Lijo utilizó esa declaración “para imputarle al testigo y víctima del ilícito investigado, que le dio los elementos de prueba que sirven para sustentar su investigación”.

Uno de los abogados de Boudou, Eduardo Durañona, se opuso al planteo de Ciccone, argumentando que el ex dueño de la imprenta “sabía al momento de declarar bajo juramento, de la extraordinaria situación que estaba viviendo, aunque especuló con la posibilidad de salir beneficiado; quien sabe, quizás ya meditando sobre la nulidad que ahora plantea”.

“Aquella declaración que prestó bajo juramento es el guión que ha querido imponer, y que no se vio afectado por tener que hacerlo ahora como imputado”, atacó uno de los defensores del vicepresidente. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. capipe dice:

    Este es un juego entre malandras, tan sinverguenzas son unos como otros,este quería salvarse de la quiebra y que la deuda la pagara Juan Pueblo, los otros lo cagaron…

Publicidad

OPI Video