Publicado el: 3, Jul, 2014

Bank of New York pide a Griesa definir qué hace con los u$s539 millones del Gobierno


El Gobierno sube el tono de las críticas al juez Thomas Griesa y advierte que, por ahora, no mandará a nadie a negociar
03/07 – 09:35 – La entidad, que estaba encargada de pagarles a los bonistas y no pudo por el fallo del juez, solicitó instrucciones para evitar litigios de los acreedores. Tiene en su poder el depósito que hizo la Argentina para cancelar el vencimiento del Discount. Temen embargos.

Por: Leandro Gabin
La saga por el tema holdouts continúa. Mientras que los fondos buitre piden a viva voz empezar las negociaciones con Axel Kicillof, aparecen actores tratando de salir de escena. Ese es el banco que estaba encargado de girar los dólares a los acreedores del canje, tarea incumplida este lunes 30 de junio cuando caía el vencimiento del Discount en dólares. Bank ok New York Mellon (BONY) le pidió al juez neoyorquino Thomas Griesa que clarifique su situación como “trustee” (agente de pago) de la Argentina. La necesidad no es menor: aún tiene en su poder los u$s539 millones que el Tesoro argentino giró para cancelar el Discount.

El BONY, dicho en el escrito presentado a Griesa, teme una lluvia de juicios por haber quedado “pegado” al incumplimiento del pago por el bono Discount. El Gobierno ya había señalado que ese dinero no le pertenece desde el momento en que giró los dólares; y que el BONY incumplió con su tarea. Obviamente la entidad sólo está aceptando la orden de Griesa, que prohíbe la transferencia de esos fondos a los bonistas del canje sin antes pagarle a los holdouts.

Según la visión del Ministerio de Economía, “el Bank of New York (BONY) sigue incumpliendo su obligación al no haber dejado cobrar a la totalidad de los bonistas”. Los u$s539 millones depositados en las cuentas números 15.098 y 15.002 del BONY en el Banco Central (BCRA) siguen allí. No fueron giradas a la sucursal de Nueva York ni a la de Luxemburgo (lo que hubiera correspondido para el pago a los bonistas europeos, que tampoco recibieron sus euros).

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, adelantó que el Gobierno está estudiando cambiar de banco pagador. Las alternativas no son muchas ya que ninguna entidad pondría su reputación en riesgo para asistir a la Argentina. Menos aún, para esquivar una sentencia de la Justicia de EEUU (que prohíbe cambiar de banco). En ese sentido, sólo el Banco Nación podría ser el agente de pago de los bonos soberanos.

En el escrito, Eric Schaffer –el abogado del BONY– dice que debido a que los demandantes piden que el dinero vuelva a una cuenta del Gobierno, y Griesa también así lo manifestó, la entidad se encuentra con algunos problemas legales.

Por un lado, dice que si Griesa ordena que devuelva los u$s539 millones, los bonistas europeos (que tampoco cobraron el pago del Discount a pesar de tener otra jurisdicción) le harían juicio. “Nos expone a un riesgo de litigios fuera de los EEUU”, alerta el BONY. Los Eurobondholders, como se hacen llamar, ya pidieron aclaraciones a Griesa para que destrabe sus fondos.

Por el contrario, el BONY pide a Griesa que se mantenga el “status quo” y que los u$s539 millones se queden donde están: en la cuenta que tiene la entidad en la Argentina. Dicen, además, que tampoco pueden girarle el dinero al Gobierno porque no tienen una cuenta específica para esa operación.

Temen, además, que cualquier giro que por alguna razón no llegue a destino puede generarle aún más problemas legales. Por ahora, el BONY busca que Griesa evite una lluvia de juicios en su contra. (Infobae)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video