Publicado el: 7, Jul, 2014

Economía espera largas negociaciones en Nueva York con el mediador de Griesa


El Ministro de Economia de la Nación Axel Kicillof - Foto:
07/07 – 10:00 – El Gobierno tiene todo listo para comenzar desde hoy las reuniones con Daniel Pollack. El propio Axel Kicillof encabezará las negociaciones. Estará acompañado por el secretario de Finanzas, Pablo López, junto al secretario Legal y Administrtivo, Federico Thea y el subprocurador del Tesoro Nacional, Javier Pargament.

Por: Carlos Arbía
“Tal vez sea el primero de los encuentros, pero no el último, y tal vez las negociaciones para arreglar con los fondos buitre nos lleven varias días”, así sintetizaba este fin de semana una fuente cercana al ministro Axel Kicillof las expectativas que el Gobierno tiene sobre la reunión que comenzará hoy en Nueva York con el Special Master (mediador) nombrado por el juez de la Cámara de Apelaciones del segundo Circuito de Nueva York, Thomas Griesa.

Desde Economía sugieren que no será fácil llegar a algún tipo de acuerdo si el Juez Griesa no vuelve a reponer la medida cautelar de no innovar (stay) que le permitiría al Gobierno poder pagar los aproximadamente 1.000 millones de dólares pendientes desde el 30 de junio del bono Discount a quienes aceptaron los canjes de deuda de 2005 y 2010 y no caer en lo que se denomina default técnico, a partir del 31 de julio. De todos modos algunos analistas del mercado opinan que la Argentina podría tener plazo hasta el 30 de septiembre para pagar ese vencimiento, sin caer en estado de cesación de pagos.

Funcionarios cercanos al ministro Kicillof anticiparon que le explicarán al mediador que “la Argentina no puede proponer una oferta mejor que la ofrecida a los bonistas que entraron en el Canje I de marzo del 2005 y el Canje II de octubre de 2010. Nosotros no podemos negociar presionados por un default, por eso pediremos el stay nuevamente”.

Pero el principal problema que planteará el ministro es que, “además de futuras demandas de los holdouts que litigan en otros juzgados y otros que podrían sumarse, por la aplicación de la cláusula de pari passu, por unos 15.000 millones de dólares, se agrega la cláusula Right Upon Future Offers (RUFO)”.
Se trata de una condición acordada en dichas reestructuraciones de deuda que establece “que no se les puede ofertar en forma voluntaria a quienes no entraron en los canjes mejores condiciones que a los holdins, que son quienes aceptaron los canjes”.

De ahí que el ministro volvió a reiterar en su presentación en la OEA el jueves último que “no se trata de u$s1.500 millones que debemos pagar por esta desquiciada sentencia a favor de los fondos buitre, sino de 120.000 a 130.000 millones de dólares que deberíamos pagar a quienes entraron en los canjes si se acciona la cláusula RUFO que vence el 31 de diciembre de este año”.

Biblioteca dividida

Sin embargo, el economista de la consultora Quamtum y ex secretario de Finanzas, Daniel Marx, sostiene que como “el acuerdo no sería voluntario, ya que no hay un nuevo canje, ni una recompra de bonos, la cláusula RUFO no se puede tomar en cuenta, porque se trata de una orden judicial”.

En tanto que otros especialistas como los abogados Eugenio Bruno y Marcelo Etchebarne sostienen que sí se puede aplicar la RUFO. En ese caso será difícil que la Argentina haga un pago en efectivo, y quede como única posibilidad que se haga un ofrecimiento de pago en bonos a partir del 1 de enero próximo.

De ahí que uno de los puntos que formarán parte de las negociaciones que hoy se inician es pedirle al mediador que estire el plazo para el pago a los holdouts que ganaron el juicio a la Argentina para el año que viene.

Sin embargo, los analistas advierten que difícilmente Pollack acepte esa iniciativa para presentársela al juez Griesa, porque lo consideran una suerte de “gerente de la quiebra”, es decir el encargado de establecer cómo se establecerá el pago que hará el deudor a su acreedor.

Depósito y pago

Otro interrogante no menor seguirá siendo el destino de los fondos que la Argentina depositó en una cuenta del Bank Of Nueva York Mellon (BONY) en el Banco Central de la República Argentina para pagar el vencimiento del Discount por unos 539 millones millones de dólares en Nueva York.

En el equipo de Kicillof sostienen que esos fondos, inmovilizados por una decisión del juez Griesa, corresponden a los bonistas y no al Gobierno que los depositó en una cuenta del fiduciario. Por lo tanto consideran que el dinero no debería ser retenido y el BONY debería transferir los fondos también a los bonistas de Europa, a través de Euroclear, en Luxembrugo. (Infobae)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video