Publicado el: 8, Jul, 2014

Al final, Boudou reemplazará a la Presidenta en el acto en Tucumán


El vicepresidente Boudou fue citado a indagatoria y hay expectativas por la reacción del gobierno - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
08/07 – 10:40 – El gobernador Alperovich había dicho por la mañana que no iría y que en su lugar estaría Zamora; pero la Casa Rosada lo desmintió e informó que irá el vice, a pesar de su procesamiento; Cristina, en reposo.

Por Mariana Verón
La crisis política que atraviesa el Gobierno por la situación judicial de Amado Boudou derivó ayer en una novela con poco de inocencia sobre la presencia o no del vicepresidente en el acto, mañana, en Tucumán, para celebrar el Día de la Independencia.

Las idas y venidas tomaron ribetes desopilantes con el caer de la tarde, seis horas después de que el propio gobernador tucumano, José Alperovich, anunció en conferencia de prensa que quien reemplazaría a Cristina Kirchner sería Gerardo Zamora, el presidente provisional del Senado, segundo en la línea de sucesión.

Pero Boudou ya estaba a esa hora haciendo las valijas para presentarse en Tucumán. A contramano de toda la oposición que le pide a la Presidenta que se aleje de su vice después de que fue procesado por el juez Ariel Lijo, Cristina no hace más que mostrarlo.

Ayer, en la Casa Rosada terminaron confirmando que será Boudou quien la reemplazará mañana en el acto por el 9 de Julio, dejando en una situación más que incómoda al gobernador. Es que Alperovich bregaba para que no fuera el vice, hoy considerado una pesada carga por buena parte de los gobernadores y los candidatos del oficialismo, sobre todo para aquellos que se juegan el año que viene la continuidad de sus proyectos políticos en las provincias.

Pero la orden partió directo desde la quinta de Olivos, donde la Presidenta mantiene su reposo por la faringolaringitis aguda que padece desde la semana pasada, enfermedad que la llevó a cancelar su participación en el acto tucumano.

Apenas minutos después de que Alperovich terminó la conferencia de prensa en la que había anunciado que sería Zamora el reemplazante de Cristina y no Boudou, una llamada del secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, lo alertó de lo contrario. A esa hora, ya casi el mediodía, todos los portales de noticias y los canales de televisión daban por caída la presencia del vice. Pero no era así. “Se jugó Alperovich de antemano”, interpretaban en Balcarce 50 sobre la movida del gobernador. “Nunca estuvo en duda la presencia de Boudou”, aportaba personal de Presidencia que había llegado a la provincia para organizar el acto.

El vice, mientras tanto, a esa hora partía del Senado rumbo a la Cancillería. Es que en su primera semana en Buenos Aires tras el procesamiento en la causa Ciccone, lejos de guardarse, comenzó con alta exposición: la Presidenta decidió mantener su cerrado respaldo al hombre que eligió para acompañarla en la fórmula y lo designó como su reemplazante en los actos en los que no podrá estar estos días mientras dure su reposo.

La frase de Alperovich fue contundente: “Los actos quedan prácticamente igual, en su reemplazo, según lo charlamos ayer, viene el presidente provisional del Senado”. Incluso contó que lo iría a recibir al aeropuerto para desde allí ir a la Casa Histórica y luego al acto político.

Ayer, el vice fue quien presidió la ceremonia de recepción del presidente de Armenia, Serzh Sargsyas, con quien firmó convenios de cooperación, tuvo una reunión bilateral y compartió el almuerzo de honor en el Palacio San Martín con el resto del gabinete nacional. Allí se cruzó con Ricardo Echegaray, el titular de la AFIP, funcionario que se salvó de los procesamientos de Lijo cuando el juez consideró que había frenado la “maniobra ilegal” que impulsaba Boudou para darle un plan especial de pago a la ex Ciccone. También estuvo con Julio De Vido, que lo saludó con un abrazo, un gesto que intentaba desmentir los rumores de una supuesta falta de apoyo del ministro.

Por la noche, aunque no fue confirmado en la Casa Rosada, allegados a la Presidenta sostenían que había pasado por la residencia de Olivos.

Tras la decisión judicial, el vice no sólo reemplazará a Cristina en los actos oficiales, sino que también tiene previsto presidir la sesión el jueves próximo en el Senado después de que la semana pasada no llegó a tiempo, por decisión o coincidencia, de su gira por Cuba y Panamá.

En medio de las idas y venidas, el acto en Tucumán quedó reducido a la presencia del gabinete y de las autoridades de la gobernación. Habían sido invitados los presidentes de la región, entre ellos Nicolás Maduro (Venezuela), José Mujica (Uruguay), Evo Morales (Bolivia) y Rafael Correa (Ecuador), para darle voltaje político a la posición argentina contra los fondos buitre, pero sin Cristina la presencia quedó descartada.

Por el frío, la ceremonia se hará en el teatro Mercedes Sosa. Boudou llegará a las 11, directamente para el acto, por lo que no irá al tedeum, al que sí asistirá Alperovich. Tampoco Cristina tenía pensado hacerlo.

Eso sí: está previsto que todo termine a las 15. Nadie, ni el vice ni el gobernador que ayer protagonizaron el cruce, quieren perderse la semifinal del Mundial. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 2 Comentarios
Publica tu comentario
  1. capipe dice:

    Esto es un culebrón de aquellos, la corrupta mayor no solo lo defiende por corrupto, sino por algo que al menos fue,parte de algo que se escucho en una comunicación pinchada…por la SI…

  2. ama de casa dice:

    que se puede esperar de esta presidenta corrupta, ella no quiere que la manden al frente una falta de respeto a los argentinos, pero jamas nos respeto así que una mas.

Publicidad

OPI Video