Publicado el: 14, Jul, 2014

Preocupación de los economistas por una aceleración del costo de vida en julio


El costo de la canasta familiar básica - Foto: Web
14/07 – 09:20 – Advierten sobre el impacto de los aumentos en naftas, alimentos y transporte.

Por Alfredo Sainz
La relativa tranquilidad de los precios de los últimos meses corre peligro en julio. Los economistas privados alertan sobre que la combinación de los aumentos en Precios Cuidados, combustibles y transporte, sumada a factores estacionales como las vacaciones de invierno, provocarán un nuevo salto en la inflación, que en el último tiempo se había ubicado apenas por encima del 2% mensual.

Si bien recién mañana se conocerá el dato oficial de junio, las consultoras advierten que con casi la mitad de julio transcurrido los precios muestran una peligrosa tendencia alcista.

“Julio comenzó con un piso de 2,1% por el arrastre de los aumentos en alimentos y bebidas, combustibles, transporte y turismo, con lo que lo más posible es que el mes termine por encima del 2,5% de junio”, señaló la ex directora del Indec Graciela Bevacqua.

“Julio es tradicionalmente un mes con alta estacionalidad en materia de inflación por el impacto de las vacaciones de invierno en el rubro esparcimiento, y ahora se suman los aumentos del 20% en el boleto de colectivo, el 4% en las naftas y la suba en las prepagas, aunque esta última se va a ver parcialmente compensada por la baja en los medicamentos que impulsó el Gobierno. Con este panorama, nuestra proyección preliminar es que la inflación de julio va a rondar el 2,5%, aunque el número final dependerá de lo que pase con los alimentos”, señaló el economista Camilo Tiscornia.

Los analistas privados además precisan que los alimentos pueden volver a convertirse en el motor de la inflación de julio, y en este sentido advierten que no es un dato menor la autorización que acaba de dar la Secretaría de Comercio para que los productos de la canasta de Precios Cuidados registren aumentos de hasta el 10 por ciento.

“La primera semana de julio fue la primera en más de dos meses que mostró un incremento del 0,6% después de varias semanas con subas que rondaban 0,4 o 0,5 ciento. Es la primera señal de una aceleración de la inflación”, señaló Luciano Cohan, economista de la consultora Elypsis. “El sesgo que vienen aplicando los Precios Cuidados este mes le puede jugar en contra al Gobierno, porque va a tener que reconocer el aumento que tuvieron los productos que integran la canasta oficial”, agregó.

Más allá de cómo termine julio, las perspectivas para la segunda mitad del año no son muy optimistas. “La inflación sólo puede caer si bajan las expectativas y desde el Gobierno se convence a la gente de que la tendencia va a ser descendente”, explica Diego Giacomini, director de la consultora Economía & Regiones. “La desaceleración de los últimos meses es producto exclusivo del ancla que implica el tipo de cambio casi fijo. El problema es que es muy difícil de sostener. A fines de este mes, el tipo de cambio real va a estar en el mismo nivel que antes de la devaluación de enero”, agregó el economista.

“Si en la segunda mitad del año se repite lo que pasó con la inflación en el segundo trimestre del año, 2014 estaría cerrando con una suba de 41 o 43%, aunque hay que ver si la baja en el nivel de actividad económica y en el consumo terminan ayudando a descomprimir la presión sobre los precios”, coincide Bevacqua.

Mientras los analistas proyectan cómo terminará julio, mañana el Indec dará a conocer la inflación del mes pasado.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, aseguró que “en los últimos meses se registró una fuerte desaceleración”, en tanto que el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, ya adelantó que el índice será menor al registrado en mayo (1,4%, según el Indec), profundizando así las dudas acerca de las estadísticas oficiales, ya que para las mediciones privadas la inflación de junio sigue estando por encima del 2 por ciento. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video